Irene Rodríguez. 9 octubre, 2016

“Muchas mujeres son de la idea de como los días en que no tienen la menstruación no ven un flujo, y el protector diario les parece ‘limpio’, entonces no se lo cambian a menudo, pero lo cierto es que sí debe cambiarse al menos tres veces al día; de lo contrario se exponen a infecciones. No solo durante la menstruación tenemos flujos de los que debemos cuidarnos”.

Así, la médica general Arlyne Carmona, explicó la importancia de mantener buenos cuidados a la hora de utilizar protectores diarios.

Datos de la empresa de productos de higiene femenina Saba indican que las mujeres a veces utilizan el mismo protector diario durante más de un día, lo que las hace más vulnerables al ataque de hongos y bacterias.

“Durante el día estamos expuestas a sudor producto del calor o del ejercicio que realizamos, tenemos contacto con la orina y a veces, por más que creamos, no nos limpiamos bien; todo esto cambia el nivel de acidez de ‘nuestra zona V’ y se expone a bacterias; también se genera mayor humedad y el riesgo de hongos es mayor. Si nos dejamos un solo protector mucho tiempo, el riesgo es muy alto”, dijo Carmona.

“Lo ideal es cambiar el protector tres veces al día; puede hacerse después de cada comida”, añadió la profesional.

La recomendación de ginécologos y médicos generales es cambiarse el protector diario tres veces al día. Una forma de no olvidarlo es hacerlo después de cada comida. | ARCHIVO
La recomendación de ginécologos y médicos generales es cambiarse el protector diario tres veces al día. Una forma de no olvidarlo es hacerlo después de cada comida. | ARCHIVO

Carmona indicó que las infecciones no son culpa del protector como tal.

“Hay personas que dicen, entonces no voy a usar el protector porque eso es lo que me causa infecciones; y eso no es así. El problema es el mal uso. La solución tampoco es no usar protector porque entonces no habría nada que proteja entre la tela del calzón y la piel; y eso también hace que proliferen infecciones. Si no usamos el protector, lo ideal sería cambiarnos de calzones tres veces al día”, manifestó.

No se automedique. Si usted ya siente una posible infección, no busque solucionarla con simplemente ir a la farmacia a comprar una crema o gel.

“Uno de los mayores problemas de las infecciones es que muchas mujeres que sí detectan los padecimientos toman los medicamentos o cremas que le recetaron a su mamá, a su amiga o a su vecina. Esto es un error porque cada infección es diferente y cada paciente es distinto. Tomar lo que tomó otra persona más bien puede perjudicar a la paciente”, advirtió en una entrevista anterior Ricardo Martín, ginecólogo e investigador.

Martín explicó también que si una mujer no se trata adecuadamente después de una infección, estará más expuesta a nuevas y más severas infecciones.

Los especialistas señalan también que la limpieza vaginal debe realizarse todos los días con agua o jabón neutro. Si la piel es muy sensible, es más recomendable utilizar solo agua.

Las duchas o geles intravaginales para limpieza no son recomendables porque eliminan parte de la flora bacteriana que protege de la reproducción de hongos y bacterias perjudiciales.

“Hay jabones especiales para esa zona que son ideales porque no cambian los niveles de acidez”, concluyó Carmona.