Andrea Hidalgo. 10 agosto
Vendedores de flores mantienen todas las medidas sanitarias y permanecerán abiertos todo el mes de agosto. Foto: cortesía de Aproflor para LN
Vendedores de flores mantienen todas las medidas sanitarias y permanecerán abiertos todo el mes de agosto. Foto: cortesía de Aproflor para LN

Durante los primeros meses de la pandemia los floricultores vieron sus ganancias severamente afectadas. Debido a cancelaciones en los mercados de Estados Unidos y Europa perdieron el 90% de sus productos. Desde entonces, han generado estrategias para colocar su producción en territorio nacional.

Con la proximidad del Día de la Madre, una fecha clave para el sector, y en medio de las restricciones a la movilidad y el distanciamiento social, la Asociación de Productores de Flores (Aproflor) lanzó la campaña “Regalale flores a Mamá” para estimular las ventas.

Las floristerías son unos de los comercios que permanecerán abiertos durante la fase de cierre de los cantones en alerta naranja. Es decir, el 15 de agosto trabajarán con normalidad, pero con apego a los protocolos de bioseguridad.

“Nuestra idea es mostrarle a las personas que hay opciones y que si no tuvieron la capacidad económica de comprar un regalo a la mamá antes del 9 de agosto pueden ir a las floristerías, a la feria del agricultor, donde los vendedores ambulantes o pedir para llevar”, explicó Alberto Cedeño, directivo de Aproflor.

Fecha clave

Cedeño explica que el Día de la Madre es el de mayor venta en el año para sus productos. Durante esta época la venta es tan alta que su producto no alcanza por lo que deben importar flores.

“En años anteriores importábamos rosas para poder dar abasto con la producción, vendíamos alrededor de 20.000 docenas solo en rosas”, confirmó.

Las Gerberas son la segunda flor más buscada en años anteriores de acuerdo a datos de Aporflor vendían 15.000 docenas. Foto: cortesía de Aproflor para LN
Las Gerberas son la segunda flor más buscada en años anteriores de acuerdo a datos de Aporflor vendían 15.000 docenas. Foto: cortesía de Aproflor para LN

Los floricultores tienen altas expectativas de venta pero han ajustado su producción a la situación del país. La siembra y cosecha de flores funciona por ciclos, es decir, siempre existe una cantidad determinada en proceso para cosechar uno o dos meses después.

Debido a la incertidumbre que golpea al sector productivo desde marzo, han bajado la cantidad de flores sembradas para evitar tener las pérdidas que tuvieron al inicio del año.

De acuerdo con Cedeño, los productores están preocupados pues consideran que no ha habido una correcta información acerca de los comercios que permanecerán abiertos durante el mes de agosto y estiman al menos 30% menos en ventas que en el 2019.

Mercado de exportación de flores

El valor de las exportaciones costarricenses de flores y capullos se recuperó 5,3% el año pasado respecto al 2018, con lo cual la actividad revirtió dos años consecutivos de caídas, un hecho resaltado por el Banco Central en sus análisis del desempeño de la economía.

Esta ligera recuperación se debe, especialmente, a mayores ventas a Estados Unidos, mercado que adquiere arriba del 90% de las colocaciones de Costa Rica, medidas por valor. En el 2019, el ingreso por las ventas a ese mercado significó 92% del total.

Datos obtenidos del portal de estadísticas de la Promotora del Comercio Exterior (Procomer) indican que el valor de las ventas de este producto pasó de $28,3 millones a $29, 8 millones, al comparar el 2018 con el 2019.

No obstante, las colocaciones en el exterior de este producto se redujeron desde el 2016, cuando alcanzaron los $38,6 millones. En el 2017, el total bajó a $33,4 millones y en el 2018 se colocó en $28,3 millones.