Fabrice Le Lous. Hace 6 días

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, reveló este lunes 18 de mayo que lleva unos 10 días tomando el medicamento hidroxicloroquina todos los días. Una pastilla diaria, con un vaso de agua.

El presidente lo dijo así, casual, a periodistas en la Casa Blanca, sede del Ejecutivo estadounidense. No ahondó en razones médicas o científicas para su uso personal. Lo justificó así: “Porque creo que es bueno. He escuchado muchas buenas historias”.

La Agencia de Medicamentos y Alimentación de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés), sin embargo, ha advertido oficialmente contra el uso de la hidroxicloroquina para la prevención o el tratamiento del coronavirus fuera de entornos hospitalarios. Y en Costa Rica se administra solamente bajo la figura de uso compasivo.

Explicamos qué es, cómo funciona y cómo se usa la hidroxicloroquina en nuestro país para la actual emergencia por el covid-19.

¿Qué es la hidroxicloroquina?

Es un fármaco que pertenece a la clase de medicamentos antimaláricos. Se usa para la prevención y el tratamiento de los ataques agudos de malaria, una enfermedad parasitaria que involucra fiebres altas, escalofríos, síntomas similares a los de la gripe y anemia.

También se usa la hidroxicloroquina para tratar el lupus eritematoso sistémico y la artritis reumatoide en pacientes con síntomas que no mejoran con otros tratamientos, según los Institutos de la Salud de Estados Unidos (NIH por sus siglas en inglés).

Es un medicamento viejo, cuyo uso se aprobó en Estados Unidos en 1955, y que se encuentra en la lista de medicamentos esenciales de la Organización Mundial de la Salud (OMS)

La médica inmunóloga Olga Arguedas, directora del Hospital Nacional de Niños, y quien trabaja junto al Ministerio de Salud para la contención de la pandemia, explica que la mayoría de países del mundo producen hidroxicloroquina en versiones genéricas.

“Es un medicamento cuyo perfil de seguridad es bastante conocido. Es una prima hermana del fosfato de cloroquina, que es una droga precedente, pero la hidroxicloroquina es más sofisticada y produce menos efectos secundarios que la cloroquina. Su efecto es básicamente antiinflamatorio e inmunomodulador. Como poniendo en orden el sistema inmune para que no ataque a los propios órganos”, detalla Arguedas.

Efecto contra el SARS-CoV-2

Contra la enfermedad covid-19, la hidroxicloroquina puede inhibir la entrada del SARS-CoV-2 (nombre del nuevo coronavirus) en las células huéspedes. Y también puede inhibir la excreción del material genético del virus en las secreciones corporales de quienes están enfermos.

“Al inhibirse la entrada del virus a las células, se inhibe la replicación del virus y también la forma como el virus sale en secreciones, como las lágrimas, los mocos y la saliva. Entonces baja la carga viral en secreciones. La cantidad del material genético que se encuentra presente ahí. Y eso, teóricamente, puede disminuir su contagiosidad y la progresión de la enfermedad”, explica la inmunóloga.

No obstante, Arguedas advierte que las evidencias para afirmar estos resultados son todavía preliminares en todo el mundo. “No se puede asegurar con la certeza que suministran los estudios clínicos controlados o comparativos con otros medicamentos”..

La especialista insiste en que la prescripción de hidroxicloroquina debe hacerse con cautela. “Se tiene que tener muchísimo cuidado al usarlo con otras medicaciones concomitantes en personas que padecen de arritmias en el corazón”.

Contraefectos

Los efectos secundarios de la hidroxicloroquina son las razones por las que el uso de hidroxicloroquina para tratar a pacientes con covid-19 es sumamente controlado en los países.

De hecho, si bien se usa para el tratamiento de la nueva enfermedad en algunos lugares, incluyendo a Costa Rica, los expertos no lo recomiendan para la prevención del mal sanitario.

La médica infectóloga pediatra María Luisa Ávila, ministra de Salud de Costa Rica entre 2006 y 2011, nos explica que por sus contraefectos, la hidroxicloroquina “no funciona para la prevención” del covid-19.

“Más bien puede ser peligroso, porque puede haber complicación sobre todo en adultos mayores como el presidente Trump. Que podrían ser problemas de corazón. Los latidos del corazón pierden sincronía y obviamente eso puede ser bastante peligroso”, avisa Ávila.

