14 junio, 2016
La cápsula Cygnus fue liberada de la Estación Espacial Internacional para ser protagonista de un experimento que consiste en in incendio provocado para medir los efectos del fuego en condiciones de microgravedad.
La cápsula Cygnus fue liberada de la Estación Espacial Internacional para ser protagonista de un experimento que consiste en in incendio provocado para medir los efectos del fuego en condiciones de microgravedad.

San José

Al ser las 2:55 p.m. (hora de Costa Rica) la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) reportó que el "el mayor incendio provocado en el espacio está transcurriendo con éxito".

Se trata del Spacecraft Fire Experiment (Saffire) un experimento que consiste en producir un incendio a bordo de la cápsula Cygnus para estudiar los efectos del fuego en condiciones de microgravedad.

Las mediciones de la NASA comprobaron que efectivamente la mezcla de algodón y fibra de vidrio de la nave habían sufrido quemadduras.

La cápsula no tripulada Cygnus abandonó la Estación Espacial Internacional (ISS) a las 7:30 a.m de este martes (hora de Costa Rica) para servir como recinto para un incendio provocado por los ingenieros de la Nasa el cual no tiene precedentes en una nave espacial en órbita.

Este esperimento proporcionará datos valiosos para la seguridad actual y para futuros trajes de astronautas, explicó la Nasa.

Una vez desencadenado el incendio en la cápsula, los expertos evualarán el tamaño y extensión de las llamas y medirán el calor y las emisiones de gas en condiciones de microgravedad.

A través de Saffire-1 se podrán determinar los límites de inflamabilidad en la microgravedad de varios materiales utilizados en en las naves y ayudará a comprender cómo la microgravedad y las cantidades limitadas de oxígeno afectan el tamaño de las llamas.

Esta experiencia es considerada crucial para comenzar a desarrollar mejores sistemas de detección de incendio en las naves especiales y nuevos equipamientos de protección para los astronautas.

Cygnus quedará en órbita hasta el 22 de junio, cuando entrará a la atmósfera y se desintegrará sobre el océano Pacífico.