Irene Rodríguez. 7 diciembre, 2016

Un juego de luces combinado con la aparición de figuras fue el preámbulo para la iluminación de la fachada del Museo de los Niños, que a las 7:23 p. m. se encendió con 4.000 bombillas.

Una cuenta regresiva a partir de 10, que hicieron los personajes junto con los asistentes, llenó de luz el "Castillo de los Sueños".

Luego de esto hubo un juego de pólvora que se extendió por varios minutos, así como mensajes de buenos deseos para la Navidad y el 2017.

Este año, los personajes del Museo contaron la historia de cómo se arma un portal navideño con sus diferentes elementos: la mula, el buey, Jose, María, el Niño, y, en este caso, una llama que vino de Perú.

Museíto tuvo que resolver un problema: quebró una estrella del portal y necesitaba repararla. En su viaje para enmendar el error vio cómo se vive la Navidad en México, Perú, Costa Rica y otros países del mundo.

Cuando la estrella fue reparada las bombillas que bordean la fachada de la antigua Penitenciaría se iluminaron.

Actividades

El festejo comenzó con un pasacalles a las 2 p. m., pero la gente esperaba ese momento desde cerca de las 9 a. m., cuando el Museo de los Niños registró los primeros visitantes.

Familias completas llevaron comida para hacer más fácil la espera, otras, se aprovecharon de los vendedores de refrescos y papas tostadas.

Lilliana Cascante fue una de las personas que madrugó, llegó a las 9:30 a. m. para guardarle campo a sus hijos, sobrinos, nietos y vecinos al frente de la antigua Penitenciaría.

"En total somos como 20 personas que venimos desde la León XIII. Me vine sola y poco a poco han ido llegando los demás, aquí me han traído café, sánguches, papas y pollo, estamos bien armados. Nos gusta venir temprano para tener campo en la iluminación", afirmó.

Su nieto Byron Vega llegó a acompañarla a las 3 p. m. "Me gusta venir todos los años por las luces, la música y los muñecos, es el mejor espectáculo de Navidad", manifestó el niño de 9 años.

Decenas de personas colmaron los alrededores del Museo de los Niños antes de las 5 p. m.
Decenas de personas colmaron los alrededores del Museo de los Niños antes de las 5 p. m.

A las 2 p. m., las cercanías del Museo ya se encontraban a media capacidad y un pasacalles con música, personajes de diferentes historias, espectáculos de porrismo, mascaradas y hasta acrobacias en mountain bike deleitaron a familias de todas las regiones del país.

Sin embargo, el plato fuerte tardaría en llegar, pues estaba previsto para las 6:30 p. m.: el ansiado espectáculo que combinó música, teatro, juegos de luces y pólvora previo a la iluminación del "Castillo de los Sueños".

Más de 25 actores y bailarines dieron vida al espectáculo, dentro de los cuales sobresalieron Museito y Museita, las mascotas del Museo.

La aglomeración de personas se fue haciendo cada vez mayor, a media tarde ya era difícil caminar cerca de la tarima.

"Nunca me pierdo esto porque es la fiesta de Navidad más bonita de todas las que hay en San José. Me vengo desde temprano con toda la familia, pero la historia de este año estuvo todavía más bonita. Me gustó mucho ver como se vive la Navidad en otros países", comentó Rolando Arguedas, quien llegó con su esposa y sus tres hijos desde Guararí de Heredia.

Los Hernández son una familia tica que radica en Canadá y asistieron a la actividad de iluminación del Museo de los Niños.
Los Hernández son una familia tica que radica en Canadá y asistieron a la actividad de iluminación del Museo de los Niños.

La preparación de este evento tomó nueve meses, entre decidir el guión de la historia, contratar a los actores y bailarines —que por primera vez fueron solo profesionales—, así como obtener requerimientos técnicos y realizar los ensayos.

Las luces del Museo permanecerán alegrando la época navideña hasta el próximo 31 de diciembre.

Información actualizada a las 8:31 p. m.