El Explicador

Alexei Navalny, el opositor ruso cuyo nombre no se atreve a pronunciar Vladimir Putin

Cinco meses después de ser envenado con el agente nervioso Novichok, creado por la Unión Soviética en los setenta, Alexei Navalny regresó a Rusia a pesar de amenazas de prisión y publicó un filme documental contra Vladimir Putin, que ya suma más de 116 millones de visualizaciones.

Alexei Navalny está preso en Pokrov, a unos 100 kilómetros de Moscú, pero ni tras las rejas deja de protestar contra el gobierno de Vladimir Putin, quien está en el poder en Rusia desde 1999, y cuya administración aprobó recientes reformas electorales que le permitirían quedarse en el Kremlin hasta el año 2036.

Las últimas noticias sobre Navalny llegaron el pasado viernes 23 de abril: estando preso, el opositor acumuló 24 días de huelga de hambre, y su portavoz, Maria Pevchikh, anunció el miércoles 21 de abril que el político estaba grave de salud, incluso con peligro de fallecer. La Unión Europea declaró que si Navalny moría, la culpa sería del Gobierno.

Su estado delicado provocó manifestaciones de miles de personas en Moscú. Manifestaciones prohibidas que fueron reprimidas.

El 23 de abril, el propio Navalny anunció que retomaría su dieta poco a poco. Desde el 31 de marzo, cuando la inició, algunos de sus seguidores siguieron su ejemplo desde sus casas, y Navalny dijo que no podía permitir que algunos se enfermaran por seguirlo.

“Gracias por el enorme apoyo de las personas buenas a través del país y del mundo. Hicimos grandes avances”, comunicó a medios internacionales. Cuando leí eso (que seguidores suyos también hacían huelga de hambre) me salieron lágrimas de los ojos. Dios, ni siquiera me he encontrado con estas personas, y hacen esto por mí. Amigos, mi corazón está lleno de amor y gratitud hacia ustedes, pero no quiero que nadie sufra físicamente por mí”.

Detallamos a continuación quién es esta figura; sin duda el rival político más conocido y temido que tiene Putin en su país. Claro, las palabras “rival” o “temido” quedan en entredicho, pues Navalny está preso desde el 17 de enero de 2021 por supuestas malversaciones de fondos; una condena que el líder de la oposición rusa asegura que es por motivos políticos. Pero los vocablos quedan en entredicho porque, al parecer, no hay condiciones democráticas en Rusia para hacerle frente a la máquina política que es el Kremlin de Putin.

Ojo: así se ha repartido el poder en Rusia desde la extinción de la Unión Soviética, en 1991:

1991-19991999-20042004-20082008-10122012-20182018-2024
PresidenteBorís Yeltsin (dos mandatos)Vladimir PutinVladimir PutinDmitri MedvédevVladimir PutinVladimir Putin
Primer ministroSiete personas estuvieron en el cargo, siendo el último Vladimir PutinÉl mismo al inicio, seguido por Mijaíl Kasiánov y después por Mijaíl FradkovMijaíl Fradkov y Víktor ZubkovVladimir PutinDmitri MedvédevDmitri Medvédev (2018-2020) y Mijaíl Mishustin (2020-actualidad)
PartidoIndependienteIndependienteIndependiente (y Rusia Unida sobre el final de su mandato)Rusia UnidaRusia UnidaRusia Unida

Ficha personal de Alexei Navalny

Es el fundador y líder del partido político Rusia del Futuro, creado en 2018.

También es el fundador y líder de la Fundación Anticorrupción, una oenegé rusa fundada en 2011.

Alexei Anatolievich Navalny nació el 4 de junio de 1976 (44 años) en Butyn, una comunidad rural a las afueras de Moscú, durante la Unión Soviética.

Profesión y ocupación: abogado y político; opositor de Vladimir Putin y su gobierno. También es un experto en comunicación.

