Silvia Artavia. 27 febrero
Como parte de la campaña #chaoplasticodesechable se dejarán de entregar pajillas de plástico.
Como parte de la campaña #chaoplasticodesechable se dejarán de entregar pajillas de plástico.

Restaurantes y demás comercios de San José empezarán a despedirse de las pajillas, vasos, bolsas y recipientes de plástico desechable y los sustituirán por artículos hechos a base de materiales alternativos como el cartón, o bien, eliminarán su uso por completo.

Esto será posible gracias a la campaña #ChaoPlásticoDesechable, emprendida por Fundación Marviva y la municipalidad capitalina con el fin de paliar la contaminación marina, la cual es ocasionada en un 80% por el material de ese tipo que se acumula en las costas y es arrastrado al mar.

La idea es dejar de utilizar, por completo, el plástico de un solo uso, ese que desechamos cada vez que tomamos agua embotellada, cuando compramos una bebida para llevar, al pedir una pajilla en los restaurantes o cuando empleamos bolsas en el supermercado, explicó Jorge Jiménez, director de Marviva.

“En este momento, reciclamos menos del 2% del plástico, y este se queda en los depósitos, rellenos, ríos y playas del país. Lamentablemente, la mayor parte termina en nuestras costas. Eso es el equivalente a 13 camiones de plástico al día… Hemos lanzado más plástico al mar en la última década que en los últimos 200 años”, aseguró Jiménez.

Según dijo el director de Marviva, la gran cantidad de plástico que desechamos, sumado al pobre manejo que hacemos de este, está afectando a más de 170 especies marinas e, incluso, a los humanos.

“No solamente estas especies resultan dañadas. También el plástico se descompone y se generan microfilamentos que flotan en el mar, los cuales son ingeridos por los peces. Muchas de las sustancias que libera este material terminan siendo absorbidas por los tejidos de esos organismos y, eventualmente, culminan en nuestro plato. O sea, que nosotros mismos estamos comiéndonos el plástico que desechamos”, agregó el experto.

Plan piloto

La iniciativa #ChaoPlásticoDesechable ya se empezó a implementar en el Paseo Gastronómico La Luz, en barrio Escalante, una populosa zona de restaurantes.

Se trata de un plan piloto al cual los establecimientos comerciales pueden sumarse voluntariamente.

La esperanza es que se vaya extendiendo en todo el cantón central de San José, afirmó Haydée Rodríguez, gerente de Incidencia Política de Marviva.

“Nos parece que es un sitio en donde ya existe una organización. De hecho, tienen una asociación. Ya están sensibilizados muchos de los comercios en ese tema. Incluso, ya algunos nos habían buscado preguntándonos qué podían hacer para reducir el consumo de plástico”, aseguró la representante.

Marviva empezó la tarea en ese sitio impartiendo capacitaciones entre los propietarios, para que aprendan a reducir el consumo de plástico en sus locales.

Cambios en los comercios

Una de las modificaciones que ya están emprendiendo los restaurantes en barrio Escalante es el cambio de pajillas por removedores orgánicos (de bambú, por ejemplo) o cucharas de madera.

Otra de las acciones es ir reduciendo el uso de los empaques de plástico o de estereofón en los que se alista la comida para llevar, así como las bolsas de plástico.

“Podría crearse, incluso, un incentivo de que si usted trae su propio recipiente para empacar la comida que se va a llevar, reciba algún tipo de descuento, un reconocimiento en la siguiente compra, o algo por el estilo”, prosiguió la especialista.

El cartón sería un sustituto válido para tales fines, siempre y cuando no contenga una especie de revestimiento plástico que muchas veces trae, enfatizó Rodríguez.

Con respecto a las bolsas, ya se están utilizando las de papel, pero el reto es disminuirlas al máximo.

Playa Tárcoles, en el norte de Puntarenas, es uno de eso sitios costeros a donde llega el plástico arrastrado por el río del mismo nombre. Foto: Nina Cordero.
Playa Tárcoles, en el norte de Puntarenas, es uno de eso sitios costeros a donde llega el plástico arrastrado por el río del mismo nombre. Foto: Nina Cordero.

En cuanto a las botellas plásticas, el objetivo es que sean reemplazadas por vidrio.

Asimismo, el programa #ChaoPlásticoDesechable colocará una especie de leyenda o reglamento impreso en las paredes de los comercios participantes, con el fin de informar a los clientes sobre las políticas de no utilización de plásticos de un solo uso.

Cada comercio recibirá una placa que lo certifica como un sitio libre de este material.

Mónica Mendoza, presidenta de la Asociación de Restaurantes del Paseo Gastronómico La Luz, dijo que aunque la mayoría de restaurantes de barrio Escalante comparte una conciencia ambiental, se tratará de un proceso paulatino.

“El problema no es el plástico como tal, sino ese que desechamos al usar una pajilla o una bolsa por unos minutos y luego botamos. Nosotros en las cocinas de los restaurantes tenemos contenedores enormes de plástico con una gran vida útil. Lo que está completamente prohibido es el plástico desechable”, aseveró Mendoza.

Barrio detonante

Por su parte, Johnny Araya, alcalde de San José, dijo que la expectativa barrio Escalante sirva de catalizador para motivar a otras comunidades a liberarse de plástico.

“Barrio Escalante está detonando a otros lugares cercanos, como Amón y La Califiornia, que están sumándose a esfuerzos similares (culturales y gastronómicos), Entonces, este ejemplo de que los comercios de ese barrio empiecen a colocar el sello de #ChaoPlásticoDesechable, va a generar otras réplicas en la ciudad, expresó el jerarca municipal.

El alcalde agregó que parte de los esfuerzos de la municipalidad para tener una ciudad más limpia, han sido la compra de más de 25 equipos de recolección de basura en el último año. Esto debido a que, por día, el ayuntamiento recolecta 70 toneladas de desechos de las calles.