Silvia Artavia. 7 octubre, 2017
José Guillermo Malavassi Vargas (centro) recibió el galardón por parte de César Fernández y Hernán Vega, presidente y fundador, respectivamente, de la Comisión Nacional de Rescate de Valores.
José Guillermo Malavassi Vargas (centro) recibió el galardón por parte de César Fernández y Hernán Vega, presidente y fundador, respectivamente, de la Comisión Nacional de Rescate de Valores.

El tesón con el que José Guillermo Malavassi Vargas logró introducir la enseñanza de la ética en distintos ámbitos de la educación del país, desde hace más de medio siglo, le deparó el Premio Nacional de Valores 2017.

Este educador, filósofo y humanista de 85 años, se desempeña como rector de la Universidad Autónoma de Centroamérica (UACA) desde 1976.

Ha ostentado diversos cargos en distintas casas de enseñanza superior. Una de ellas, la Universidad de Costa Rica (UCR), de la cual fue secretario general y vicerrector. Además, fue ministro de Educación durante el gobierno de José Joaquín Trejos (1966-1970).

Aporte integral

El actual galardón, otorgado por la Comisión Nacional de Rescate de Valores, lo recibió no solo por impulsar la enseñanza de la ética en Costa Rica, sino también por haber luchado por la incorporación de esta en los colegios profesionales.

"Como humanista tiene una concepción integral de la vida, y en su papel principal didáctico o filosófico, toda palabra que se origina de su mente revela la fortaleza de sus convicciones unidas a su comportamiento moral", consideró la Comisión en su designación.

Malavassi se hizo acreedor del reconocimiento el pasado jueves 5 de octubre, en una ceremonia realizada en el auditorio Eduardo Ortiz Ortiz del Colegio de Abogados de Costa Rica.

El profesional dijo que compartía el galardón con su esposa, familiares y colegas. "En lo que a mi vida respecta, expreso mi gratitud a todas las personas que desde la cuna hasta hoy –padres, hermanos, maestros, profesores, amigos, colegas, mi esposa, particularmente–, con sus consejos y llamadas de atención, me han ayudado a tratar de mantener el rumbo y corregirlo cada vez que me extravío", expresó en su discurso de agradecimiento.

El Premio Nacional de Valores, que se entrega desde el año 2005, reconoce la formación, el fortalecimiento y la promoción de los valores fundamentales de los ciudadanos para prevenir la corrupción y contribuir con el desarrollo integral del país. Así lo aseguran los comunicados oficiales de la Comisión.