El Nerdo del fútbol. 22 marzo
Wálter Centeno estuvo cerca de conseguir su primera victoria ante el estratega Jose Giácone. Atrás, parece que el estratega de los generaleños observa a Paté. Ambos se han enfrentado en ocho ocasiones, con cinco victorias para el argentino y tres empates. Foto: José Cordero
Wálter Centeno estuvo cerca de conseguir su primera victoria ante el estratega Jose Giácone. Atrás, parece que el estratega de los generaleños observa a Paté. Ambos se han enfrentado en ocho ocasiones, con cinco victorias para el argentino y tres empates. Foto: José Cordero

Oficialmente, Saprissa anunció lo que parecía ser un 3-5-2, una hora antes de recibir a Pérez Zeledón en su estadio, este miércoles.

Al menos así se observa en la lista oficial de Unafut que nos compartió el colega Daniel Jiménez.

En el papel, la sorpresa de los tibaseños estaba más en una media cancha con Barrantes, quien venía destacando como central, y Bolaños, quien usualmente actúa más como extremo derecho en el ataque.

Hasta ahí todo bien.

Sin embargo, poco antes del partido la sorpresa se convirtió en confusión.

Dos aplicaciones de estadísticas (bastante confiables por cierto) informaron que el planteamiento táctico de los morados era en realidad un 4-4-2.

De acuerdo a esta información, Hernández (lateral izquierdo) jugaría como central y Bolaños de volante izquierdo, cuando usualmente juega más por la banda derecha.

*Hasta ese momento sí había congruencia en lo informado con respecto a Pérez Zeledón y su tradicional 4-4-2.*

Por fin, los equipos saltaron a la espera del pitazo inicial, y en ese momento la sorpresa y la confusión previas se convirtieron en una decepción temporal.

Al ver al equipo local desplegado sobre la cancha, su posicionamiento era el tradicional 4-3-3 de Paté, con cada jugador en su posición natural: Hernández y Mora de laterales, Barrantes de central y Bolaños en punta con Jairo y Venegas.

No había nada de nuevo... y el partido empezó.

En eso Saprissa comenzó a atacar y a realizar transiciones de la media cancha hacia adelante.

¿Lo más interesante?

Ninguna de las tres formaciones anteriores describe la forma en la que lo hicieron.

Es más, en varias ocasiones Saprissa jugó con solo dos defensas y empleó una línea de seis jugadores en la media cancha, lo cual en varias ocasiones le permitió atacar con hasta ocho jugadores.

Así como lo oye. A la hora de buscar la portería rival, los tibaseños recurrieron a una formación que se asemeja más a un 2-3-3-2 que a otra cosa.

En la primera imagen se puede apreciar como Cabral y Barrantes forman una línea de dos (roja), mientras que Guzmán, Mariano Torres (centro) y Hernández forman la primera línea de tres (amarilla). En la segunda imagen, se puede observar el 2-3-3-2. En este caso, Angulo y Bolaños (fuera de foco) son los dos delanteros. Se observa a Mora como
En la primera imagen se puede apreciar como Cabral y Barrantes forman una línea de dos (roja), mientras que Guzmán, Mariano Torres (centro) y Hernández forman la primera línea de tres (amarilla). En la segunda imagen, se puede observar el 2-3-3-2. En este caso, Angulo y Bolaños (fuera de foco) son los dos delanteros. Se observa a Mora como "contención". Elaboración propia. Imagen de Canal 7.

Aún más digno de destacar: a lo largo del encuentro, varios jugadores saprissistas intercambiaron sus posiciones para sumarse al ataque.

Por eso, si en algún momento observó que Guzmán fungió como central junto a Cabral mientras que Mora pasó a jugar como volante de contención y Hernández de extremo izquierdo, no está mal de la cabeza... ni de la vista.

Tampoco significa que los tibaseños atacaron de forma descontrolada y sin ningún orden, tal cual vendaval de tormenta tropical.

*Además, a la hora de defender, los locales volvían a su 4-3-3, siempre y cuando el rival pudiera sobrepasar la línea de presión inicial.*

En defensa, los tibaseños buscaban forzar un balón robado con su presión alta. Sin embargo, cuando Pérez Zeledón lograba salir de su área, los morados pasaban a un 4-3-3. Elaboración propia. Imagen de Canal 7.
En defensa, los tibaseños buscaban forzar un balón robado con su presión alta. Sin embargo, cuando Pérez Zeledón lograba salir de su área, los morados pasaban a un 4-3-3. Elaboración propia. Imagen de Canal 7.

¿Entonces?

Por ejemplo, en varias ocasiones que Barrantes subió a la media cancha, ya fuera para salir jugando o recibir un balón, el jugador volteaba su mirada para ver cómo Guzmán bajaba a cubrir su posición.

En otras instancias, cuando Mora se adentraba por el centro del medio campo o pasaba a ocupar el extremo derecho, fue común ver a Bolaños o a Torres bajar a cubrir la zona descuidada.

Es por todo esto que tampoco debería de extrañar que Bolaños apareciera como delantero, cortando hacia el centro del área y que Jairo Arrieta bajara a pivotear, en otras jugadas.

Es más, si cambiamos el nombre de Bolaños por Angulo en el último párrafo estaríamos describiendo la jugada de gol de los saprissistas.

