Irene Rodríguez. 20 junio, 2014

A partir de esta semana, más de 300 especialistas en salud mental se reúnen en Londres para hablar sobre la demencia y buscarle soluciones a esta afección.

Tal padecimiento, caracterizado por la pérdida progresiva de la memoria y de la capacidad para realizar funciones básicas, afecta a más de 35 millones de personas en el mundo. “No es parte del envejecimiento. Eso es un mito. Es urgente hallar una terapia o cura”, comentó el ministro británico de Salud, Jeremy Hunt, en rueda de prensa que marcó el inicio del encuentro.

Esta reunión es parte de los compromisos de los países más industrializados de Europa (conocidos como G-8 o Grupo de los Ocho) para cooperar en la búsqueda de una solución de aquí al 2025.

Mantenerse activo es una de las claves para retrasar la aparición de los síntomas de la demencia, como la pérdida de la memoria. | ARCHIVO
Mantenerse activo es una de las claves para retrasar la aparición de los síntomas de la demencia, como la pérdida de la memoria. | ARCHIVO

El primer ministro británico, David Cameron, participará en esta reunión, en la que prometerá su apoyo para hallar nuevos fármacos y tratamientos.

Entre tanto, la recomendación es agilizar la mente antes de que llegue el deterioro. Y si llega, buscar ayuda a tiempo.

Un estudio hecho en Costa Rica con 2.185 usuarios de la Clínica de la Memoria del Hospital Nacional de Geriatría entre el 2007 y el 2013, revela que seis de cada diez adultos mayores ticos posee algún tipo de deterioro mental. El 65% de ellos ya tienen demencia, lo que reduce su capacidad para valerse por sí mismos. Hacer crucigramas, escribir y compartir con otros, hacen que el deterioro sea más lento.