Édgar E. Gutiérrez-Espeleta. 25 mayo
Deforestación en el Amazonas en un año es de casi un millón de canchas de fútbol.
Deforestación en el Amazonas en un año es de casi un millón de canchas de fútbol.

El pasado viernes 22 de mayo, los tres líderes de las convenciones de Río (Elizabeth Maruma Mrema-CNUDB, Ibrahim Thiaw-CNULD, y Patricia Espinosa Cantellano-CMNUCC) publicaron en la revista The Guardian un mensaje que me parece fundamental por los tiempos que vivimos.

Por esta razón me he tomado la libertad de traducirlo y publicarlo en este blog de tal forma que pueda ser conocido por un mayor número de personas, sobre todo de nuestro país.

Como dije, es una traducción libre y de mi responsabilidad. Al final del artículo se encuentra la dirección electrónica para aquellos que deseen leerla en inglés.

“Se habla mucho de volver a la normalidad después de que la crisis de covid-19 haya terminado. Y, sin embargo, esa normalidad de siempre es lo que ha hecho que nuestro planeta y nuestras sociedades sean vulnerables a las crisis en primer lugar.

"Normal significa talar enormes franjas de bosque para plantar cultivos. Normal significa sobrepastorear el ganado, destruyendo los ecosistemas naturales a expensas de los hábitats de los animales salvajes.

"Normal es lo que está causando el cambio climático que lleva al aumento del estrés en las especies silvestres y sus hábitats y hace que las personas sean más susceptibles a las enfermedades zoonóticas (que se propagan de los animales a los seres humanos).

"Un futuro sólido se puede construir sobre un contrato social por la naturaleza que nos llevará a una nueva normalidad que nos ponga en armonía con el medio ambiente, que minimice el brote de epidemias zoonóticas, reaviva una economía rentable y garantice que los servicios ecosistémicos estén disponibles para todos.

"Los científicos estiman que al menos seis de cada 10 enfermedades infecciosas conocidas en personas se han propagado de animales. Más importante aún, tres de cada cuatro enfermedades infecciosas nuevas o emergentes que afectan a los seres humanos provienen de animales.

"La zoonosis tiene sus raíces en elementos de nuestro actual modelo de desarrollo, particularmente en la agricultura y la minería, y en la forma en que planeamos las carreteras y planificamos el crecimiento urbano.

"Los grandes cambios en el uso de la tierra y la pérdida de hábitat por estas prácticas han puesto a las personas y a la ganadería en un contacto más cercano con las especies silvestres. Han expuesto a nuestras sociedades a enfermedades para las que aún no se ha desarrollado inmunidad.

"Más del 70% de la superficie terrestre libre de hielo ya ha sido alterada significativamente.

"Para 2050, el cambio de uso del suelo afectará al 90% de los sistemas terrestres de la Tierra si continuamos con el negocio como de costumbre, según el Informe Global Assessment Report on Biodiversity and Ecosystem Services.

"Si seguimos el mismo camino, una futura pandemia podría ser aún más mortífera y costosa en términos de vidas y medios de vida.

"Sin embargo, podemos crear una nueva normalidad con aquellos cambios transformacionales que nos permitirían reconstruir nuestra relación con la tierra, la biodiversidad y el sistema climático.

"Algunos de esos cambios ya se han puesto de relieve en los acuerdos internacionales sobre clima, biodiversidad y degradación de la tierra. Estos incluyen, entre otros, el Acuerdo de París sobre el cambio climático de 2015, el Plan Estratégico para la Diversidad Biológica, el Marco Estratégico de la Convención de las Naciones Unidas para combatir la desertificación 2018-2030 y la Agenda 2030, un plan compartido para la paz y la prosperidad para las personas y el planeta, ahora y en el futuro.

"Alcanzar los objetivos de estos acuerdos ayudará a las comunidades a ‘recuperarse mejor’ de covid-19 y a construir un futuro limpio, verde, saludable, seguro y justo para todas las personas.

"En su reciente discurso para celebrar el 50 aniversario del Día de la Tierra, el Secretario General de la ONU, António Guterres, compartió seis acciones relacionadas con el clima para ayudar a las naciones a enverdecer su recuperación e invertir en un futuro más sostenible y resiliente. La visión de proteger la salud, a largo plazo, de nuestro mundo natural es vital.

"La naturaleza proporciona ‘servicios ecosistémicos’ que son esenciales para la vida. Alimento. Agua. Polinización. El mismo aire que respiramos.

"Los servicios ecosistémicos valen al menos $125 billones (o trillones-tn en la versión numérica corta) (£102 tn) al año. Esto es aproximadamente 1,5 veces el producto interno bruto de todos los países, según el Informe de WWF y Axa Into the Wild: integrating nature into investment strategies.

"Invertir en servicios ecosistémicos terrestres, por ejemplo, podría ahorrar hasta $50.000 millones, según el informe. El costo asociado de no hacer nada podría ser igual al 7% del PIB mundial para 2050.

"En la nueva normalidad, es necesario incorporar al sistema financiero los riesgos y oportunidades climáticas, así como en todos los aspectos de la formulación de políticas públicas y la infraestructura.

"Cualesquiera que sean las elecciones que tomemos ahora para ayudar a que la economía se recupere, tendrán una impronta en el futuro crecimiento económico y modelos de desarrollo.

"Reconstruir mejor, más fuerte e inteligente significa embarcarnos en un viaje donde creamos las condiciones para que la naturaleza nos cuide; un nuevo contrato social por la naturaleza.

"Luchar contra la covid-19 es a menudo comparado con una guerra. Después de las guerras, los líderes exitosos reinventaban y construían un futuro mejor para su pueblo.

"La primera oportunidad que tenemos para hacerlo juntos es cuando los jefes de Estado y de Gobierno se reúnen en septiembre (2020) en la Cumbre de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica en Nueva York.

“Este es el momento de poner al mundo en el camino hacia un futuro más ambicioso y seguro: el momento de actuar en un contrato social por la naturaleza que rediseñe nuestro destino a uno más saludable y próspero para las personas y el planeta para las generaciones venideras. Nuestros hijos no merecen nada menos”.

Originalmente publicado en:

chance-to-find-a-new-normal-and-safeguard-our-planet-aoe?CMP=share_btn_tw&__twitter_impression=true