Irene Rodríguez. 27 marzo
 La nueva sala de la cámara hiperbárica del Hospital Nacional de Niños fue donada por el Club Activo 20-30 a través de la Teletón. Foto Alonso Tenorio
La nueva sala de la cámara hiperbárica del Hospital Nacional de Niños fue donada por el Club Activo 20-30 a través de la Teletón. Foto Alonso Tenorio

Los pequeños que tienen heridas, úlceras, quemaduras, anemia, lesiones por radiación, embolismo, infecciones graves o sordera súbita tienen una nueva opción de tratamiento en el Hospital Nacional de Niños (HNN).

La mañana de este miércoles se estrenó la cámara hiperbárica, que también se utilizará para tratar enfermedades por descompresión, trastorno en el cual se produce una reducción muy rápida de la presión y entonces, el gas (nitrógeno y oxígeno) disuelto en la sangre forma burbujas dentro de los vasos sanguíneos.

¿Cómo funciona este servicio? La medicina hiperbárica trata de la administración de oxígeno con alta concentración y presión que permite una cicatrización más rápida de los tejidos.

Según explicó Olga Arguedas Arguedas, directora del HNN, expresó que esto permitirá una recuperación más rápida y menos dolorosa para los menores. También habrá una reducción del tiempo de internamientos y del uso de fármacos para la cicatrización.

(Video) Hospital de Niños estrena cámara hiperbárica

La infraestructura fue entregada bajo el concepto de llave en mano, con un diseño espacial –ara que los niños se sientan como si estuvieran dentro de un cohete–. La sala cuenta con colores vivos como el rojo, amarillo y verde. Además se diseñó y construyó un cuarto de pilas, un baño con ducha, recepción con sala de espera, una zona para el estacionamiento de camillas y sillas de ruedas y un depósito para ropa sucia.

El servicio comenzará a funcionar dentro de tres meses, pues antes de eso el personal del centro médico debe capacitarse para poder utilizar el dispositivo de la mejor forma.

En este proceso de capacitación también estará el personal de medicina y de enfermería de la Unidad de Quemados del Hospital San Juan de Dios, pues el HNN de momento es el único hospital del Seguro Social con esta tecnología. La pretensión es que este servicio no solo atienda a menores, sino que adultos de otros hospitales se puedan beneficiar más adelante.

La sala y sus implementos fueron donados por el Club Activo 20-30, mediante el dinero recaudado por la Teletón 2017. La inversión que se realizó fue de ¢234 millones. Esta suma también incluye los productos y artículos para limpieza, ya que la higiene de este lugar requiere un trato especial.

“Sabemos que este servicio viene a mejorar la condición de muchos de los pequeños, con esto les brindamos un universo de posibilidades para su recuperación”, expresó Patricia Molina, presidenta del Club Activo 20-30.