Ciencia

Bosque de la Hoja sustituirá sus cipreses por 11 especies nativas

Ingenieros forestales eligieron árboles de la zona para reforestarlo

Los viejos árboles de ciprés del Bosque de la Hoja -en San Rafael de Heredia- serán sustituidos por 11 especies nativas, como parte de un plan para inyectarle vida a ese pulmón verde.

Los cipreses, que comprenden una extensión de 16 hectáreas, fueron plantados en 1945 y hoy están prácticamente muertos: tienen enormes grietas, raíces secas y se caen a pedazos, lo que representan un peligro para los visitantes.

Entre los 'nuevos inquilinos' del bosque herediano destacan el cedro dulce ( Cedredella donduzi ), el cacho de venado (Oreopanax xalapensis) , el dama ( Citharexylum dama ) y el frondoso árbol de roble ( cuercos copeyensi ).

Además, se plantarán centenares de árboles de uruca ( Trichilia havanensis ), de níspero ( Eriobotrya japonica ) y el enzino ( Cuercos seemanni ).

Completarán la nueva población del bosque con árboles de aguacatillo ( Cinnamommum ), encinos ( Quercus seemannli ), jaúles ( Alnus acuminata ) y nogales ( Juglians neotropica ).

"Todos estos árboles tardan al menos 40 años para alcanzar su madurez, por lo cual también se sembrarán nuevos árboles de ciprés que ya son parte del paisaje y que tienen un crecimiento más rápido, de entre 20 y 25 años", explicó el ingeniero forestal Rafael Murillo, del Instituto de Investigación y Servicios Forestales de la Universidad Nacional (UNA).

El territorio restante del bosque -que no tiene ciprés- , se someterá a un proceso de regeneración natural del bosque.

Además, la Municipalidad piensa habilitar senderos y caminatas así como áreas para prácticas deportivas como mountain bike y canopy , deporte extremo en el que las personas se lanzan por cables por las copas de los árboles.

Más allá. El ingeniero Murillo recalcó que una de las necesidades de preservar y proteger el Bosque de la Hoja estriba en su alto nivel de captación de agua que beneficia no solo a varios cantones heredianos, sino al 60% de los habitantes de todo el Valle Central.

Como parte del proyecto se procurará utilizar al máximo el área recreativa de tres hectáreas que existe actualmente. Esta área es el 7% de todo el bosque.

Para ello, se mejorará el estado de la zona verde que funciona como cancha de futbol o de voleibol y el área de picnic.

Adicionalmente, se espera construir un aula para la educación ambiental. Servirá como centro de información e investigación donde se manejen los conceptos de historia, ambiente, cultura y ciencia.

Se buscará crear, en manos de asociaciones comunales, una venta de artesanías y comidas.

El alcalde de Heredia, Javier Carvajal, alabó el plan como una forma de utilizar mejor el bosque en beneficio de la población.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.