Este tipo de intervención está dirigida a menores con males congénitos que les impiden defecar

Por: Irene Rodríguez 29 marzo, 2017
Las diferentes cirugías fueron transmitidas por circuito directo y varios profesionales de salud pudieron observarlas y aprender de ellas.
Las diferentes cirugías fueron transmitidas por circuito directo y varios profesionales de salud pudieron observarlas y aprender de ellas.

Un total de 13 niños que nacieron con problemas en el colon o recto y se les dificultaba defecar, han sido intervenidos esta semana con una novedosa técnica que permite corregir su problema.

La cirugía fue realizada por el creador del procedimiento, el cirujano Luis de la Torre, quien labora en el Hospital de Niños de Pittsburgh, en Estados Unidos y esta semana brindó sus servicios en el Hospital Max Peralta, de Cartago.

El experto se encuentra de visita en Costa Rica, participando en el I Simposio de Enfermedades Colorrectales Pediátricas.

Uno de los problemas de salud que este especialista trató con los niños costarricenses es una condición genética conocida como mal de Hirschprung. En esta, el bebé nace sin un tejido clave en el colon.

"Todos nosotros tenemos tejidos en el colon y en el ano. Estos realizan contracciones que ayudan a movilizar los nutrientes y nos permiten relajar (el canal anal) para defecar. Algunos niños nacen sin alguno de estos tejidos nerviosos, lo que les impide defecar de forma normal", explicó de la Torre.

Luis de la Torre y Kimberly Cogley son los encargados de realizar los procedimientos.
Luis de la Torre y Kimberly Cogley son los encargados de realizar los procedimientos.

Proceso más rápido

Con el tratamiento convencional, los chiquitos que padecen estos problemas congénitos deben pasar primero por unos exámenes y luego por un par de cirugías. Sin embargo, de la Torre creó una técnica que permite corregir la anomalía en una sola intervención.

"Lo que hacemos es quitar el recto, eliminar el colon enfermo y mover el colon con células normales (es decir, la parte sana del colon) hacia el canal anal. La ventaja es que todo esto se hace sin cicatrices, pues nos aprovechamos de un orificio natural del cuerpo, que es el ano y no tenemos que 'abrir' otra parte", manifestó de la Torre.

Este especialista y la enfermera Kimberly Cogley también usan la técnica para corregir un problema llamado ano imperforado, en el que los niños nacen sin un orificio lo suficientemente grande en el recto que les permita realizar sus necesidades.

Problemas en el colon o en el recto como los que intervino de la Torre en el Hospital Max Peralta esta semana, se ven en uno de cada 4.000 niños a nivel mundial.

Educación

Los especialistas extranjeros también brindaron charlas a los familiares de niños con alguna condición similar.

"Un papá o mamá que conoce al 100% cómo es la enfermedad de su hijo podrá ayudarle mejor. A pesar de que se les haga una buena cirugía, algunos se vuelven enfermos crónicos que requerirán cuidados", aseguró de la Torre.

Para el experto, uno de los principales inconvenientes a los que se enfrentan estos pacientes es al crecer y entonces pasan a un hospital no pediátrico. Ello porque la mayoría de los médicos de adultos carecen de formación en este tipo de males congénitos.

Para de la Torre es necesario contar con personal de salud que apoye en esta transición a los pacientes.