Francesca Chinchilla. 22 octubre
El Cuerpo de Bomberos colaboró con el rescate del animalito pese a las dificultades de la montaña. Foto: Edith Alfaro.
El Cuerpo de Bomberos colaboró con el rescate del animalito pese a las dificultades de la montaña. Foto: Edith Alfaro.

Simba es un schnauzer que desapareció el pasado sábado 19 de octubre, luego de que su dueña, Ibis Salas, perdió el control de su vehículo y se volcó en el sector de La Roca, en la ruta 27.

Como consecuencia del fuerte impacto, el perrito corrió hacia la montaña, mientras que la conductora fue trasladada al Hospital Monseñor Sanabria, en Puntarenas, pues producto del accidente perdió parte de su brazo izquierdo.

Salas es abogada y viajaba en el sentido Puntarenas–San José cuando ocurrió el percance, cuyas causas aún se desconocen.

Se desconocen los motivos del accidente. Foto: Edith Alfaro.
Se desconocen los motivos del accidente. Foto: Edith Alfaro.

Luego de tres días de búsqueda y múltiples especulaciones sobre su paradero, la mañana de este martes el Cuerpo de Bomberos rescató con vida al perro que se encontraba en una montaña de difícil acceso.

Los familiares y amigos imprimieron volantes y ofrecieron una recompensa de ¢150.000 para lograr localizar a la mascota.

Edith Alfaro, prima de Salas, narró a La Nación que desde el mediodía del sábado recibían constantes llamadas anónimas con información sobre el paradero del animal, por lo que la familia decidió organizarse para salir en busca de Simba. Visitaron comunidades como Caldera, Esparza y Puntarenas, pero no fue posible localizarlo.

“Nos decían que desconocidos se habían llevado a Simba en un vehículo, que lo tenían escondido en una casa y hasta que había salido corriendo en dirección a una montaña", contó Alfaro.

Una persona los llamó para indicarles que escuchaba a Simba ‘llorar’ por las noches, así que este martes llamaron al Cuerpo de Bomberos para ir a rescatarlo.

“Simba escaló una montaña muy alta que está muy lejos de la carretera. Estamos sorprendidos y no entendemos cómo llegó ahí, pero logramos rescatarlo con vida”, explicó Alfaro.
“Simba escaló una montaña muy alta que está muy lejos de la carretera. Estamos sorprendidos y no entendemos cómo llegó ahí, pero logramos rescatarlo con vida”, explicó Alfaro.

Simba vive con su dueña desde que era un cachorro. Los familiares consideran que será una pieza fundamental en la recuperación de Salas, quien permanece en internada en el hospital.

“Todos lloramos cuando Simba fue rescatado porque es muy importante para nosotros y para la recuperación de mi prima. Estamos muy agradecidos con el Cuerpo de Bomberos, con Fuerza Pública y con un muchacho experto en escalar montañas altas, porque nos ayudaron en todo el proceso”, dijo Alfaro.

El perrito estaba deshidratado, por lo que fue trasladado a un centro veterinario para valorar su estado de salud. Esperan que pronto se pueda reunir con su dueña.

Ibis Salas y su mascota Simba.
Ibis Salas y su mascota Simba.