Actualidad rojinegra

(Video) Wílmer López se quedó sin palabras con regalo del liguismo en su cumpleaños

El Pato cumplía 50 años y le pidieron que llegara al Morera Soto a una hora específica. El ídolo rojinegro acudió a la cita, sin sospechar lo que se encontraría

A Wílmer López le dijeron que llegara el 3 de agosto, a las 7 p. m., al Estadio Alejandro Morera Soto y él acudió a la convocatoria sin preguntar por qué o para qué.

Era el día de su cumpleaños 50, pero ni siquiera sospechaba que lo que vería ahí lo dejaría literalmente sin palabras.

Cuando llegó al parqueo le dijeron que no mirara hacia la cancha. Le taparon los ojos con un pañuelo y lo llevaron a la gradería.

El ídolo liguista sentía intriga, pero a la vez emoción y cuando llegó el momento de conocer su regalo, su rostro delataba que de verdad estaba sorprendido.

Frente a él estaba una manta del tamaño de una cuadra colgada en la gradería oeste. En esos 100 metros se pintó un mensaje que le provocó un nudo en la garganta: “El legendario hincha que brilló en la cancha... ¡Felices 50 años Pato querido!”.

“Sin palabras, no hay palabras para expresar el agradecimiento a esta afición, a esta barra de ‘La Doce’ de Liga Deportiva Alajuelense, porque las muestras de cariño con mi cumpleaños para mí han sido muy grandes y voy a estar eternamente agradecido y en deuda con ellos, porque una manta como esta uno no se la espera, ellos la hacen con mucho cariño y estoy muy agradecido”, manifestó López en la gramilla híbrida de la casa rojinegra.

Debido a la pandemia, la comitiva que le entregó el obsequio fue reducida, pero quienes estaban ahí, iban en representación del liguismo, que no podía pasar por alto el cumpleaños 50 de su ídolo.

El Pato explicó que en ese instante de darles las gracias, quería decir tanto que no pudo pronunciar casi nada, con los ojos llenos de agua.

“Es duro, es difícil, porque cuando uno ve y siente muestras de cariño como estas, es difícil expresar lo que uno siente dentro de su corazón. El cariño que uno le tiene a una institución, a una afición, a una barra como La Doce y se le pega a uno el habla, se le ponen los ojos a uno cristalinos, pero es parte del agradecimiento y del cariño que yo les tengo a todos ellos”.

Fue un detalle que lo emocionó, porque esa bandera no se hizo de la noche a la mañana y para él es uno de los mejores regalos que le pudieron dar.

“Uno no se imagina el trabajo que lleva esto, el anhelo con el que ellos lo hacen, el cuidado que tienen para hacerlo y todo. Y sacar el tiempo, todos ellos trabajan, tienen sus cosas personales y sacar el tiempo para hacerle algo a una persona, como en el caso mío, por mis 50 años, uno lo valora, lo agradece y por eso es que el amor mío hacia ellos es incondicional, en todo momento y eternamente”.

La idea salió de la mente de dos amigos: Francisco González y Roberto Moya. Después se involucraron más personas en la iniciativa.

“Al estar en media pandemia y no haber podido hacer la fiesta que hubiésemos querido, que la gente estuviera en la cancha, se nos ocurrió algo grande como Wílmer y pensamos en una bandera enorme”, comentó Moya.

Entre el círculo de amigos manudos empezaron a hablar de la idea que querían hacer, empezaron a recolectar fondos para comprar los materiales y a trabajar.

Pasaron semanas peloteando la frase, hasta que llegaron a la que plasmaron en ese lienzo que tiene un largo de 100 metros.

Desde que empezaron con los planes y pusieron manos a la obra, trabajaron unos seis fines de semana en la sorpresa, que la completaron justo a tiempo.

“Llevó muchísimo más tiempo porque humildemente es la bandera más grande que se ha hecho acá en Costa Rica y es para el más grande en sus 50 años. Fue algo nunca antes hecho. Pintar esta bandera de inicio a fin fue muy laborioso y no sabíamos exactamente cuánto íbamos a durar. Lo que hicimos fue comenzar con bastante tiempo de anticipación, asegurándonos que pudiéramos terminarla antes de que fuera el cumpleaños de él”, relató Moya.

Para él, lo más lindo de todo fue la reacción del Pato al descubrir el regalo del liguismo, porque de verdad que fue una sorpresa para él.

“Los gestos hablan más que las mismas palabras y ver los ojos y la cara de felicidad que tiene vale todo. Todos lo saben que la afición de Liga, La Doce y en general la afición al fútbol de Costa Rica le tiene mucho aprecio a Wílmer y esto es una muestra de eso. Para ver la cara de felicidad que él tenía cuando le destapamos los ojos, básicamente lo vale todo, porque es un regalo para él, que lo vea todo el mundo, pero es un regalo para él, que sepa lo que significa para la afición más grande del país”, acotó Moya.

En el Morera hubo una noche especial para el liguismo y el cumpleañero Wílmer López.

Si desea unirse al canal AlajuelenseLN en Telegram, aquí encontrará el enlace directo.

Fanny Tayver Marín

Fanny Tayver Marín

Graduada en la UIA. Con más de 15 años de experiencia, escribe sobre Alajuelense, ciclismo, ciclo olímpico y más. Entre sus coberturas destacan juegos eliminatorios de la Selección, el Tour de Francia, el Mundial de voleibol en Japón y los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro.