Irene Rodríguez. 6 marzo
Evelyn Badilla, madre de Samuel y de Ezequiel permanece en contacto diario con ellos.
Evelyn Badilla, madre de Samuel y de Ezequiel permanece en contacto diario con ellos.

Los exsiameses Núñez Badilla continúan en estado crítico, pero su evolución es favorable tras la cirugía de separación a la que fueron sometidos.

El gemelo que muestra mayores avances es Ezequiel, quien ya reconoce la voz de su madre, Evelyn Badilla y reacciona cuando sus familiares están cerca.

"Ezequiel se mantiene estable dentro de su condición. Cada día con mayor interacción con el medio. Responde al estímulo, reconoce la voz de su mamá y reacciona de manera muy positiva cuando se encuentra en presencia de sus familiares", comentó Olga Arguedas, directora del Hospital Nacional de Niños (HNN).

El padre de los menores, Stallin Núñez, indica que todo marcha bien y ellos se sienten esperanzados.

"Sabemos que siguen delicados, pero muestran avances todos los días. Ellos están bien cuidados, en buenas manos. También sabemos que mucha gente los tiene en oración y les estamos muy agradecidos. Cuando a veces nos montamos en un taxi o vamos a una pulpería las personas nos dicen que están pendiente de ellos", manifestó Núñez.

De acuerdo con Arguedas, el principal desafío ahora se centra en la cirugía reconstructiva de sus cráneos.

"El reto es verdaderamente muy grande. Ambos niños, al ser separados, quedaron con un defecto importante: falta de huesito y de algunas membranas en el sitio de la cabecita que se separó", expresó la jerarca.

Esta mañana, Samuel fue llevado a sala de operaciones para realizarle curación (mantener la limpieza de las áreas que fueron intervenidas y sustituir vendajes). También se le revisaron sus heridas y colgajos (piel y nervios que fueron colocados para reconstruir su cabeza) y vieron cómo avanza el proceso.

Arguedas explicó que esperan realizar más curaciones de este tipo durante la semana, pero esto dependerá de cómo marche la evolución de ambos menores.

Los hermanos Núñez Badilla ya cumplen 10 días tras esa cirugía de más de 20 horas y en la que se separaron sus cabezas. Ellos compartían venas, arterias, nervios y parte del cerebro.

Los menores permanecen en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) con seguimiento segundo a segundo. Allí se les mide su presión arterial, orina, signos vitales y funcionamiento de órganos.

Aún no hay fecha para que los menores abandonen la UCI, pues todo dependerá de la evolución de cada uno.