El Explicador

Estos son los pasaportes más ‘fuertes’ y más ‘débiles’ del mundo: ¿dónde aparece Costa Rica?

El pasaporte de Nicaragua, aunque tiene un rango inferior en ‘fuerza’, es uno de los más difíciles de falsificar en el mundo. El documento de viaje más ‘fuerte’ es el de Japón y el de Emiratos Árabes Unidos; el más ‘débil’ es el de Afganistán. Vea las listas aquí

Existen dos grandes índices que miden la ‘fuerza’ de los pasaportes en el mundo. En ambos, Costa Rica aparece como el país de América Central con el documento de viaje más robusto.

En el Global Passport Power Rank 2022 de Arton Capital —un ranking que se modifica en tiempo real durante el año—, Costa Rica aparece en el puesto 23, con un puntaje de 135.

En el Índice de Pasaportes Henley 2022, de Henley & Partners, Costa Rica aparece en el puesto 30. En ambos, el país es el mejor ubicado entre sus vecinos del istmo.

Por ‘fuerza’ de un documento de viaje, los índices se refieren sobre todo a dos variables: a cuántos países puede viajar una persona con un pasaporte sin necesidad de visa y a cuáles de esos países puede ir. ¿El pasaporte permite viajar sin mucho trámite a países desarrollados, o bien, a naciones en vías de desarrollo?

Poder viajar a Francia o Estados Unidos (EE. UU.) sin necesitar una visa, por ejemplo, otorga más puntos a un pasaporte que la posibilidad de viajar al Níger o a Corea del Norte sin requerir de tal visado.

En concreto, así funciona cada índice: ambas herramientas toman en cuenta los 193 países que, en 2022, son oficialmente reconocidos por la Organización de Naciones Unidas (ONU). Pero se consideran además otros seis estados que no hacen parte de la ONU; entre ellos Palestina o El Vaticano, porque son territorios que emiten pasaportes a sus ciudadanos.

Como ambos índices otorgan puntajes, se consideran empates los documentos de viaje con el mismo ranking. Por ejemplo, Costa Rica aparece en los puestos 23 y 30 en los rankings en 2022, pero está empatado con otros países en esos mismos puestos, ya que poseen el mismo puntaje.

El Índice de Pasaportes Henley otorga un puntaje único elaborado por ellos. Toma en cuenta todos los pasaportes del mundo según la cantidad de destinos a los que sus titulares pueden acceder sin una visa previa. El índice se basa en datos exclusivos de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés), e investigaciones propias de Henley & Partners. También toma en cuenta la valoración de expertos dedicados a estos temas.

Por su parte, el Global Passport Power Rank, que provee un listado por orden de un puntaje propio, así como un listado por países que no solicitan la visa de un pasaporte determinado, se realiza tomando en cuenta tres variables:

  • Un puntaje de movilidad que incluye los destinos libres de visa, los destinos que exigen visado al llegar (no requiere solicitarse de previo, pero suele otorgarse únicamente a extranjeros que viajan por períodos cortos), permiso de visitante o con Sistema Electrónico para la Autorización de Viaje (ESTA, por sus siglas en inglés) o visa digital (eVisa).
  • La porción de destinos libres de visa contra la porción de los destinos que piden visado al llegar.
  • El Índice de Desarrollo Humano (IDH) de Naciones Unidas (ONU), como una medida significativa de la percepción del mundo sobre un país determinado.

Según el Global Passport Power Rank, donde Costa Rica está en el puesto 23 y tiene un puntaje de 135; los ticos pueden ingresar a 92 países sin requerir una visa, pueden ingresar a 43 lugares obteniendo una visa al llegar, y tienen restricción en 63 destinos, donde sí es necesario un visado antes de arribar.

De acuerdo con el Índice Henley, donde el país ocupa la posición 30, hay 150 destinos que los costarricenses pueden visitar sin visa, con visa al llegar, con permiso de visitante o con Sistema Electrónico para la Autorización de Viaje (ESTA, por sus siglas en inglés).

Para Eduardo Ulibarri, especialista en Relaciones Internacionales y exembajador de Costa Rica en la ONU, parte de la ‘fuerza’ del pasaporte tico se debe a que el país no tiene ejército, es tradicionalmente un territorio de paz, pero también porque los ticos “emigran poco”.

“El riesgo o la preocupación de los otros países de que, utilizando la facilidad de entrar al territorio, los ticos pueden eventualmente quedarse ahí, no es significativa. Es importante el hecho de que los costarricenses emigran poco”, dice Ulibarri.