Estado civil: casado, padre de dos hijos. Su esposa es Yulia Navalnaya, economista y también opositora del gobierno. Desde que Navalny está preso, Navalnaya es objeto de constantes ataques y señalamientos por parte de funcionarios del Gobierno ruso.

Inicios

En los años 2000, siendo un joven abogado cercano a la esfera nacionalista rusa, Navalny comenzó un blog donde denunciaba con investigaciones el supuesto estado de corrupción de élites de su país. Sobre todo de personas cercanas a Vladimir Putin.

Desde el año 2011, Navalny ha logrado establecer un nombre alternativo al partido de Putin, Rusia Unida. En la oposición, un nombre común para referirse al Gobierno es: Partido de Corruptos y de Ladrones. Incluso tiene una bandera propia.

Navalny se hizo conocido entre 2011 y 2012, cuando manifestaciones multitudinarias contra supuestos fraudes en las elecciones legislativas se dieron en Rusia. Observadores electorales estimaron que 14 millones de los 65,7 millones de votos reportados, pudieron ser objeto de fraude. La misma agencia de noticias estatal, RIA Novosti, reportó entonces unos 1.100 informes oficiales sobre irregularidades electorales por todo el país. Por su parte, la Comisión Electoral Central de la Federación Rusa reconoció que únicamente el 11,5% de los reportes oficiales de fraude podían ser confirmados como ciertos.

Oficialmente, la Rusia Unida de Putin ganó los comicios con 49,32% de los votos.

Desde el poder, la cuenta del entonces presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, retuiteó un insulto homofóbico hacia Alexei Navalny, quien ya destacaba como líder opositor en las protestas.

Konstantin Rykov, un pionero en el uso del Internet en Rusia, quien ha ayudado al Kremlin a manejar de forma experta la web, tuiteó, en diciembre de 2011:

“Hoy quedó claro que la persona que escribe en su blog las palabras “Partido de Corruptos y Ladrones”, es una estúpida oveja chupapenes :) "

La cuenta oficial de Medvédev, presidente de Rusia ese año y actualmente presidente del partido Rusia Unida, retuiteó la cita de Konstantin Rykov. Después anuló el retuit y pidió disculpas oficiales, atribuyéndole el retuit a un empleado que “sería castigado”.

Con episodios como este, la carrera de oposición de Alexei Navalny fue creciendo, en paralelo con los ecos de su blog y su fundación. Pero fue en 2015 cuando se convirtió acaso en el principal opositor de Putin, tras el asesinato de Borís Nemtsov.

Nemtsov, doctor en ciencias físico-matemáticas, autor de diversas publicaciones en contra de Putin y quien tuvo un rol crucial en los años 90 durante las transiciones de la economía post-Unión Soviética bajo el mandato del presidente Bóris Yeltsin, fue asesinado el 27 de febrero de 2015.

Sobre un puente cercano al Kremlin, en Moscú, el opositor recibió cuatro balazos por la espalda. Dos años más tarde, las autoridades detuvieron a cinco hombres de origen checheno y los culpó como autores materiales del hecho, pero hasta la fecha sigue siendo un misterio la identidad del autor intelectual.

La muerte de Nemtsov, quien denunció públicamente la transformación del gobierno de Putin hacia un régimen autoritario y totalitario, dejó a Navalny como el líder principal de la oposición en Rusia.

Ojo: Vladimir Putin evita referirse a Navalny por el nombre del opositor. En vez de pronunciar su nombre, cuando debe referirse a él en público, suele usar estos apelativos: “el caballero”, “la persona que mencionas”, “una cierta fuerza política”, “el remedo de político”, etc. Algunos analistas consideran que esto realza la figura de Navalny.

Envenenamiento de Navalny y la película viral sobre Putin

El 20 de agosto de 2020, estando a bordo de un vuelo interno en Rusia, Alexei Navalny comenzó a sentirse mal. El avión aterrizó de emergencia en la ciudad siberiana de Omsk, donde fue tratado inicialmente en un hospital.

