Banca

Eduardo Ramírez, nuevo gerente interino del BCR: “Me preocupan mucho el crédito y el riesgo de liquidez”

El nuevo gerente interino del Banco de Costa Rica toma las riendas de la institución en un momento convulso, en el que la reputación de la entidad y el buen gobierno corporativo están en entredicho.

Eduardo Ramírez Castro fue elegido el pasado lunes como gerente general interino luego del rumbo que tomó el caso del cemento chino, que derivó en la detención del jerarca Mario Barrenechea y del comité de crédito del Banco de Costa Rica, el pasado 3 de noviembre.

Ramírez, de 55 años de edad y 20 de trabajar en el Banco, era gerente corporativo jurídico desde 1997, un cargo desde el que también desempeñaba funciones en el comité corporativo y en las sesiones de la Junta Directiva.

Ahora, toma las riendas del Banco por tres meses, en un momento convulso donde la reputación y el gobierno corporativo son dos activos con bajo rendimiento, y en el que, además, según afirma, la estabilidad financiera podría verse comprometida.

Él conversó este miércoles 8 de noviembre con La Nación, en una entrevista en la que explicó sus prioridades y las preocupaciones que le rodean en este momento, y se desmarcó de haber participado en la aprobación del crédito a Sinocem.

¿Cuál fue la misión que le encomendó la Junta Directiva en estos tres meses?

-Hay una situación de coyuntura que se nos está presentando, esto implica que hay que organizar el Banco de manera que podamos realizar las labores de una manera normal, hay que organizarse y hacer que funcionen.

"Tenemos que hacer una implementación de cambios de personas que permitan que la organización mantenga las operaciones que estamos teniendo y eso ya lo estamos haciendo.

"Hemos hecho cambios en los puestos de las personas que están siendo indagadas desde el lunes".

Si hoy pudiéramos tratar al Banco como un paciente, ¿qué procedimientos habría que aplicarle?

-Hay que resolver el problema de estabilidad y darle una mayor permanencia a la Junta Directiva; nombrar una Junta de forma definitiva aunque no se puede por el procedimiento que se está llevando a cabo.

"Lo segundo, es poder nombrar a un gerente general permanente y no por coyuntura. Esos son dos aspectos que normalizarían y tendrían un impacto importante en el gobierno corporativo.

"Asociado a eso está el tema de reputación, porque la reputación del Banco se ha visto muy afectada y este otro tema pienso que es prioritario".

¿Qué margen de acción tiene en este tiempo?

-En el corto plazo se va a manejar lo que tiene que ver con gobierno corporativo y reputación, pero de manera paralela se está trabajando en la estrategia de negocio y comercial, que esos son planes de mediano y largo plazo, no del corto plazo.

Aparte de la reputación y gobierno corporativo, ¿hay procesos dentro del Banco que deban ser revisados o a los que se les vayan a hacer ajustes?

-Sí. En los aspectos de control interno uno de los primeros temas que quiero abordar es el tema de proceso de créditos, para verificar o asegurar que se tengan los controles adecuados, que las etapas se cumplan y que se puedan filtrar bien los riesgos y eso quiero revisarlo como una prioridad.

"Si me pregunta ahora cuál es el tema que más me preocupa, es el tema de la liquidez.

"Ahorita nos están cancelando unas líneas de crédito de bancos del exterior y hay algunos clientes que quieren sacar el dinero porque Moody’s nos está bajando la calificación".

¿Algunos clientes grandes?

-Sí, no quiero causar alarma, pero eso es un tema que me preocupa muchísimo. La falta de las líneas de crédito y todo el riesgo de liquidez.

"Eso me preocupa un poco porque como Moody’s bajó la calificación, ya tengo ruido y necesito encontrar soluciones para eso".

¿Esas líneas de crédito y esos créditos pueden afectar verdaderamente la liquidez del Banco?

-Puede afectar los indicadores, tengo que revisar el nivel, pero bueno, tenemos otras alternativas a través del Banco Central y otros con los que podemos compensar, pero esas no son buenas noticias.

"Es muy prematuro decir si alguien va a sacar el dinero, pero yo esperaría que pueda haber una reacción".

¿Y el tema de las líneas de crédito sí es una realidad?

-Sí, es una realidad. En todo caso el Banco, en este momento, tiene una suficiente liquidez interna y además tenemos otras formas de cubrir la liquidez, pero de momento es prematuro decir el impacto, tengo que evaluarlo.

¿Cuáles son los efectos concretos del caso Sinocem en términos de clientes, captación y crédito?

-Los principales efectos de esto no tienen que ver con el negocio ni con la solvencia financiera, tienen que ver con gobierno corporativo y riesgo reputacional. Esos dos elementos se juntaron.

"A hoy no hemos perdido clientes ni negocios, el Banco mantiene una operación normal. Tenemos una demanda de crédito razonable y un nivel de captación a la vista razonable, bueno y creciente, y el nivel de captación a plazo es congruente con el nivel de colocación.

"No quisiera crecer demasiado en captación sin que eso se pudiera traducir en una colocación. Y la colocación sí me interesa que crezca, pero con un nivel de apetito de riesgo razonable, no quisiera generar crecimientos muy altos y deteriorar el nivel de riesgo razonable".

¿Cómo pretende hacer que se recupere la credibilidad perdida?

-Lo primero que debe de ocurrir es que los mismos empleados se convenzan de que pueden transmitir esa confianza a los clientes. Definitivamente, necesitamos lograr que los empleados proyecten la confianza, mostrando transparencia, y que lo que haya que investigar se investigue, y que todo funciona bien. Pero eso se genera desde adentro.

Particularmente, en el crédito de Sinocem: ¿cuál fue su rol en la aprobación?

-Bueno, yo no participé en ningún comité de crédito, porque en el comité de crédito participa, o el director legal o un delegado, entonces yo siempre he enviado un delegado, no particularmente para este caso, sino en todos los comités de crédito.

"Ya que tengo otras responsabilidades, siempre envío a la persona encargada del área jurídica comercial o de crédito, esa es la razón por la que no estuve".

Cuando usted mandó a este delegado a la comisión de crédito, ¿él no le dijo nada relacionado (a las condiciones del crédito de Sinocem)?

-Nunca me informó de ninguna situación en específico. Perfectamente sí hubiera podido, yo he tenido casos en los que sí me han dicho: “aquí está pasando esto, me gustaría verlo con vos”. Pero nunca se me presentó.

Y después de todo lo que pasó con el crédito, ¿nunca se le preguntó a él por qué?

-No, porque ya no trabaja en el Banco. Él salió en noviembre de hace dos años (2015).


María Esther Abissi

María Esther Abissi

María Esther Abissi es periodista de la sección de Finanzas en El Financiero.