1 marzo, 2009

Capuchino, expreso, negro, con leche, chorreado, de máquina y hasta frío... las posibilidades que ofrece el café son casi infinitas y, a juzgar por los resultados de los más recientes estudios científicos, sus ventajas van, también, mucho más allá de su efecto reconstituyente matutino.

De hecho, hay evidencias de que tomar entre dos y tres tazas al día mejora la memoria a corto plazo, reduce la posibilidad de desarrollar caries y podría, incluso, disminuir el riesgo de padecer diabetes tipo 2.

Así lo explicó el químico italiano Marino Petracco quien ha dedicado la vida a encontrar los beneficios que el café le da a la salud.

Petracco, visitó Costa Rica para reunirse con productores y médicos y para compartir, trajo 17.000 resúmenes de investigaciones.

“Todos lo hemos experimentado: 15 minutos después de tomar una taza de café, tenemos una mejor respuesta frente a los estímulos físicos porque la cafeína bloquea la llegada de la adenosina, la molécula que envía señales de cansancio, al cerebro”, explicó Petracco.

El químico señaló que ese efecto puede durar mucho o poco, según cada metabolismo, pero que en promedio, la vida media de la cafeína en el interior del cuerpo es de cuatro horas. Una dosis extra de café en ese plazo más que ser beneficiosa pasa a ser excesiva.

No solo cafeína. “La cafeína es la molécula más estudiada, pero en cada taza de café coexisten 1.999 más, como la teofilina, que tiene efectos positivos sobre los ataques asmáticos”, comentó Petarcco quien, sin embargo, aclaró que de la mayoría de las sustancias se conoce poco y, por ende, no pueden hacerse conclusiones.

También, Petarcco recomendó considerar que el café no es uno solo: “en el mercado existen muchos tipos diferentes (arábigo y robusto son los más comunes), y la composición química cambia en cada uno y el proceso de tostado también provoca variaciones”, añadió en torno a este análisis químico que tanto le apasiona.

Control de enfermedades. Según Petarcco, tan demostradas como los efectos de la cafeína están las propiedades antioxidantes del glutatión, otra de las sustancias que abundan en esta bebida.

“En el cáncer de colon se ha encontrado –en investigaciones en Europa, Estados Unidos y Japón– que, quienes toman más de cuatro tazas de café al día, tienen un 24 por ciento menos de probabilidad de sufrir ese mal”, explicó el italiano.

Otros trabajos recientes indican que los polifenoles (otras moléculas que componen el café) hacen que los tomadores de esa bebida reduzcan entre un 15% a un 60% su riesgo de padecer diabetes tipo 2.

Finalmente, por sus efectos diuréticos, la bebida también reduce, en un 50 por ciento, el riesgo de formación de cálculos biliares.

Eso sí, a pesar de las virtudes de esta bebida, el especialista recomendó no excederse y, sobre todo, eliminar algunos vicios con los que muchos acompañan las tazas de esta bebida, como el estrés y el tabaco, cuyos efectos son tan nocivos para la salud que no hay café que ayude a contrarrestarlos.