Las NIH avisan que los efectos secundarios de la hidroxicloroquina no son comunes, pero pueden llegar a presentarse estos:

--Dolor de cabeza

--Mareos

--Pérdida de apetito

--Malestar estomacal

--Diarrea

--Dolor de estómago

--Vómitos

--Sarpullido (erupciones en la piel)

--Problemas para ver o leer

--Sensibilidad a la luz

--Visión borrosa a distancia

--Visión de destellos luminosos o rayas

--Problemas para escuchar

--Silbido en los oídos

--Debilidad muscular

--Hemorragias o moretones inusuales en la piel

--Decoloración o pérdida del cabello

--Cambio en el estado de ánimo

--Palpitaciones irregulares

--Somnolencia

--Convulsiones

En Brasil se llevó a cabo un ensayo médico controlado con 81 pacientes con covid-19 en Manaos, una ciudad amazónica, en abril pasado. Según distintas publicaciones, 11 enfermos que tomaron la dosis más alta murieron. Al sexto día del ensayo, tras las muertes, se suspendió el estudio.

En estos momentos hay un sinnúmero de ensayos clínicos de estudios corriendo en relación con su uso, menciona la inmunóloga Olga Arguedas. Y hasta la fecha la evidencia no es lo suficientemente sólida ni para decir que es un medicamento que funciona, y que debe ser prescrito de manera obligatoria, pero tampoco es sólida para decir que no es un medicamento útil.

El ministro de Salud, Daniel Salas, ha dicho que las complicaciones con este fármaco pueden ser “mínimas” si se respetan las dosis estrictamente.

Bajo el protocolo de “uso compasivo” en Costa Rica

De acuerdo al Ministerio de Salud de Costa Rica, el término “uso compasivo” se refiere al tratamiento de un paciente gravemente enfermo con un nuevo medicamento aún no aprobado por Salud (fármaco en investigación), cuando no hay otros tratamientos disponibles.

En estos momentos (19 de mayo de 2020), tuvimos aclaración por parte del Ministerio de Salud de que solamente así se está administrando la hidroxicloroquina que Donald Trump se bebe a diario.

La atención a pacientes, eso sí, la provee la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Hay que entender que la atención por la pandemia del covid-19 y las decisiones que toman los gobiernos y autoridades de Salud es cambiante en todo el mundo. Se aprende y se corrigen protocolos en el camino. De la hidroxicloroquina supimos en marzo en Costa Rica, tras reuniones que personal de Salud y la CCSS sostuvieron con profesionales de la salud de China, que recomendaron fuertemente el uso de este fármaco.

“La información más importante que recibimos la recibimos vía una teleconferencia con Shanghai”, cuenta la doctora Olga Arguedas. “Los expertos de Shangai nos contaban que ellos tenían a la hidroxicloroquina como primera línea de tratamiento. Y que se la daban a todos los pacientes con covid-19, independientemente de que tuvieran o no síntomas. Y hasta el momento en que recibimos esa información, a mediados de marzo, la experiencia que ellos reportaban era muy positiva en el sentido de que la evolución de los casos leves a convertirse en casos graves, había sido mucho menor desde el momento en que iniciaron con la hidroxicloroquina”.

En Costa Rica, nos explica Arguedas, su uso fue autorizado en carácter de emergencia por el Comité Central de Farmacoterapia un día antes de que la FDA en Estados Unidos lo autorizara con esta misma óptica. En Costa Rica se usa en este momento para algunos pacientes confirmados por covid-19, pero la decisión la toman la CCSS y Salud.

“Por ahora solo se recomienda utilizar en personas que tienen una infección grave, bajo un protocolo de compasión. Incluso con consentimiento informado; que la persona sepa los pro y los contra del medicamento”, aclara la exministra de Salud, María Luisa Ávila.

Para los enfermos adultos, la dosis es de 400 miligramos, se repite a las 12 horas y después se administra en un tratamiento de cinco días. Y es de uso oral.

En abril pasado, Marjorie Obando, directora de Farmacoepidemiología de la CCSS, declaró a La Nación que la prescripción de hidroxicloroquina debe realizarse como parte del acto médico, en forma individualizada para cada paciente, “considerando la relación beneficio-riesgo, las condiciones de salud preexistentes, los medicamentos que toma y las posibles interacciones medicamentosas, por eso no se les da a todos los pacientes”.

¿Trump tiene covid-19?

Todo indica que Trump no padece la enfermedad, pero es por lo menos extraño que tome hidroxicloroquina de forma preventiva, cuando las mismas autoridades farmacológicas de su país han advertido en contra del uso preventivo.

“Parece tener un impacto, y quizás sí, quizás no; pero si no, uno no se va a enfermar ni a morir (por tomar hidroxicloroquina)”, dijo Trump el pasado 18 de mayo. “Tomo una pastilla todos los días. En algún momento pararé”.

Sus palabras levantaron dudas sobre si tiene o tuvo la enfermedad. Pero el mandatario garantizó que no quiere que le hagan la prueba tan seguido como lo intenta el personal médico de la Casa Blanca, porque siempre ha dado negativo.

#QuedateEnCasa / #StayHome / #RestezChezVous