Jairo Villegas S.. 2 mayo
Joaquín García Sánchez se casó con Vannak, quien es de Camboya, en mayo del 2010. Aquí en un paseo por ese país.
Joaquín García Sánchez se casó con Vannak, quien es de Camboya, en mayo del 2010. Aquí en un paseo por ese país.

El costarricense Joaquín García Sánchez tomó un vuelo para disfrutar de unas vacaciones en el sudeste asiático, en enero del 2008, pero la vida le dio un giro inimaginable, al punto que ahora vive en Camboya.

Desde hace nueve años Joaquín reside en Siem Riep, una de las principales ciudades de ese país. Lo hace al lado de su esposa, Vannak, quien es camboyana, y la pequeña hija de ambos, Rebeca.

¿Cómo unas vacaciones deparan un matrimonio a miles de kilómetros de Costa Rica? La historia de este vecino de Tres Ríos, en La Unión de Cartago, es apasionante y se refleja en sus primeras palabras: “Nunca fue planeado, solo pensaba visitar unas amistades en Vietnam y Tailandia”.

El tico Joaquín García Sánchez con su hija Rebeca.
El tico Joaquín García Sánchez con su hija Rebeca.

Cuando llegó a Vietnam, sus amigos tenían mucho trabajo y no les dieron los días libres para acompañar a Joaquín a conocer los rincones mágicos de ese país, entonces, un poco aburrido por estar solo, este tico decidió ir a Angkor Wat, en Camboya, por recomendación de una amiga australiana. Ese maravilloso lugar es el templo hinduista más grande y mejor conservado en Camboya.

A partir de ahí, solo suceden hechos impresionantes, incluso increíbles, que provocaron que este tico se instalara a tantos kilómetros de nuestro país.

“Acá en Siem Riep un taxista me llevó a hacer un tour por templos y sitios turísticos, y luego me invitó a cenar en su casa e invitó a vecinos y amigos. Una de las personas que asistió fue Vannak, mi esposa”.

El costarricense Joaquín García Sánchez con su esposa Vannak, quien es de Camboya.
El costarricense Joaquín García Sánchez con su esposa Vannak, quien es de Camboya.

“Es recomendable tomar el tour de tres días por los templos, para ver la mayoría de cosas sin aburrirse, porque hay otro de siete días que es muy largo, así como uno de un día que no se ve nada. Por eso tomé el de tres días y compartí mucho con estas personas”.

“En la segunda noche me volvieron a invitar a cenar y le dije al taxista que le dejara el lugar de mi derecha a Vannak, y todo se confabuló y así lo hizo y ahí empezó todo”, relata Joaquín, de 49 años.

A partir de ahí, este costarricense empezó a tomar decisiones guiado por el amor.

La primera fue quedarse más días en Camboya. No obstante, no le quedó más remedio que pasar seis días en Tailandia, aunque su mente estaba en Camboya.

Vannak, esposa del costarricense Joaquín García Sánchez, con la hija de ambos, Rebeca.
Vannak, esposa del costarricense Joaquín García Sánchez, con la hija de ambos, Rebeca.

En ese momento, Joaquín no pudo quedarse más y debió regresar a su trabajo en Costa Rica; no obstante, un año después volvió a Camboya por 13 días, en sus vacaciones.

“Fui a conocer a la familia de Vannak, a las amistades de ella, fui a su trabajo (en un hospital infantil como asistente de nutricionista) y, así de pura confianza, compré un lote y lo dejé a nombre de ella. Le dije: ‘Tengo planes serios con usted y este lote nos puede servir’ y todos estuvimos de acuerdo”, expresó.

Fue en el 2010 cuando Joaquín volvió a esa nación de 16 millones de habitantes para quedarse definitivamente ahí.

Un atardecer en Siemp Riep, Camboya, donde vive el costarricense Joaquín García Sánchez.
Un atardecer en Siemp Riep, Camboya, donde vive el costarricense Joaquín García Sánchez.

Ni siquiera la enorme cantidad de papeleos que debía hacer le mataron la ilusión. Una vez que tuvo todos los documentos traducidos al inglés y legalizados por la Embajada de Costa Rica en Singapur, los presentó a los ministerios de Relaciones Exteriores y del Interior para que le autorizaran la boda.

“El matrimonio no me otorga residencia ni visa permanente, pues cada año debo renovarla. Nos casamos un 29 de mayo del 2010”, resaltó Joaquín.

En Costa Rica trabajaba para una compañía de mercadeo y publicidad ubicada en Heredia. Él es informático.

Una de las imágenes en Siem Riep, Camboya, donde vive el costarricense Joaquín García Sánchez.
Una de las imágenes en Siem Riep, Camboya, donde vive el costarricense Joaquín García Sánchez.

¿Qué dijo su familia?, le pregunto.

“Fue una sorpresa para todos, me preguntaban que por qué me iba a ir tan lejos, pero qué iba a decir yo, fue inesperado, ni siquiera pensaba venir a este país. Sucedió de esta manera y démosle viaje”, me respondió.

Con un poco de nostalgia, Joaquín admite que no ha podido venir a Costa Rica. ¿La razón? El costo de vida en Camboya es muy bajo, pero los salarios también. Quizás se explica así: Si un tico visita esa nación, sentirá que el dinero le alcanza para mucho, pero alguien que dependa de un sueldo allá, le es difícil emprender un viaje tan lejano.

