Daniel Jiménez. 21 marzo

Luego del enfrentamiento ante Pérez Zeledón (1-1), Wálter Centeno soltó esta frase: “El ganador fue Pérez Zeledón, se llevó un punto y no hizo méritos”.

Primero: la tarea pendiente de Paté es superar a José Giacone, técnico al que ha enfrentado en ocho oportunidades y a quien no ha podido derrotar (siete con Grecia y una con Saprissa). El balance es de cinco derrotas y tres empates.

Wálter Centeno anoche durante el juego entre Saprissa y Pérez Zeledón. Foto: José Cordero
Wálter Centeno anoche durante el juego entre Saprissa y Pérez Zeledón. Foto: José Cordero

Más allá de si Paté apuesta por un fútbol más romántico, con la posesión de balón como eje de la propuesta, y Giacone apela a la eficacia, Centeno tiene una deuda frente a un rival que, muy probablemente, estará en la siguiente fase y, cuidado, en una final.

¡Vaya tarea! Giacone ha demostrado ser una garantía de resultados, al punto de que celebró un título con un club no tradicional como Pérez Zeledón.

Es un tipo humilde, profesional y al que solo le importa ganar, como reconoció en una entrevista con Diálogos de La Nación.

El argentino maniató la idea de Paté y lo llevó a donde quiso, en la propia casa del Monstruo. Wálter no encontró respuesta para salir de ahí.

Decir en una conferencia de prensa que PZ “no hizo méritos" está de más.

Cada técnico tiene su librillo y cada estratega juega con lo que tiene y con lo que quiere.

Así como Paté pidió respeto por su idea de juego, también debe respetar la idea del timonel generaleño.

El segundo punto refleja una realidad alrededor de Saprissa: le hace daño el juego directo y si los delanteros rivales son rápidos, aún más.

Centeno tiene la misión de demostrar que puede encontrar soluciones y variables para superar a los equipos que se encierran. Decir que los adversarios llegan a meterse atrás es un discurso habitual que llevo años escuchando y no es noticia.

Los generaleños tuvieron una sola llegada y les bastó para empatar el juego.

Eficacia vs. “fútbol romántico”.