“También yo creo que el hecho de ser un país con un Estado fuerte, con una corrupción que en términos relativos es baja, ayuda. Lo de la corrupción sobre todo, porque esto dificulta muchísimo más obtener pasaportes de manera irregular. En otros países no es que sea fácil, pero hay muchas más posibilidades de obtener un pasaporte falsificado, y eso indudablemente hace que esos pasaportes pierdan fuerza o legitimidad”, agrega.

Para Eduardo Ulibarri, puede haber muchas razones para que un país o una comunidad de países exija una visa a unos ciudadanos en particular. En el caso de Costa Rica, esto dice el exrepresentante costarricense en Naciones Unidas:

“Estados Unidos y Canadá sí lo exigen porque todavía temen mucho el problema de la migración. Y tienen regímenes migratorios muy severos; sobre todo Estados Unidos. En gran medida, en cuanto a la liberación del requisito de la visa, se mueven por acuerdos con países que tienen un grado de desarrollo económico, solidez y alianzas tradicionales mucho más fuertes de las que tiene Costa Rica. Además, el hecho de estar nosotros en una zona que no es precisamente de las más pacíficas; en la cual hay penetración del narcotráfico; de la cual hay mucha emigración; eso hace que la necesidad o exigencia de visa de países que reciben tantos migrantes como Estados Unidos o Canadá, esté vigente. Y levantar esa posibilidad o exigencia a Costa Rica sería muy mal visto desde un punto de vista regional, y ese es otro factor que probablemente disuade a esos países de liberar el requisito”.

En el caso de Europa, según Ulibarri, la unión de 27 países europeos tiene normas migratorias comunes, entonces, por mucha afinidad que haya con países europeos, todos siguen normas comunes que establecen una serie de requisitos.

Ulibarri añade a lo mencionado el factor de reciprocidad. Si Costa Rica exige visa a los nacionales de cierto país, ese país también le exige visa a los costarricenses. Esta es una práctica común en el mundo.

Además de la ‘fuerza’ de los documentos de viaje, también están los niveles de seguridad. Es decir, qué tan fácil o difícil resulta falsificar un pasaporte de un país y de otro.

La serie televisiva The Serpent, basada en hechos reales y disponible en Netflix, narra cómo el asesino serial Charles Sobhraj mató a turistas a lo largo de Asia Menor, entre 1975 y 1976, robando sus pasaportes, falsificándolos con su fotografía y paseándose por Asia sin mayor temor a ser capturado, ya que sus crímenes, además de dejar pocos rastros, tenían jurisdicciones internacionales diferentes.

Pues bien, Sobhraj se convirtió en un experto en la falsificación de documentos de viaje de los viejos, cuando eran cuadernillos de papel mucho más normales que los pasaportes biométricos de la actualidad. Le bastaba con reemplazar fotografías, usar pegamentos de alta calidad y ser meticuloso.

En la actualidad, los países se decantan por usar pasaportes biométricos como el que Costa Rica comenzó a expedir en 2022, tras la celebración del Bicentenario de la Independencia. Estos documentos poseen medidas técnicas de seguridad, tales como:

  • Hologramas
  • Figuras visibles en impresiones intaglio
  • Dibujo en 3D
  • Imagen latente
  • Marca esencial
  • Lámina de policarbonato de seguridad con información personal

Otrora, el pasaporte mecánico que expedía Migración, por ejemplo, solamente tenía unas pocas medidas de seguridad, como “hojas con figuras que se completan a contraluz y tirillas de seguridad incrustadas en el papel”.

No es de extrañarse que el nuevo pasaporte tico tenga un costo de $75 con diez años de vigencia, mientras que el antiguo costaba $56 y tenía seis años de vigencia.

Curiosamente, en 2017, uno de los pasaportes más improbables fue descrito por la revista estadounidense Condé Nast Traveller como un documento “imposible de falsificar”: el de Nicaragua.

Según el periódico Británico The Guardian, este documento de viaje posee 89 características de seguridad únicas, como “códigos de barra bidimensionales, hologramas y marcas de agua, que los vuelven uno de los pasaportes menos falsificables del mundo.

Es curioso porque, dada la situación sociopolítica de Nicaragua, con un régimen autoritario en el poder desde el 2007, y siendo el penúltimo país de América Central peor ranqueado en los índices de ‘fuerza’ de pasaportes, ¿quién querría falsificar este documento?

Fabrice Le Lous

Fabrice Le Lous

Periodista francés radicado en Centroamérica. Becario ICFJ. Exeditor en La Prensa (Nicaragua). Autor del blog El Explicador, un nuevo formato para comprender noticias nacionales e internacionales.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.