Fabrice Le Lous. 14 diciembre, 2019
Café con oro en el restaurante Jumeirah del hotel Burj Al Arab, en Dubai. Foto: Jumeirah.
Café con oro en el restaurante Jumeirah del hotel Burj Al Arab, en Dubai. Foto: Jumeirah.

En El Explicador vamos más allá del hype por la taza de #CafecitoConOro que el funcionario Daniel Barquero bebió y presumió en sus redes sociales el pasado miércoles 11 de diciembre.

Te explicamos todo lo que tenés que saber sobre los alimentos con oro. ¿Para qué sirve meterle este metal preciado a nuestro cuerpo y qué pasa en el estómago con el oro?

Comidas con oro

¿Vos te beberías un café con oro? ¿Nunca has bebido vino blanco espumoso con láminas de ese metal? Las botellas de la marca Blue Nun son célebres por llevar láminas de oro de 24 quilates.

El oro ha sido usado como alimento desde hace miles de años. Alquimistas probaron el metal como alimento, faraones en el Antiguo Egipto hicieron lo propio y también la poderosa familia Medici lo probó durante el Renacimiento, en Florencia.

En Europa y en Estados Unidos, actualmente, el oro es legal en alimentos y está incluido en la lista de aditivos alimentarios colorantes. Para ser comestible, el metal debe estar en su estado más puro: 24 quilates o 23 quilates.

El oro suele decorar platos y bebidas en forma de polvo, hojas o lentejuelas como las que vimos en la lujosa taza de Daniel Barquero.

Hay oro en chocolates finos, en pasteles top, en vinos premium y en tazas de funcionarios ticos.

La taza que bebió Barquero le costó unos ₡15.000 ($28). Este es el valor de la bebida según el Business Insider. Se sirve en restaurantes del prestigioso hotel Burj Al Arab, el icónico edificio con forma de vela en Dubai, Emiratos Árabes Unidos. Así que nop: no eran grumos de leche pinito lo de este pantallazo del video del funcionario:

Eso sí, no esperés que el sabor de tu comida preferida mejore con partículas de oro en ella. Estos metales no saben ni huelen a nada. Son lindos y fotogénicos, pero su utilidad en la comida no pasa del Instagram y el Facebook. A nuestro cuerpo no le hacen gracia, aunque tampoco es que nuestro estómago se peleará con nosotros. Simplemente nos dirá: “meh...”

Sistema digestivo: ‘dígale que no a la pelota’

Nuestro organismo le dice que no al oro porque no lo encuentra útil. Es un metal inerte que no reacciona con nuestro cuerpo. Nos lo sirven, le tomamos mil fotos y videos; le hacemos historias de Instagram con el filtro más a la moda, lo comemos y lo excretamos. Y ya.

Las laminitas finas que aumentaron el precio del alimento pueden verse en las heces iguales que como las vimos en el stand del comercio. Lo único que cambia es el decoro ;)

Ojo: investigadores de la Sociedad Estadounidense de Química divulgaron en 2015 que, de hecho, es común que el cuerpo humano excrete metales preciosos como oro, plata y platino. Esto se debe a que muchas industrias usan estos metales con cada vez más frecuencia en productos como champú, detergente, prendas de vestir y algunos alimentos. “Los metales están en todos lados, explicó Katleen Smith, coautora del estudio, a la BBC. Y precisó que, además, las heces ya contienen otros minerales raros como el paladio y el vanadio

Top 5 de comidas más caras del mundo con oro

La revista Finance Online elaboró una lista de las 10 comidas con oro más caras del mundo en 2018. Aquí te revelamos el top 5:

5 - Cupcake Decadent: $1.300

Un platillo de la Semana Nacional del Cupcake en Estados Unidos. Un pastelillo con té hawaiano, albaricoque, jamón de champaña y brillo decorativo de vino francés Château Yquem. Chapeau.

4 - Barra de chocolate Cadbury con oro wispa: $1.600

Esta barra de chocolate con empaque de oro de la marca Cadbury se elaboró entre 1981 y 2003. Como tiene 16 años fuera del mercado, las últimas que quedan sin abrir son pequeños tesoros que cuestan mucho dinero, y que se exhiben tiendas de bisutería.

3 - Sushi Guinness: $1.800

Un chef filipino llamado Angelito Araneta elabora un platillo de cuatro rolls o makis con arroz japonés, salmón rosado noruego, pepino de mar, mango, foie gras, cangrejo, mayonesa de mantequilla y oro. Como vimos más arriba, el oro no será problema para la digestión, pero si te comprás esta delicatessen; buena suerte con ese mix (es el plato de sushi más caro del mundo según los récord Guinness).

2 - Té TWG con oro: $3.000 cada 100 gramos

La bebida más popular del mundo no es el café ni la cerveza; es el té. Es natural que si Daniel Barquero tiene la posibilidad de beber tazas de #CafecitoConOro, los millonarios tengan la posibilidad de comprar té con el mismo metal.

La conocida marca TWG de tés finos hace una caja de 100 gramos de capullos de té bañados en oro comestible. Cada gramo cuesta $30.

1 - Serendipity 3 Frrrozen Haute Chocolate (Alto Chocolate Helado marca Serendipia 3) - $25.000

Tiene el récord Guinness de postre más caro del mundo, pero hay una trampa: viene con una cuchara de oro puro valorada en $14.000 que el comensal guarda de recuerdo. Pero el postre no se queda atrás: es un cáliz con helado de chocolate Serendipity 3 --uno de los más caros del mundo--, con una mezcla de 28 chocolates premium importados de África y Sur América. Y todo viene recubierto/decorado/bañado con oro de 24 quilates. Yummy.