Relaciones Corporativas. 14 mayo
Durante la visita, los pequeños vivieron la experiencia que el Parque le ofrece a todos sus visitantes. Foto: Alonso Tenorio
Durante la visita, los pequeños vivieron la experiencia que el Parque le ofrece a todos sus visitantes. Foto: Alonso Tenorio

Las risas, las caras de sorpresa y la curiosidad infantil alegraron de manera especial a Parque Viva, durante una reciente visita que realizaron al recinto los estudiantes del kínder de Rincón Chiquito, en La Guácima de Alajuela.

La visita de los pequeños invitados es parte de un programa de Responsabilidad Social que la empresa desarrolla en la comunidad.

Durante el recorrido, que estuvo a cargo de funcionarios de Parque Viva, los niños pudieron conocer el Anfiteatro Coca-Cola y sus camerinos, el Centro de Eventos, el Circuito de Competencias, El Bosque y las distintas plazas recreativas del lugar.

A lo largo de la mañana, se realizaron varias dinámicas para que estos importantes invitados vivieran la experiencia que Parque Viva ofrece a todos sus visitantes.

Los pequeños hicieron fila en la boletería principal del Parque y fueron acreditados para ingresar, al igual como si se tratara de un evento real. Además, se les explicó los roles de las personas que trabajan en Parque Viva. Incluso, algunos de ellos, de manera muy entusiasta, asumieron el papel de productor de eventos y de periodista, con el fin de que entendieran de forma experiencial en qué consisten estos puestos de trabajo.

Ellos también tuvieron la oportunidad de conocer los camerinos que ocupan los artistas durante sus presentaciones; así como el escenario y la pista del autódromo, uno de los sitios que, sin duda, generó emociones.

El bosque fue el escenario perfecto para que los niños disfrutaran de una deliciosa merienda al aire libre.

De los momentos más emocionantes fue cuando los niños visitaron el taller del CTCC. Foto: Alonso Tenorio
De los momentos más emocionantes fue cuando los niños visitaron el taller del CTCC. Foto: Alonso Tenorio

Como parte del recorrido también estuvo previsto una visita a los talleres del CTCC, donde los pequeñines tuvieron la oportunidad de subirse en “poderosos vehículos”, que generaron rostros de sorpresa y emoción.

El recorrido finalizó con la entrega de un paquete especial para cada niño. Al final, cada uno regresó feliz a sus actividades escolares.