12 octubre, 2016
Cada año, entre julio y octubre, es posible disfrutar de este maravilloso espectáculo en las aguas del Golfo Dulce. Foto: Mario Rojas
Cada año, entre julio y octubre, es posible disfrutar de este maravilloso espectáculo en las aguas del Golfo Dulce. Foto: Mario Rojas

El espectáculo que ofrecen ballenas jorobadas y delfines ha permitido que el turismo en el Pacífico sur del país registre un incremento de hasta 80.000 personas en el lapso de tres años.

Así lo dio a conocer el ministro de Turismo, Mauricio Ventura, quien explicó que el avistamiento de estas especies marinas es una actividad atractiva para nacionales y extranjeros.

Foto: Mario Rojas
Foto: Mario Rojas

"Tan solo del 2010 al 2013 la cantidad de turistas que observaron cetáceos en nuestro país se triplicó, pasando de 43.302 a 131.373 turistas", detalló Ventura en un boletín de prensa.

Puerto Jiménez, en el golfo Dulce, provincia de Puntarenas, es uno de los sitios estratégicos para esta actividad. Las ballenas llegan allí atraídas por las aguas cálidas y poco profundas que las hacen aptas para criar y amamantar a sus ballenatos.

En Puerto Jiménez unos 10 'boteros' ofrecen el tour de avistamiento de ballenas. El precio, para nacionales, ronda los $30. Fotos: Mario Rojas
En Puerto Jiménez unos 10 'boteros' ofrecen el tour de avistamiento de ballenas. El precio, para nacionales, ronda los $30. Fotos: Mario Rojas

La temporada para observar de cerca a estos animales se da aquí entre julio y octubre de cada año. Cerca de 10 boteros ofrecen viajes con precios para nacionales que rondan los $30 (¢16.800).

El pasado 2 de octubre, el fotógrafo Mario Rojas fue testigo del espectáculo que ofrecen las ballenas frente a playa Platanares.

"Taboga (botero del lugar), nos dijo que era cuestión de suerte y ¡la tuvimos! Frente a la playa vimos una ballena enorme surcando y jugueteando con su cría", relató Rojas.