Ivannia Varela. 2 marzo
Archivo LN
Archivo LN

Siete de cada diez dueños no pensaron en las implicaciones que conlleva tener un perrito en sus hogares. Así lo reveló el estudio Tenencia responsable de perros , realizado por la organización Protección Animal Mundial.

Aunque esos datos son del 2016, es bastante probable que se mantengan y suceda parecido en el caso de gatos, conejos, cuilos y otros animales domésticos.

Sin duda, las consecuencias de dejarse llevar por los impulsos son lamentables, pues muchas mascotas terminan en las calles o en albergues, bajo el razonamiento de que “no resultaron ser” lo que las personas se imaginaron al comprarlas o adoptarlas.

¿Qué debemos hacer para que esto no suceda? Guisela Vico, presidenta de la Asociación Protectora de Animales (ANPA) nos ayudó a hacer una lista de aspectos que se deben considerar antes de dar el gran paso de llevar un animalito a nuestro hogar.

1) Tómese el tiempo necesario para decidir. La elección de tener una mascota debe ser una decisión bien pensada y de consenso familiar, pues este compromiso durará, con perros alrededor de 15 años y con gatos, algo más. ¿Están dispuestos a asumir esa responsabilidad y hacerlo bien?

2) Haga un presupuesto. Para tener un animal en óptimas condiciones se deben hacer inversiones. Entre los gastos, además de la alimentación, la cama, los juguetes, la correa, una posible transportadora y demás implementos, se necesita considerar dentro del presupuesto familiar la atención médico veterinaria.

Un chequeo cada año será lo mínimo, aparte de las vacunas anuales, desparasitaciones regulares y la castración (en caso de no estarlo al momento de adquirir la mascota).

El dueño también debe estar preparado para enfrentar un accidente o una enfermedad.

3) Elija el establecimiento adecuado. Todos los lugares que comercializan perros o gatos, incluso si se trata de casas habitación, deben contar con un permiso de funcionamiento llamado certificado veterinario de operación (cvo). Este es emitido por el Servicio Nacional de Salud Animales (Senasa), del Ministerio de Agricultura y Ganadería.

Si no cuenta con este aval, el establecimiento funciona al margen de la ley.

En caso de que el animalito que desea adquirir esté en una veterinaria o tienda de mascotas, saque el tiempo para visitar el criadero del que proviene ese cachorro. Si no le ofrecen esa información, lo mejor es descartar esa alternativa.

Los criaderos de perros y gatos deben satisfacer una serie de requisitos que garanticen el bienestar de los animales. Por ello, solicite siempre ver las instalaciones completas y verifique que cuenten con lo siguiente:

A. Áreas de recreo y ejercicio para las mascotas.

B. Encierros según tamaño, edad y cantidad de animales.

C. Encierros con techo, luz natural, secos, construidos con materiales lavables, resistentes a la humedad y libres de malos olores;

D. Espacios especiales para las madres paridas y preñadas, así como para los bebés.

E. Entrega de factura timbrada e información escrita sobre los cuidados, alimentación, necesidades y características del animal que está a la venta.

F. Nunca deberían vender cachorros menores a las 10 semanas de vida.

G. El comercio debe entregar certificado de vacunas y desparasitaciones debidamente firmado por el médico veterinario regente del establecimiento.

H. Los animales que se venden deben estar totalmente sanos, a los cuales les cubre una garantía de al menos un mes.

Si al hacer la visita nota algo que no concuerde con estos parámetros u observa a los animales en mal estado, contacte a Senasa.

En caso que su nuevo amigo, sea un perro, es muy importante contar con una correa, así como con el collar o la pechera adecuada, y una plaquita de identificación. En la foto: Pinky y Taquito.
En caso que su nuevo amigo, sea un perro, es muy importante contar con una correa, así como con el collar o la pechera adecuada, y una plaquita de identificación. En la foto: Pinky y Taquito.

¿Ya decidió comprar o adoptar?, entonces siga estos otros consejos:

4) Ármese de paciencia. Los primeros días es normal que el animal esté algo nervioso o hasta verdaderamente aterrorizado, por eso, mantenga la calma.

Déjelo olfatear y que se familiarice con su ambiente de forma natural. Si hay niños en la vivienda, enséñeles a tratarlo de forma suave.

Dependiendo de la edad, el perrito o gato pasará más tiempo dormido. Trate de que esos días sean de experiencias positivas y agradables.

5) Aliméntelo bien. La alimentación dependerá del animal y de la edad que este tenga. Pero es muy importante que el día que llegue a su hogar usted ya tenga el alimento correcto, para no tener que variar su dieta. Así evitará problemas digestivos.

6) Desígnele un espacio de descanso. Antes de que la mascota esté en su casa, es bueno tenerle una cama, recipientes de comida y agua, y la litera o caja de arena, en caso de los gatos. Escoja bien el espacio en donde dormirá el animalito, que no sea ruidoso y esté protegido del sol, la lluvia y el frío.

7) Sea cuidadoso. En caso que su nuevo amigo, sea un perro, es muy importante contar con una correa, así como con el collar o la pechera adecuada, y una plaquita de identificación, para cuando salgan de paseo.

Recuerde que conforme el animal crece, el collar o la pechera deberá cambiar de tamaño.

8) Juguetes adecuados. Esté preparado, no improvise con los juguetes que pueden terminar provocando una emergencia si el animal se traga algunas piezas. Tampoco es recomendable darle medias o zapatos viejos, porque luego no sabrá hacer la diferencia.

Adquiera juguetes que vayan conforme a la edad de perro o gato. ¡Juegue con ellos!

9) Tiempo de calidad. Dependiendo de la edad que tenga su mascota así tendrá que planificar el tiempo que pase con ella. Mientras más cachorro sea un animal, será más importante pasar tiempo juntos para enseñarle las reglas de la casa, como por ejemplo dónde orinar y defecar.

Si es adulto y no cuenta con un espacio grande, deberá planificar los paseos y juegos que tendrán a diario. Para los gatos, lo ideal es divertirse dentro de la vivienda.

10) Ubique al veterinario de confianza. Puede pedir referencias con amigos y familiares, o acercarse a la clínica más cercana de su casa, pero lo importante es que usted ya tenga el médico veterinario ubicado y pueda visitarlo, cuando el animal esté relajado y ambientado. Ahí le abrirán un expediente para llevar un buen control de salud.

11) ¡Disfrute y ámelo! El simple hecho de acariciar a un perro o gato produce una reacción inmediata de relajación. Así que disfrute de la compañía y el amor incondicional que su mascota le proporciona. Pasen mucho tiempo juntos, póngale atención a sus diferentes formas de ladrar o maullar, haga que su comunicación sea fluida. ¡Pronto descubrirá que llevó a su casa a su mejor amigo!

Tener una mascota trae grandes beneficios. Él es Nacho.
Tener una mascota trae grandes beneficios. Él es Nacho.