Jairo Villegas S.. 23 abril
Este fue el atardecer que disfrutamos durante un vuelo entre Costa Rica y Madrid, España. Fotografía: Jairo Villegas S.
Este fue el atardecer que disfrutamos durante un vuelo entre Costa Rica y Madrid, España. Fotografía: Jairo Villegas S.

Debido a las restricciones impuestas por la mayoría de países ante la pandemia por el nuevo coronavirus, muchos de los vuelos fueron cancelados y los planes de los viajeros quedaron en el aire.

LEA TAMBIÉN

Sígame en Facebook

La incertidumbre también aumenta para viajes cercanos, pese a que aún no estén dentro de las fechas de flexibilización de las aerolíneas.

Aunque al principio de la crisis las aerolíneas flexibilizaron sus políticas, varias dan ahora una posibilidad adicional, que puede ser muy interesante.

Inicialmente los viajeros podían cambiar la fecha del viaje sin penalidad; sin embargo, si la tarifa para las nuevas fechas es más elevada, el pasajero debe cubrir la diferencia; es lo que se llama nivelación tarifaria.

No obstante, algunas aerolíneas ofrecen ahora bonos por el valor pagado, para que el cliente pueda utilizarlo a su discreción.

¿Cómo funcionan estos váuchers? Por lo general el trámite se hace desde el sitio web de las compañías que lo pone a disposición del cliente, pero si una persona compró el boletó en una agencia de viajes, ya sea física o virtual, es muy posible que la gestión deba realizarla mediante ese comercio.

Las compañías aéreas que los ofrecen determinan las políticas para su uso, así como el período en que puede ser cambiado.

De esta forma, si pagó $1.000 por un tiquete, por ejemplo, recibirá dicho monto pero en un bono digital para cambiar con la misma aerolínea en un futuro (con plazo definido).

Una de las ventajas es que no debe saber con exactitud la nueva fecha de viaje, en momentos en que parece muy difícil planificar un vuelo por el avance insospechado del nuevo coronavirus por el mundo, por el cambio de su situación financiera o porque simplemente se quedó sin vacaciones.

Otro de los beneficios es que, por lo general, puede variar el destino, redimirlo en compra de espacio para equipaje u otros extra. Esto le da más flexibilidad. Incluso, según el monto, podría alcanzarle para dos viajes diferentes.

Es importante que lea detenidamente las políticas de la aerolínea en que viajaba, para que haga la mejor elección.

Lo que parece difícil es lograr el reembolso el dinero.