Lucía Astorga. 20 enero
Jaguar atropellado en la ruta 21, en Guanacaste, el 24 de diciembre del 2018. Foto: Tomada por Luis Carlos Hernández y suministrada por Panthera
Jaguar atropellado en la ruta 21, en Guanacaste, el 24 de diciembre del 2018. Foto: Tomada por Luis Carlos Hernández y suministrada por Panthera

Costa Rica cuenta con una gran variedad de organizaciones que impulsan en distintas partes del país, la construcción de pasos de fauna para evitar que los animales sean atropellados o incluso electrocutados.

Panthera es una de estas agrupaciones, que se enfoca en la conservación de felinos a nivel mundial. En el continente americano, su interés principal es la protección del jaguar, como especie sombrilla.

“Eso quiere decir, que si protegemos al jaguar, su casa y sus presas, entonces se benefician también un montón de otras especies e incluso plantas”, señaló Daniela Araya, bióloga de la organización.

Lo que se busca es mantener la conectividad de las poblaciones de jaguares de un bosque a otro, a lo largo de la región. Por ejemplo, que los grupos de Talamanca se puedan comunicar con los de Panamá y Nicaragua.

De acuerdo con la experta, en el país aún existe mucho desconocimiento con respecto al impacto ambiental que tiene el desarrollo de infraestructura vial, tanto en zonas rurales como urbanas.

“Desde el 2010 trabajamos este tema de hacer que los caminos no sean barrera para el paso del jaguar (...) muchos animales se movilizan en caminos de lastre, cuando ya los asfaltas, esos caminos tienen más autos, aumenta el flujo vehicular a una mayor velocidad y empieza a darse desarrollo en esos sitios (desplazando la vida silvestre)”, explicó Araya.

¡Alto! Perezosos cruzando
Un perezoso se desplaza por un paso de fauna aéreo. Foto: Suministrada por The Sloth Institute
Un perezoso se desplaza por un paso de fauna aéreo. Foto: Suministrada por The Sloth Institute

Otra organización comprometida con la vida silvestre es The Sloth Institute, que opera en Manuel Antonio, en la provincia de Puntarenas, y que una de las tareas que ha asumido, tiene que ver con la construcción de pasos aéreos para los perezosos.

“Los pasos para perezosos son diferentes de otros puentes de vida silvestre”, expresó Sam Trull, directora y cofundadora del centro.

La razón por la que no funcionan, según la experta, es porque los perezosos no están enfocados en la visión, por lo que no pueden ver desde muy lejos que hay una conexión de cuerda por la que podrían trepar y usar.

“Siempre eligen el camino de menor resistencia porque necesitan conservar energía debido a su lento metabolismo y baja ingesta calórica. Tampoco tienen miedo, ni dudan, en usar el suelo para ir del punto 'a' al punto 'b', o usar cables eléctricos si eso es lo que está frente a ellos”, indicó Trull.

Freedom, es la mascota de peluche de The Sloth Institute; la organización trabaja con los bomberos de Quepos para rescatar perezosos que quedan atrapados en el cableado eléctrico. Foto: Suministrada por The Sloth Institute
Freedom, es la mascota de peluche de The Sloth Institute; la organización trabaja con los bomberos de Quepos para rescatar perezosos que quedan atrapados en el cableado eléctrico. Foto: Suministrada por The Sloth Institute

Para la directora del instituto, la mejor y única forma de mantener a los perezosos fuera de peligro, y también de mejorar su hábitat, es construir estas conexiones donde viven las poblaciones, para que no sientan la necesidad de desplazarse a una carretera o que si esta cruza su hogar, entonces agregar un cruce en la ubicación correcta sobre la carretera para ayudarlos a pasar con seguridad.

Los pasos de fauna para perezosos, no solo existen por la presencia de carreteras, sino también otro tipo de daños en el bosque producidos por la actividad humana, como la poda y corta de árboles.

“Pasa que lo humanos no suelen ver cuán negativamente estas pequeñas brechas pueden afectar a los perezosos; como no pueden saltar, las copas de los árboles deben superponerse para que los perezosos puedan viajar de árbol en árbol en busca de alimento, refugio y otros perezosos”, indicó.

“Creemos que al mejorar el hábitat de los perezosos, a través de los pasos aéreos, la plantación de árboles y la educación, podemos evitar que los perezosos quieran estar cerca de carreteras y cables eléctricos”, añadió.