Irene Rodríguez. 21 mayo
Para cerca del 11% de la población, la migraña no solo es ese insoportable dolor de cabeza, sino que el problema también va acompañado por náuseas, vómitos, mareos, visión borrosa, confusión y sensibilidad a la luz. Fotografía: freeimages.com
Para cerca del 11% de la población, la migraña no solo es ese insoportable dolor de cabeza, sino que el problema también va acompañado por náuseas, vómitos, mareos, visión borrosa, confusión y sensibilidad a la luz. Fotografía: freeimages.com

La Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó el primer medicamento que previene las crisis de migraña. Este producto se llama Aimovig, y consiste en inyecciones que el paciente puede autoaplicarse una vez al mes.

Dichas inyecciones, desarrolladas por el laboratorio farmacéutico Novartis, bloquean la acción de la calcitonina, una molécula que está relacionada con estas crisis de dolor.

El medicamento no evita el 100% de las crisis, pero sí logra aminorar el número de ataques, según las investigaciones.

La migraña no solo se trata de dolores de cabeza insoportables. En muchas ocasiones, el malestar va acompañado por náuseas, vómitos, mareos, visión borrosa, confusión y sensibilidad a la luz.

Para cerca del 11% de la población, las crisis de migrañas los aparta de sus actividades cotidianas y pueden verse exacerbadas en períodos de mucho estrés, debido a la falta de sueño, a ciertos tipos de comidas o largos períodos sin comer.

Para cerca de un tercio de quienes padecen migrañas, estos ataques pueden "predecirse" porque antes de que surjan las personas experimentan un "aura": sensaciones visuales que se manifiestan como luces parpadeando, líneas en zig-zag o pérdida de la visión por unos segundos. Hay quienes también describen auras olfativas.

"Necesitamos nuevos tratamientos para esta condición tan dolorosa y debilitante. Esta es una opción que puede reducir el número de días con migraña", comentó en un comunicado Eric Bastings, subdirector de la División de Neurología de la División de Productos del Centro de Evaluación e Investigación de Fármacos de la FDA.

Stewart Tepper, profesor de Neurología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Darmouth (Estados Unidos), quien fue asesor de la investigación, añadió: "tener un tratamiento que pueda atacar específicamente la naturaleza tan compleja de la migraña es un paso adelante en el tratamiento de los dolores de cabeza. Aimoving ofreció eficacia en un espectro amplio de pacientes, incluso a quienes ya habían tratado otras terapias preventivas sin tener éxito".

El desarrollo del tratamiento

La eficacia de este inyectable fue probado en tres ensayos clínicos. Los participantes de todos los ensayos indicaron, antes de iniciar con las pruebas, que experimentaban entre cuatro y 14 días con ataques de migraña cada mes.

El primer ensayo tomó en cuenta a 955 personas con una historia de padecimientos migrañosos. Se les dividió en dos grupos: uno de ellos recibió Aimoving y el otro un placebo. Luego de seis meses, las personas que se inyectaron el producto tuvieron, cada mes, uno o dos días más sin crisis migrañosas que las personas que se inyectaron el placebo.

En el segundo estudio participaron 577 pacientes durante tres meses. Ellos tuvieron en promedio un día libre de migraña más que quienes usaron un placebo.

Finalmente, en el tercer ensayo participaron 667 personas y recibieron las inyecciones durante tres meses. Ellos vieron reducidos sus días de migraña en 2,5 en comparación con quienes recibieron el placebo.

"Algunas personas vieron reducidas sus crisis migrañosas a la mitad", indicó en un comunicado Paul Hudson, CEO de Novartis.

El efecto secundario más reportado fue picazón, dolor y alergia en el sitio de la inyección.

La empresa Novartis anunció que esta semana los estadounidenses ya podrán comprar sus inyecciones de Aimoving. El precio de venta, según anunció el laboratorio, será de $575 (unos ¢327.000) por la inyección mensual de 70mg o 140 mg, o de $6.900 (cerca de ¢3,9 millones) el paquete anual.

Novartis anunció también que en este momento la Agencia Europea de Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) se encuentra evaluando la eficacia y seguridad del tratamiento con miras a su aprobación.