A los pocos días, fue trasladado a un hospital en Berlín, Alemania, y pasó 18 días en coma inducido. Los investigadores teutones encontraron rastros de Novichok en el cuerpo de Navalny.

El Novichok es un agente químico que ataca al sistema nervioso y que fue desarrollado por la Unión Soviética entre las décadas de 1970 y 1980 del siglo XX. Fue el mismo agente venenoso que casi mata al exespía ruso Sergie Srkipal y a su hija, en 2018, cuando fueron envenenados misteriosamente en Reino Unido.

Una investigación del medio Bellingcat, con apoyo de El País de España, Der Spiegel de Alemania y The Insider de Estados Unidos, reveló que tres agentes del Servicio Federal de Seguridad ruso (FSB; heredero del KGB soviético) siguieron a Navalni desde tres días antes de su envenenamiento, y, de alguna forma, habrían aplicado Novichok en la ropa interior del opositor.

Más tarde, ya recuperado, el mismo Navalny afirmó conseguir información según la cual, lo que le salvó la vida, fue el aterrizaje forzoso del avión en que viajaba y su traslado a un hospital. De no aterrizar a tiempo, la cantidad de Novichok que le fue aplicada lo habría matado.

Desde luego, el Kremlin ha negado todos estos hechos, acusando a los medios foráneos de ser “anti-rusos”, y acusando a Navalny de ser un miembro de la CIA (Central de Inteligencia de Estados Unidos).

A pesar del peligro que significaba regresar a Rusia, Alexei Navalny tomó la decisión de volver a su tierra en enero pasado, ya recuperado del ataque con Novichok. Las autoridades lo detuvieron a su llegada, y desde el 17 de enero está en prisión. Pero no ha cruzado los brazos en medio de su lucha. Apenas cinco meses tras su envenenamiento y tras escapar de la muerte, Alexei Navalny se hizo aún más famoso con una película de su autoría.

El 19 de enero, su Fundación Anticorrupción publicó en YouTube una película producida por Navalny titulada El palacio de Putin: historia del mayor soborno, que ya cuenta con 116 millones de visualizaciones. Navalny eligió publicarla estando en Rusia y no en Alemania para demostrar su “ausencia de miedo al régimen de Putin”.

El filme es un reportaje de investigación --dotado de humor en su narración-- sobre la construcción y el estado de un palacio en cabo Idokopás, cercano a la ciudad de Novosibirks, al suroeste de Rusia, en la costa del Mar Negro. También se denuncian esquemas de corrupción de los cuales Putin sería el cabecilla.

Se estima que la localidad costó unos $1.350 millones, y que fue comprada a modo de pantalla por personas cercanas a Vladimir Putin por el equivalente de unos $350.000.

El filme demuestra que el palacio, construido en 2005 con arquitectura italianizante, tiene un anfiteatro, un arboretum, un invernadero, un salón de té, una pista de patinaje sobre hielo subterránea, una cava de producción de vino, un escenario para baile de tubo y muchísimos lujos más de los cuales disfrutaría Vladimir Putin, según la investigación.

Putin dijo que no tiene tiempo para ver la película completa, pero que su equipo le pasó videos con resúmenes. El mandatario negó que el palacio sea suyo.

La segunda vez en la que Alexei Navalny estuvo cerca de la muerte fue la semana del 19 al 25 de abril de 2021, en la cárcel. Su protesta, esta vez, fue con su cuerpo. Una huelga de hambre de 24 días con la que cumplió objetivos como reunir nuevamente las miradas del mundo sobre su lucha. El margen de movimiento político es mínimo en Rusia, como lo es otros países con regímenes autoritarios, como Venezuela, China o Nicaragua. Para los opositores a estos gobiernos, pequeños pasos como la publicación de ese filme, estando Navalny en Rusia, son pequeñas victorias.

Fabrice Le Lous

Periodista francés radicado en Centroamérica. Becario ICFJ. Exeditor en La Prensa (Nicaragua). Autor del blog El Explicador, un nuevo formato para comprender noticias nacionales e internacionales.