Salud

Médicos ticos usan hueso de pierna para reconstruir muñeca a joven de 22 años

Sharon Delgado perdió parte del hueso de la muñeca izquierda a causa de un tumor, esta cirugía evitó la amputación

Sharon Delgado nunca sintió dolor. Todo comenzó cuando de repente, su muñeca izquierda se fracturó, lo que la obligó a acudir al servicio de Emergencias del Hospital Max Peralta, en Cartago. Ahí explicó que no había sufrido accidentes, ni agresiones ni traumas bruscos, situación que hizo a los médicos sospechar que se trataba de un tumor. Una biopsia lo confirmó.

El diagnóstico fue un tumor de células gigantes. Según explicó Diego Díaz, especialista en Ortopedia y cirujano de mano del hospital cartaginés, este es un tumor benigno, pero potencialmente muy destructivo porque tiende a crecer desproporcionadamente, daña hueso, huesos vecinos y articulaciones. Se trata de un “bulto” poco frecuente, que en la mayoría de las ocasiones se forma en el extremo de los huesos largos y puede afectar rodillas, tobillos o, como en este caso, una muñeca.

Ante la posibilidad de que creciera e invadiera otros huesos, los médicos decidieron remover el tumor, con el problema de que quedaría un vacío en el antebrazo, pues no tenía hueso que lo soportara en su totalidad. Ese vacío fue cercano a los 10 centímetros, proporciones que impedirían el funcionamiento de la muñeca. El radio es vital porque el cuerpo lo utiliza para mover las articulaciones de codo y muñeca. En el intento de evitar una amputación se pidió apoyo a Josías Juantá, especialista en Microcirugía del Hospital San Juan de Dios.

Fue así como se optó por reconstruir la mano utilizando el peroné, uno de los huesos de la pierna. La cirugía se hizo de forma que permitiera movilidad y funcionalidad a la muñeca pero sin causar daños en la pierna que afectaran su estabilidad y sus habilidades.

¿Por qué se toma específicamente el hueso del peroné? Este es muy utilizado en reconstrucciones porque, afirma Juantá, hay muy pocas o nulas secuelas para el funcionamiento de la pierna, además porque sus arterias y venas son muy consistentes e ingresan al hueso desde diferentes puntos, lo que permite remover hasta 20 centímetros.

Esta técnica de microcirugía no solo consiste en trasladar el peroné, colocarlo y moldearlo en la muñeca. A eso se le conoce como injerto y no lleva el soporte sanguíneo. Los especialistas fueron más allá y removieron el tejido vascularizado, que son todos los vasos capilares.

“El peligro con los injertos es que el hueso se reabsorba, desaparezca. La ventaja de hacerlo vascularizado es que el hueso va a tener el tejido sanguíneo que lo mantiene con vida, y lo lleva a una buena cicatrización. Hacia el futuro, va a tener todos los tejidos que necesita para el soporte y mantener la vida”, señaló Juantá.

De esta forma, el procedimiento fue extirpar el tumor y luego extraer las partes del cuerpo requeridas para la reconstrucción. Estos tejidos se ponen en un molde y se les da forma; después se colocan donde estaba el tumor y se “unen” los vasos sanguíneos con microcirugía. Debe hacerse de forma muy detallada y con instrumental especial mínimo para que el flujo de la sangre se mantenga constante. La resección del tumor demoró dos horas. La reconstrucción, al ser un proceso más detallado, tomó cinco horas.

“Esto le permite a ella utilizar su muñeca, y a la vez, no se le afecta el equilibrio; puede caminar normalmente y hacer un poco de ejercicio sin problema”, manifestó Juantá, quien ya tiene experiencia en la reconstrucción de diferentes partes del cuerpo con huesos y tejidos de otras partes del organismo.

La paciente confirmó que ya puede mover la muñeca sin problemas y no siente dolor.

Esta es la primera cirugía en Costa Rica en la que el hueso y el tejido del peroné se utilizaran para salvar una muñeca. La técnica se realizó en junio del 2018, cuando Sharon tenía 22 años. Los médicos aclararon que no se dio a conocer antes debido a que la alta complejidad de estos procedimientos requieren un seguimiento más riguroso y continuo en el tiempo, antes de ser declarados como exitosos.

Aunque esta es la primera microcirugía específicamente para este tipo de tumor en la muñeca, la reconstrucción con otros tejidos del cuerpo de la misma persona ya lleva camino recorrido en Costa Rica. No es una cirugía frecuente porque también deben reunirse requisitos muy específicos, algunos casos menos complejos requieren de reconstrucciones menos laboriosas.

En febrero de 2011, Juantá y el equipo del Hospital San Juan de Dios, reconstruyeron la lengua y mandíbula de personas que la habían perdido por cáncer oral. A uno se le reconstruyó la mandíbula con tejidos y hueso de una pierna, a otro se le reconstruyó la lengua con tejidos del antebrazo, y a uno más la mandíbula y la mejilla con tejidos de una pierna.

En 2014, se reconstruyó el rostro de una mujer que tuvo cáncer y este le había deformado varias zonas. En ese entonces se tomó parte de la pierna y se “moldeó” según las proporciones del rostro para reconstruir el espacio dejado por el tumor y devolverle las funciones de comer y tragar.

Un año después, especialistas del Calderón Guardia reimplantaron la mano de un vecino de Nicoya que fue víctima de una agresión, en la cual resultó con amputación de mano a la altura de la muñeca. En este caso no se utilizaron tejidos de otras partes del cuerpo porque la mano se preservó en una nevera con todos los tejidos, pero también se aplica la técnica de microcirugía en el proceso.

También en 2015, especialistas de los hospitales México y San Juan de Dios se unieron para reconstruir el pene de un hombre con tejidos de su brazo. El accidente que originó la pérdida del miembro ocurrió en 2013, cuando el afectado estaba cortando cocos cuando, por accidente, el cuchillo usado tocó un cable eléctrico que generó una descarga, la cual le quemó la parte inferior de su cuerpo y le ocasionó la amputación de parte de ambas piernas, así como de gran parte de su pene.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.