Irene Rodríguez. 28 octubre
La vacuna pentavalente protege contra cinco enfermedades: difteria, tosferina, poliomielitis, tétanos e infecciones por influenza B. Se pone a los 2, 4 y 6 meses de edad y se aplica un refuerzo a los 15 meses. Fotografía: Archivo
La vacuna pentavalente protege contra cinco enfermedades: difteria, tosferina, poliomielitis, tétanos e infecciones por influenza B. Se pone a los 2, 4 y 6 meses de edad y se aplica un refuerzo a los 15 meses. Fotografía: Archivo

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) ya dispone de la vacuna pentavalente, que protege a los bebés contra cinco enfermedades y comenzará su distribución en los diferentes centros de salud.

Esta vacuna llegó a finales de agosto y en el proceso se detectó una incidencia con la cadena de frío, la temperatura que permite la estabilidad de las dosis (conservación entre 2 a 8 grados centígrados).

Esto motivó que se solicitara a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y al fabricante, que certificaran cuáles de los lotes podrían haber tenido una afectación, lo que atrasó la entrega.

Leandra Abarca, coordinadora del programa de inmunizaciones de la CCSS, explicó que como parte de los procesos que permiten garantizar la calidad de la vacuna que se aplica a la población, el laboratorio de Normas y Calidad de la CCSS ya autorizó la distribución del producto, llamado pentavalente, puesto que pasó los controles de calidad.

“En el momento que recibimos el criterio y el aval para su distribución y aplicación, se procedió de manera urgente y prioritaria a dar inicio al despacho de esta vacuna” detalló la gerencia de Logística de la Caja.

Vacunación imprescindible

La vacuna pentavalente protege a los niños contra difteria, tosferina, poliomielitis, tétanos e infecciones producidas por Haemophilus influenzae tipo B (influenza B).

Este producto se aplica en bebés a los 2, 4 y 6 meses. Hay un refuerzo a los 15 meses.

Abarca expresó que las 200.000 dosis adquiridas abastecerían aproximadamente 10 meses, lo que permitirá inmunizar, como cada año, a unos 70.000 menores bebés.

Los Ebáis y clínicas ya comenzaron a recibir la vacuna o bien a solicitar los extrapedidos necesarios para poner al día a los niños que estaban pendientes de la aplicación de algunas de las dosis.

La CCSS pidió a los padres de los niños estar atentos al llamado de los funcionarios de inmunizaciones para llevar a los pequeños al centro médico de adscripción y poder colocarles la vacuna.

Deben tomar en cuenta las medidas sanitarias por la pandemia, pero cumplir con el esquema de vacunación es vital.

Atrasos con otras vacunas

A finales de agosto, La Nación informó de retrasos con otras vacunas, como la pneumo23, para proteger contra neumonía a población adulta mayor; y la de varicela.

La situación fue motivada por la dificultad para la llegada de los vuelos.

“Hubo muchos vuelos cancelados por la covid. Con las vacunas se manejan ‘colchones’ de hasta tres meses para dar soporte por algún atraso, pero tampoco podemos mantener unos muy amplios porque las fechas de vencimiento de las dosis son muy cortas”, explicó en aquél entonces Jefry Castro Rojas, farmacéutico de la subárea de Vigilancia Epidemiológica de la CCSS, que apoya en vacunas.

El cierre de fronteras en muchos países del mundo, incluido el nuestro, reconoció el especialista, es la causa de que ninguna programación soportara los trastornos causados por la pandemia.