28 junio, 2016
El virus de la hepatitis C se transmite a través de la sangre (Foto con fines ilustrativos).
El virus de la hepatitis C se transmite a través de la sangre (Foto con fines ilustrativos).

Washington

Autoridades de salud en Estados Unidos han aprobado la primera pastilla para tratar todas las principales formas de hepatitis C, la más reciente en una serie de aprobaciones a medicamentos que han reformado el tratamiento del virus que destruye el hígado.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó una píldora combinada de la farmacéutica Gilead Sciences para pacientes con o sin daño hepático.

La agencia ha aprobado una serie de medicamentos para la hepatitis C en los últimos tres años, pero todos iban destinados a una cepa específica del virus o a pacientes en varias fases de enfermedad hepática.

Epclusa, la nueva pastilla de Gilead Sciences, combina el primer medicamento hepático de la compañía, Sovaldi, con un nuevo medicamento que ataca al virus utilizando un mecanismo diferente.

La píldora hepática de Gilead ha recaudado miles de millones de dólares al reemplazar el antiguo mecanismo que involucraba un extenuante coctel de píldora e inyección.

Enfermedad de cuidado

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), "la hepatitis C es una enfermedad del hígado causada por el virus del mismo nombre; ese virus puede causar una infección, tanto aguda como crónica, cuya gravedad varía entre una dolencia leve que dura algunas semanas, y una enfermedad grave de por vida".

Este virus se transmite a través de la sangre. Entre las causas de infección más comunes están "las prácticas de inyección poco seguras, la esterilización inapropiada de equipo médico en algunos entornos de atención sanitaria y la transfusión de sangre y productos sanguíneos sin analizar", apunta la OMS en su sitio web.

De acuerdo con esta entidad, se calcula que en todo el mundo hay entre 130 y 150 millones de personas infectadas con el virus de la hepatitis C. Muchos de estos pacientes con infección crónica desarrollarán cirrosis o cáncer de hígado.