Emanuel Olivier Peralta. 1 octubre, 2020

Así como se plantean los objetivos a la hora de proyectar el crecimiento y sustentabilidad de una empresa, es necesario que se definan los objetivos de marketing para su marca.

Desde optimizar la presencia en redes, hasta planificar la conversión que se querrá tener de las mismas. Pasando por el plan de comunicación, contenido y diferentes plataformas en las que puede hacer presencia la marca o empresa, que le ayuden a hacer la conversión de los diferentes recursos: tiempo, dinero, esfuerzos; de manera tangible.

Sin estos objetivos y pasos claros, se corre el riesgo de agotar todos los recursos sin que se logre nada en concreto, sin pistas de dónde ha sido la falla, ni aprendizajes aplicables del proceso.

Por otro lado, estos objetivos de marketing deben estar alineados a aquellos que son la base de la marca o empresa, tanto a su visión como al presupuesto y tiempo. Pero, ¿cómo se plantean?

A continuación le compartiremos algunos consejos para definir de una manera eficiente los objetivos de la marca:

  1. Determinar su objetivo y KPIs:

Es común confundir los objetivos, metas y pasos a la hora de plantear una estrategia de marketing, pero es fundamental saber diferenciarlos y plantear muy bien cada uno de ellos para garantizar su cumplimiento.

Un objetivo es una visión global de lo que se quiere lograr y cómo impactará a su marca o empresa. Este puede ser el posicionamiento orgánico o un porcentaje de aumento de ventas.

A su vez, las metas están enfocadas en estrategias centradas en cada KPI (Key Performance Indicators), estos permiten ubicar dónde se encuentra la empresa, hacia dónde se quiere dirigir, los pasos concretos que se tienen que seguir

para llegar allí, y el tiempo en el que se hará.

2. Busque que los KPIs sigan un método SMART

Al plantear las metas de marketing, estas deben facilitarnos su evaluación siendo: específicas, medibles, alcanzables, relevantes y tener un margen de tiempo determinado.

  • Metas específicas:

Cuando un planteamiento es muy ambiguo puede confundir a la hora de saber qué acciones aportan o no a la meta.

Si se plantea un incremento en la cantidad de seguidores, pregúntese: ¿en qué plataformas, cuántos específicamente?, si es posible incluso de qué países o ciudades, de qué géneros, y todos aquellos aspectos que sean de beneficio para su negocio.

  • Metas medibles:

Se debe ser lo suficientemente específico para poder cuantificar o medir la meta, y cómo esta contribuye a la marca. De esta manera se podrá observar claramente cuánto falta por llegar y el esfuerzo que se debe invertir para hacerlo.

Si no se tiene muy claro en qué manera se puede medir una meta, piense en el proceso: ¿qué le indica que la meta se está logrando?, ¿más ventas, más interacción, más alianzas?

  • Metas alcanzables

Cuando se plantean las metas y objetivos deben ser con base en aquellas cosas que han funcionado, que han aportado anteriormente y que al evaluar la tendencia sea un hecho que es realizable.

Es decir, proponer metas que no van de la mano con la marca o con un incremento fuera de lo esperado, puede resultar en una pérdida de esfuerzos.

Por el contrario, al plasmar metas desde lo conocido, dejando espacio al crecimiento será mucho más factible que estas se lleven a cabo.

  • Metas relevantes

Es vital evaluar si la meta planteada contribuye de manera directa al objetivo, es decir, que en conjunto aporten al objetivo final.

Si estas no están alineadas, será muy difícil que se logre llegar al cumplimiento del objetivo de manera exitosa.

Por ejemplo: si su objetivo final está alineado a aumentar las ventas, pero cada estrategia apunta únicamente a generar más interacciones sin un incentivo de visitas a la web, a conocer los productos, a generar planes y promociones que muevan la cantidad de ventas; entonces, no son relevantes para el objetivo, ni para la marca en sí.

  • Período de tiempo de las metas

Uniendo todos los pasos anteriores, las metas deben tener un margen de tiempo en el que los esfuerzos estarán enfocados en lograr el objetivo final.

Es un compromiso que le dará valor a los datos arrojados durante el proceso de prueba e implementación, ya que a partir de allí se pueden empezar a detectar patrones en comparación con otras épocas, períodos de tiempo, etc.

Por último, queremos compartirle un ejemplo de lo que serían los objetivos S.M.A.R.T.:

Para esto queremos posicionar la marca en redes sociales, específicamente en Facebook, ya que nuestros clientes se alinean más con el perfil de la plataforma. Entonces, podemos plantear lo siguiente:

“Aumentar por 100 la cantidad total de seguidores en Facebook cada semana durante dos meses”

Este objetivo tiene un target y propuesta específica, puede ser medido semanalmente, evaluar el tipo de publicaciones que se hacen y cuál genera mayor exposición, es relevante para el posicionamiento de la marca, y tiene un periodo de tiempo determinado.

Evaluar con detenimiento qué indica cada plataforma en la que se encuentra

Planificar las metas y objetivos de marketing para su empresa le dará el norte al cual apuntar, pero es indispensable estudiar con detenimiento (auditar) cada una de las plataformas en las que se encuentra, cómo funciona para su marca y para otras similares.

De esta manera, podrá comparar si los objetivos planteados anteriormente están bien encaminados o hace falta modificarlos para que puedan ser logrados.

¿Qué elementos debe medir en su marca?

Las estadísticas que muestran las redes sociales y sitios web le dan un indicativo de cómo se está desempeñando la estrategia.

Por ejemplo, en redes se evalúa la cantidad de likes, shares, comentarios. Estas nos ayudan a evaluar el desempeño del contenido que se está creando para lograr ciertos objetivos.

Por otro lado, en la web, las métricas pueden variar, ir de la mano con las redes sociales o con un plan de SEO.

Lo ideal es identificar cuál (o qué combinación) de estas métricas le indican de manera más precisa el desempeño con respecto al objetivo final.

Algunas de las principales métricas a tomar en cuenta son:

  • Alcance
  • Interacción en redes sociales o blogs.
  • Tráfico en la web.
  • Posicionamiento en buscadores
  • Conversiones: de interesado a prospecto, y finalmente cliente.
  • Ingresos

Para identificar cuál se adapta mejor se puede hacer las siguientes preguntas: ¿contribuye a mi meta? ¿está en consonancia con los objetivos? ¿pueden aportar a la toma y evaluación de decisiones?

Con estos consejos está preparado para definir objetivos reales, alcanzables y medibles, que le asegurará el éxito de sus estrategias.