Óscar Rodríguez. 28 marzo
El consultor Roberto Artavia fue quien dirigió la creación de la nueva estrategia de uso de recursos por parte del Sistema de Banca para el Desarrollo del 2020 al 2024. Foto de Jorge Castillo
El consultor Roberto Artavia fue quien dirigió la creación de la nueva estrategia de uso de recursos por parte del Sistema de Banca para el Desarrollo del 2020 al 2024. Foto de Jorge Castillo

La desaceleración de la economía costarricense, durante el 2018, impactó la colocación de crédito dirigido a micro, pequeñas y medianas empresas del Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD).

El año pasado se colocaron ¢180.893 millones en préstamos, lo cual significó una reducción del 13% respecto a los ¢209.602 millones del 2017, según los datos difundidos, este jueves 28 de marzo, por el SBD.

Los recursos fueron otorgados por 42 entidades financieras autorizadas por parte del Sistema.

Miguel Aguiar, director ejecutivo del SBD explicó que la contracción en el crédito se debió a la reducción en el crecimiento de la economía del país, mismo fenómeno que afectó al Sistema Financiero Nacional.

Pese a la baja, Aguiar destacó que los recursos prestados llegaron a 41.000 productores.

El 77% del dinero se dirigió a microempresas, el 20% a pequeños empresarios y el restante 3% a emprendedores, según los datos difundidos esta mañana.

Aguiar destacó que cada operación de crédito fue, en promedio, de ¢8,9 millones. Asimismo, la morosidad del SBD cerró en 2,5% a diciembre del año pasado.

“Uno de los hallazgos es que la mora, en sectores que se decía más riesgosos, no ha sido un problema para el Sistema”, explicó el funcionario.

Por otra parte, el SBD presentó este jueves el nuevo Plan Estratégico 2020-2024 el cual busca fortalecer y potenciar el uso de recursos para el desarrollo.

“El SBD debe contribuir a lograr una nación más próspera, moderna, incluyente y sostenible con un aumento al financiamiento que propicie el aumento de la productividad”, destacó Renato Alvarado, presidente del Consejo Rector del Sistema.

Alvarado enfatizó en que entre los objetivos está impulsar el uso de recursos en otras zonas geográficas del país.

El año pasado, el 54% de los recursos prestados por el SBD se colocó a productores de la Región Central de Costa Rica.

Roberto Artavia, exrector del Incae, fue quien coordinó la nueva estrategia de Banca para el Desarrollo de los próximos cuatro años.

Artavia destacó que la meta es que el SBD se convierta en una herramienta de inclusión financiera y en un promotor de la transformación productiva nacional.