4 marzo
La mayoría de estudiantes de la Escuela La Pradera asistió al acto de entrega de los textos.
La mayoría de estudiantes de la Escuela La Pradera asistió al acto de entrega de los textos.

Los estudiantes de primero a sexto grado de las escuelas Rincón Chiquito y La Pradera, ubicadas en La Guácima, en Alajuela, se vieron beneficiadas con 489 ejemplares de libros donados por Parque Viva.

La entrega en ambas escuelas, que se realizó el jueves 28 de febrero, contó con la participación de personal educativo, alumnos y representantes de Parque Viva. La iniciativa forma parte del programa de Responsabilidad Social que la empresa desarrolla en la comunidad.

“Para Parque Viva representa una enorme satisfacción poder contribuir de esta forma con la comunidad de La Guácima. La educación es una de las herramientas más importantes, nos ofrece una infinidad de oportunidades, y tiene un fin: ayudar a superarnos y alcanzar los sueños que tenemos en la vida”, comentó Edgar Cárdenas, gerente de operaciones de Parque Viva.

Población en vulnerabilidad social

En el caso de la Escuela Rincón Chiquito, la donación incluyó textos de las materias de Matemáticas y Español para tercer, cuarto y sexto grado.

Por su parte, Gilbert González, director del centro educativo, comentó que este tipo de donaciones busca facilitar el proceso educativo en una población con condiciones de vulnerabilidad social.

Gloriana Paz, coordinadora de Mercadeo de Parque Viva, participó en la entrega de los libros.
Gloriana Paz, coordinadora de Mercadeo de Parque Viva, participó en la entrega de los libros.

“La gran mayoría de los contenidos de los programas del Ministerio de Educación Pública están incluidos en los textos, lo que agiliza el aprendizaje de los estudiantes. Estoy seguro que nuestros alumnos sabrán sacarle el provecho necesario a los libros”, recalcó.

Por su parte, la Escuela La Pradera recibió los textos de Ciencias y Estudios Sociales, como parte de un acto que reunió a la mayoría de sus 200 alumnos.

Carla Segura, directora del centro educativo, comentó que “a pesar de que el uso de la tecnología gana terreno en el sistema educativo, no podemos dejar de lado la importancia del uso del libro en el proceso de aprendizaje”.

“Los textos sirven como material de apoyo en el aula, ya que, por ejemplo, la escuela no cuenta con fotocopiadora por lo que resultaría difícil para los docentes reunir fondos para entregar este tipo de recurso didáctico a sus estudiantes”, agregó.