El gol local surgió cuando Cabral recibió un despeje de la zaga generaleña. Ahí mantiene la línea de dos defensas con Guzmán (en rojo). Los volantes (en amarillo) son Angulo, Torres y más abajo Hernández. Mora (celeste) se mueve al extremo derecho. En la segunda imagen, Torres (en blanco) hace un pase filtrado a Arrieta, (celeste) quien pivotea la bola para Angulo (en amarillo), quien corta al centro del área. Al momento del gol, Saprissa tenía nueve jugadores en campo rival. Elaboración propia, imagen de Canal 7.
El gol local surgió cuando Cabral recibió un despeje de la zaga generaleña. Ahí mantiene la línea de dos defensas con Guzmán (en rojo). Los volantes (en amarillo) son Angulo, Torres y más abajo Hernández. Mora (celeste) se mueve al extremo derecho. En la segunda imagen, Torres (en blanco) hace un pase filtrado a Arrieta, (celeste) quien pivotea la bola para Angulo (en amarillo), quien corta al centro del área. Al momento del gol, Saprissa tenía nueve jugadores en campo rival. Elaboración propia, imagen de Canal 7.

Esta sobrecarga que Paté desplegó de la media cancha para arriba tenía dos intenciones claras.

Una, equiparar los enfrentamientos hombre a hombre en la zona defensiva de Pérez Zeledón.

Dos, facilitar el pressing alto y evitar la salida rápida del contrario. Esto a su vez le permitió a los tibaseños iniciar varios ataques en posiciones favorables, como la jugada que resultó en su anotación.

Si bien José Giacone confesó que es el peor partido que le ha visto a sus jugadores, técnicamente hablando, los Guerreros del Sur demostraron que, tácticamente, están tan afinados como un reloj suizo.

Los generaleños manejan el 4-4-2 de forma muy efectiva, con una sincronización entre defensa y mediocampo envidiable… y casi que inquebrantable.

A la hora de defender, el equipo cuenta con ocho jugadores que evitan la transición fluida de rival enfrente de su portería. Arriba, jugadores como Yuaycell Wright y Josué Mitchell pueden convertir cualquier contragolpe en algo letal.

Y es que el entrenador de los generaleños no deja de tener razón.

Por más orden táctico del Saprissa, a la hora de defender y atacar, su arriesgada estrategia los deja expuestos a peligrosos contragolpes.

Esta dinámica le ayudó a los tibaseños a presionar efectivamente a los visitantes. En este caso se pueden observar a los dos defensas (en rojo) y a los dos delanteros (en celeste). Por su parte, los volantes (en amarillo) presionan y tapan opciones de salida para los generaleños. Elaboración propia, imagen de Canal 7.
Esta dinámica le ayudó a los tibaseños a presionar efectivamente a los visitantes. En este caso se pueden observar a los dos defensas (en rojo) y a los dos delanteros (en celeste). Por su parte, los volantes (en amarillo) presionan y tapan opciones de salida para los generaleños. Elaboración propia, imagen de Canal 7.

De hecho, los generaleños no llegaron a encerrarse ayer en el Ricardo Saprissa. Por el contrario, pudieron haber anotado un par de goles más si hubieran estado un poco más finos en los pases que realizaron en el último cuarto de cancha.

De hecho, la anotación del empate inicia en la media cancha y en tres pases los sureños encontraron a Mauricio Nuñez.

Lo mismo va para Saprissa.

Los morados hicieron ocho disparos contra los generaleños y generaron mucho peligro. Sin embargo, la mala puntería fue una constante y el portero visitante, Bryan Segura, demostró por qué es uno de los mejores del Apertura 2019, al sumar tres tapadas impresionantes.

Dicho todo esto, las características del juego ofensivo que los pupilos de Centeno trataron de desplegar ayer sobre el terreno de juego es, en la humilde opinión de este ‘Nerdo’, lo más cerca que un equipo tico ha estado de jugar fútbol total... sí ese mismo estilo que hizo famoso a la Naranja Mecánica de Johan Cruyff.

Argumento histórico

“Pero ‘Nerdo’, eso suena descabellado. Es imposible”, pensarán algunos de ustedes.

Sin embargo, si echamos un vistazo a la historia nos podríamos sorprender.

Para empezar, el concepto de fútbol total no surge en la década de los 70’s, sino que es perfeccionado por Holanda durante esa época.

La idea surge en la década de los 30’s en Austria y luego se desarrolló un poco más en la Hungría de los 50’s, dos equipos históricamente temibles.

Más reciente, el Ajax que eliminó al Real Madrid en la Champions League se ha destacado por jugar de esta forma, eso sí con algunas innovaciones.

¿Qué tienen en común todos estos equipos de diferentes épocas?

La noción de presionar al rival en su salida con sobrecargas al lado del balón y la habilidad táctica de sus jugadores para jugar en diferentes posiciones.

Esos dos factores se vieron anoche, a lo largo de 90 minutos, en una cancha de Primera División de Costa Rica y eso es admirable.

*Nota histórica. El concepto de línea de seis no es nuevo tampoco. Pep Guardiola desplegó un 2-3-3-2 en un partido del Bayern contra el CSKA de Moscú. Ese encuentro terminó 7-1 a favor de los alemanes.*