Irene Rodríguez. 7 noviembre, 2020
Si usted dejó en pausa el someterse a un tratamiento de fertilidad, los especialistas indican que en este momento ya puede retomarse. Fotografía: Archivo
Si usted dejó en pausa el someterse a un tratamiento de fertilidad, los especialistas indican que en este momento ya puede retomarse. Fotografía: Archivo

La pandemia trastocó todas las esferas de la cotidianidad y también puso en pausa los planes de muchas parejas de tener hijos.

Sin embargo, especialistas en fertilidad indican que, en el caso de las parejas que no logran conseguir un embarazo y estaban con un tratamiento de fertilidad asistida pendiente, lo mejor es retomarlos cuando sea posible, especialmente si la mujer tiene más de 35 años. En los hombres con la edad también va disminuyendo la posibilidad de engendrar, pero esta se comienza a complicar después de los 50 años.

“Muchas parejas frenaron sus planes de embarazo por miedo a la covid-19. En un inicio en febrero o marzo, teníamos menos información sobre el virus y cómo este podía afectar y por eso muchos tratamientos se pusieron en pausa”, explicó el ginecólogo especialista en reproducción Claudio Regueyra.

“Pero hoy sabemos que la embarazada no es especialmente susceptible a complicaciones por esta enfermedad (como sí sucedía con AH1N1), tampoco afecta mayormente al bebé. En cambio, el retrasar el proceso en mujeres mayores de 35 años con problemas de fertilidad (ella o su pareja) sí puede dificultar el conseguir un embarazo”, añadió.

Entre un 10% y un 15% de las parejas en edad reproductiva son infértiles. ¿Cómo saber cuándo se es infértil? Regueyra explica que esto se da cuando una pareja tiene relaciones sexuales frecuentemente (tres o más veces por semana) sin utilizar métodos anticonceptivos y luego de un año no logran conseguir un embarazo. Sin embargo, si la mujer es mayor de 35 años, esta ventana se hace más corta y se dirá que es infértil si no consigue el embarazo en seis meses.

“La fertilidad es ’edad-sensible’, entre más tiempo dejemos pasar, más se complica. Las posibilidades pueden disminuir de un 4% a un 5% por mes. Además, a más edad no solo es más difícil conseguir un embarazo, también el riesgo de abortos y de malformaciones es mayor”, apuntó el especialista.

Para el especialista ahora es muy normal que las mujeres intenten un embarazo después de los 35 años, esto no es problema, pero sí deben prestar atención si el embarazo no se da en los primeros seis meses y buscar ayuda.

“Y el hecho de que ya hayamos tenido un hijo no es garantía de que será tan fácil conseguir un segundo embarazo. Existe también la infertilidad secundaria, que se da cuando una pareja que ya tuvo hijos no consigue volver a embarazarse”, expresó.

Un consejo que da Regueyra, especialmente para quienes han tenido problemas de fertilidad, es que busquen a un especialista en reproducción.

En Costa Rica hay varios profesionales que pueden atender este tipo de casos. La lista puede consultarse en la página web del Colegio de Médicos y Cirujanos.