Silvia Artavia. 10 febrero
Los investigadores calificaron la planta con “características muy distintivas”, las cuales permiten separarla de otras ya conocidas en América.
Los investigadores calificaron la planta con “características muy distintivas”, las cuales permiten separarla de otras ya conocidas en América.

La Isla del Coco vuelve a hacer su aporte a la diversidad biológica de Costa Rica, pues, recientemente, fue descubierta allí una nueva especie de la planta Tachia.

El espécimen fue hallado al norte de cabo Dampier, que lleva al cerro Las Madres. Se trata de un género caracterizado por presentar arbustos pequeños y, raras veces, lianas o hierbas.

Los expertos recolectaron varios ejemplares fértiles de esta nueva especie, la cual describieron con “características muy distintivas”, que permiten separarla de otras ya conocidas en América.

El hallazgo, publicado en la revista científica del Instituto de Investigación Botánica de Texas, fue de Guillermo Blanco, guardaparques del Parque Nacional Isla del Coco, y del botánico Alexánder Rodríguez, del Herbario Nacional de Costa Rica, perteneciente al Museo Nacional.

Exitosa expedición

"Yo andaba con el botánico, porque ellos van a hacer expediciones de rutina. El se quedó recolectando y yo me fui a caminar, a ver si podía llegar al cerro Las Madres, un lugar muy bonito, que está a 400 metros de altura sobre el nivel del mar, y que tiene bosque nuboso. Iba caminando, con mucho cuidado, por una ladera que daba a un guindo, cuando vi una planta que nunca antes había visto en la isla", contó el guardaparques a La Nación.

Al bajar del cerro, Blanco recogió unas muestras de la planta y se las mostró a Rodríguez.

"Le dije, en broma, que si era una especie nueva, tenía que ponerle mi nombre, y así lo hizo", recordó el funcionario.

Por ese motivo, el nuevo espécimen fue nombrado como Tachia Blancoi, en reconocimiento a Blanco, quien tiene casi 17 años de laborar como guardaparques en la isla.

Según contó Blanco, en setiembre de 2017, una expedición del Herbario Nacional había salido en busca de esa especie de planta específicamente.

Los investigadores que publicaron el descubrimiento en la revista norteamericana son Alexánder Rodríguez y Joaquín Sánchez, ambos botánicos de esta entidad del Museo Nacional.