“Ahorrar para un tiquete de ida y vuelta es más difícil para mí; si yo fuera solo, no es tanto el problema, pero no me gustaría ir solo, me gustaría llevar a mi esposa y a mi hija; hablamos de unos $5.000 (¢3 millones).

Una de las imágenes que puede hacer si visita Camboya.
Una de las imágenes que puede hacer si visita Camboya.

Sus familiares tampoco lo han podido visitar, pero al menos algunos excompañeros de trabajo han ido, al igual que otras amistades.

Una vez instalado en Camboya, Joaquín tuvo que enfrentar una realidad que puede generar muchos temores e incertidumbre: debía buscar trabajo, pues los ahorros no le alcanzarían para mucho tiempo.

Un día, su esposa Vannak le sugirió que fuera como voluntario al hospital infantil en que ella trabaja. Inicialmente Joaquín no estuvo dispuesto, pero pronto fue y diseñó el sitio web de dicho centro médico.

En esa labor duró tres meses, sin recibir un salario, pero al final, el director del hospital quedó tan complacido con el proyecto, que abrió una plaza para este tico.

El tico Joaquín García Sánchez se instaló en Camboya, de forma definitiva, en el 2010.
El tico Joaquín García Sánchez se instaló en Camboya, de forma definitiva, en el 2010.

Ahora Joaquín intenta hacer los trámites para que su hija Rebeca, quien tiene dos años y dos meses, tenga la nacionalidad costarricense, al igual que su cónyuge.

¿Cómo es vivir en Camboya?

“Es muy tranquilo, muy bonito, la gente coopera mucho, aunque es muy supersticiosa. Hay que tener cuidado con lo que se les dice, ayudan desinteresadamente, muchas cosas acá se obtienen de gratis, de gente que no he conocido y que no piden nada a cambio”.

“El clima es muy cálido, no es muy húmedo, es un país soleado durante la mayoría del año. Diciembre y enero son meses más frescos con temperaturas de 20 a 25 grados, pero normalmente estamos entre 29 y 35 grados”.

Asegura que si en algo sobresale Camboya es en la comida, la cual califica de excelente, pues dice que hay para todos los gustos, como salada, dulce, picante y frutas que no conocía.

“Aquí cultivan sin agroquímicos, entonces es muy saludable. El arroz es muy bueno, en todas las calidades y precio”.

En su proceso de adaptación, Joaquín enfrentó dificultades con el clima, pues llegó en los meses más calientes, entre marzo y mayo.

También el idioma es difícil, al punto que ni siquiera lo ha aprendido, más allá de algunas palabras y frases.

Con su esposa habla inglés y le ha ido enseñando español.

Joaquín García Sánchez con su esposa Vannak.
Joaquín García Sánchez con su esposa Vannak.

Si usted es un viajero amante de los destinos exóticos, debe visitar Camboya.

Joaquín le hace las siguientes recomendaciones:

1-Debe ir en los meses frescos, que es de diciembre a enero, o entre febrero y marzo cuando no molesta tanto el calor.

2-Lleve ropa ligera.

3-Es mejor usar sandalias que tenis, por el clima.

4-No lleve mucho equipaje, allá consigue ropa muy barata, así como joyería de fantasía.

5-Recomienda dedicar una semana a Camboya, como mínimo.

6-La capital, Nom Pen, está como a unos 300 kilómetros de la zona turística de Siem Riep.

7-En la capital hay algunas atracciones, pero sobre todo históricas, como museos de guerra.

8-El país es muy seguro.

9-A los templos y a las viviendas se debe entrar descalzo.

10-La visa la puede solicitar on line para que ahorre tiempo. Si la tramita en el aeropuerto, debe llevar dos fotografías.

La distancia dispara los recuerdos que tiene de Costa Rica. Joaquín dice extrañar a sus familiares, las amistades y algunas comidas.

“Por dicha mi mamá y mis hermanas me envían café de vez en cuando, tricopilia, galletas de mantequilla y una vez hasta me enviaron una botella de cerveza Imperial”, dice con tono jocoso.

Admite que ha considerado la opción de regresar a Costa Rica, con su esposa e hija, aunque no es un plan a corto plazo.

Adora toparse con algún costarricense. Hace algún tiempo, una enfermera tica llegó como voluntaria en el hospital infantil donde Joaquín trabaja. Fueron otros funcionarios médicos quienes le dijeron sobre la coterránea.

“Me la topé en el hospital y le dije en español: ‘¿Está perdida?’ Toda asustada. Estuvo dos semanas por acá”, relató Joaquín.

Mapa de Camboya
Mapa de Camboya

Datos de Camboya

Capital: Nom Pen

Población: 16 millones de habitantes, tres veces más que Costa Rica

Extensión territorial: 181.035 kilómetros cuadrados

Idioma: Camboyano

Moneda: Riel camboyano (1 riel camboyano equivale a ¢0,15)

Visa para costarricenses: Es necesaria. La puede tramitar al llegar a Camboya.

Esta es la quincuagésima cuarta historia sobre costarricenses que dejaron su país por diferentes circunstancias, se adaptaron a otra tierra, pero guardan el cariño por sus raíces.

Todas mis notas de Ticos lejos del hogar y viajes en este enlace