Por: Irene Rodríguez 5 mayo, 2015

En 1890, cuando fue inaugurado el primer pabellón de psiquiatría en el país, en el Hospital San Juan de Dios, los pacientes con alguna enfermedad mental eran recluidos en cuartos con ventanas bloqueadas con barrotes para evitar fugas.

El lugar abrió sus puertas el 4 de mayo de 1890 y era conocido como el Hospital de Insanos, al que fueron trasladados 78 pacientes del San Juan de Dios.

“En aquel entonces, en otros países, la idea era encerrar a estas personas porque ‘afeaban’ la ciudad. En Costa Rica, se dice que más bien fue una petición para evitar que se burlaran de estas personas”, comentó Lilia Uribe, directora del Hospital Nacional Psiquiátrico.

No obstante, Oliva Brenes, exdirectora del centro médico, opina que Costa Rica sí buscó el aislamiento de esta población.

“Ese espacio que se le pidió a la Junta de Caridad de San José (actual Junta de Protección Social) era para control. A muchas personas les incomodaban estos pacientes porque decían que hacían desastres”, explicó Brenes.

Cambios terapéuticos. En la década de 1950, el enfoque cambió con la aparición de los primeros fármacos para atender trastornos mentales, lo que permitió pensar en una posible rehabilitación del paciente.

En Costa Rica primó la corriente alemana, que proponía que el hospital funcionara en las afueras de la ciudad, en una finca con áreas verdes, donde el director fuera “como un padre para los internos”. Así se construyó el actual hospital, en 1974.

Ya no está en las afueras de San José y su enfoque es otro: menos pacientes internados y más en una vida de estudio o trabajo, entre familiares y amigos.

“Hemos pasado de tener 800 camas para hospitalización a solo 200”, resaltó Uribe.

Nota: se precisió fecha de inauguración del pabellón de psiquiatría (10:40 p. m./5-5-2015).