Irene Rodríguez. 3 julio
El panel reunió personas de la NASA, la Agencia Espacial Europea, la Agencia Espacial China y otros especialistas en política espacial. Fotografía: Monserrath Vargas
El panel reunió personas de la NASA, la Agencia Espacial Europea, la Agencia Espacial China y otros especialistas en política espacial. Fotografía: Monserrath Vargas

Lausana, Suiza. Robots explorando la Luna o Marte, y drones aterrizando en la superficie de Titán, una de las “lunas” de Saturno.

Así serán las misiones espaciales en los próximos 50 años, en las que habrá más presencia “artificial" que humana, para que los científicos, desde la Tierra, puedan desmenuzar y sacarle provecho a la gran información que recolecte la tecnología.

De este tema hablaron a profundidad especialistas de diferentes agencias espaciales durante la Conferencia Mundial de Periodismo Científico 2019 (WCSJ2019) que se celebra esta semana en Lausana, Suiza y de la que la Nación es parte.

En dicho panel participaron representantes de la Administración Nacional de Aerounaútica y Espacio de Estados Unidos (NASA, por sus siglas en inglés), la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés), la Agencia Espacial Rusa y la Agencia Espacial China.

(Video) ¿Quiere saber lo último de la ciencia y la tecnología? La Nación se lo trae desde Suiza

¿Por qué serán más comunes los robots en las próximas exploraciones espaciales? “Los seres humanos aumentan el costo diez veces”, enfatizó Anatoly Petrukovich, de la Agencia Espacial Rusa.

En ese sentido, él y los otros expertos explicaron que es muy alto el precio de la investigación científica para lograr que los seres humanos lleguen, permanezcan y, aún más importante, regresen de sitios como Marte, por ejemplo. Además, las personas requieren de alimentación, asistencia en salud, monitoreo y otras cosas que los robots o drones no necesitan.

Como dato curioso, Petrukovich mostró a la prensa los modelos de bases lunares que Rusia pensaba construir en la década de 1970, en contraste con los que se tienen previsto para el futuro.

“Hace casi 50 años nos imaginábamos más una ciudad en la que habitarían humanos. No había robots en mente. Hoy es todo lo contrario, los robots serían quienes estén allí todo el tiempo”, destacó el especialista.

Foto suministrada por Irene Rodríguez
Foto suministrada por Irene Rodríguez

David Parker, de la ESA, tiene la misma posición. Aunque ellos sí piensan en exploración humana, saben que los robots guiarán el camino y que con su trabajo no será necesaria tanta presencia de personas.

“Nuestros exploradores robóticos irán de primero. Verán las condiciones de agua, de clima. Habrá 'investigación colaborativa entre humanos y robots”, destacó Parker.

Y agregó: “con Marte pasará igual. Serán robots los que vayan delante y preparen la llegada de personas. Ellos harán investigaciones mientras podamos hacer un viaje de ida y regreso con humanos. No podemos dejarlos allá sin saber cómo traerlos de vuelta”.

Para lograr objetivos como estos, Thomas Zurbuche, de la NASA, destacó que gran parte de las investigaciones se concentran en buscar que las baterías sean lo suficientemente resistentes para durar lo necesario y funcionen de manera correcta. También quieren crear aplicaciones de inteligencia artificial en ambientes del espacio.

China, por su parte, tampoco tiene planeado enviar humanos a la fase oscura de la Luna, donde ya están realizando estudios.

“Estamos concentrados en construir nuestra propia estación espacial. Esa es nuestra prioridad. Después se verá si enviamos personas a la Luna”, subrayó Wu Ji, de la Agencia Espacial China.

El experto señaló que la construcción de esta estación estará lista en el 2022.

Mirar 50 años atrás para soñar con 50 años en el futuro

Dentro de dos semanas se cumplirán 50 años de un hito científico de la humanidad: la llegada a Luna. Desde entonces, mucho ha cambiado, en términos de conocimiento científico, avance tecnológico, pero también en términos políticos.

“Hace 50 años fuimos al espacio para ganarle a los soviéticos. Era una carrera. Quisimos ganarla y lo logramos. No eran motivaciones científicas. Luego vimos que al fin y al cabo no somos de equipos diferentes, todos estamos en un mismo planeta que es pequeño y frágil”, destacó Lory Garver, quien fue administradora adjunta de la NASA durante el gobierno de Barak Obama y hoy es activista política por la ciencia.

Petrukovich complementó: “los líderes políticos son como niños de kinder. Si uno va a un lugar todos quieren ir ahí”.

“Ahora la carrera es diferente, es una carrera en la que estás para ayudarle al vecino”, agregó.

Parker destacó que hoy se apuesta por una ciencia colaborativa: “la exploración espacial sin ciencia es solo turismo y esa ciencia hoy se hace de la mano”.

¿En qué se trabaja hoy?

Hace 50 años la prioridad era la Luna. La realidad en este momento es muy distinta. La futura agencia espacial china se concentrará en ver nuestro espacio más próximo.

Mientras tanto, la NASA anunció la semana pasada que ya trabajan en un dron que enviarán a Titán, la luna de Saturno, en el 2026.

“También tenemos mucho que analizar de los datos ya disponibles de las investigaciones ya hechas. Debemos concentrarnos en entender de manera profunda lo que ya sabemos”, apuntó Zurbuchen.

Además, Parker destacó que la ESA tiene tres prioridades de investigación en este momento: la órbita baja de la Tierra, la Luna y Marte.

Para los especialistas, es difícil saber cómo evolucionará la exploración espacial, pero, entre bromas, algunos lanzan sus apuestas.

“En 50 años, humanos, robots y ciborgs (criatura formada por materia orgánica y dispositivos tecnológicos) viajaremos a la Luna”, dijo Parker.

¿Y qué idioma se hablará para entonces en el espacio?

Zurbuchen aseguró que eso no será un problema: “para ese entonces tendremos algún tipo de dispositivo en el que, yo pueda hablarle en mi idioma a Ji y él escuche en su idioma y me responda en el de él y yo pueda entenderle como si me hablara en el mío”.