13 julio, 2010
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

Al mismo tiempo que la población con discapacidad en Costa Rica sufre una alta tasa de desempleo y pobreza, el Programa de Oportunidades para el Empleo a través de la Tecnología en las Américas (Poeta) ha permitido capacitarla para luego ubicarla en el mercado laboral.

Poeta es una iniciativa de la Fundación para las Américas, la cual desarrolla actividades para la inclusión sociolaboral de personas con discapacidad en la región, con el patrocinio de empresas como Microsoft, y, en Costa Rica, de la Fundación Omar Dengo (FOD).

El programa tiene como objetivo reducir el nivel de pobreza entre esa población, que en el país ronda el 80%.

Un ejemplo de superación mediante Poeta es María Laura Chang, de 21 años y vecina de Tibás. Ella padece de una discapacidad auditiva, pero realizó el programa Poeta en la Central del Movimiento de Trabajadores Costarricenses, en Coronado.

Esta joven ahora se desempeña como diseñadora web en la empresa Electromática, en barrio Córdoba, San José.

“Este es mi primer empleo y me siento muy contenta de desempeñar este trabajo. Cuando llevé el programa me di cuenta de que lo relacionado con la computación es lo que me gusta”, expresó Chang.

Mauro Laurent, director web de la empresa, comentó que Chang “es muy creativa” y esa “es una de las principales armas para este trabajo”, además de que “presenta mucha iniciativa para resolver los encargos”.

“Ella entró directamente a producción y ha demostrado que está realmente capacitada para ejercer el cargo. Estamos satisfechos”, dijo Flor Obando, gerente general y una de las propietarias de Elecromática.

Otro más. Otro ejemplo de cómo la tecnología permite salir adelante a las personas con discapacidad es Gabriel Bonilla, de 23 años y vecino de San Miguel de Desamparados.

“Yo sufrí en mi nacimiento de una parálisis cerebral profunda; gracias a Dios y las terapias recibidas en el Hospital de Niños pude mejorar”, dijo Bonilla.

Ahora este desamparadeño desempeña el cargo de asistente en el laboratorio Poeta en la FOD.

“Me dieron la oportunidad de desarrollarme aquí como asistente, apoyando a otros para que, al igual que yo, puedan superarse en el área de la tecnología”, agregó Bonilla.

Maite Capra, instructora del programa en la FOD, comentó el buen desempeño de este joven en las clases y lo describe como una persona muy colaboradora con los demás.

Selección de personal. Para seleccionar el personal que puede ingresar al mercado laboral tras cursar el programa Poeta, se debe realizar la evaluación normal que ejecuta cualquier oficina de recursos humanos: una entrevista y algún tipo de prueba. No obstante, también es necesaria una adecuada intervención entre la terapeuta ocupacional de Poeta y las empresas.

“Se tiene que evaluar muy bien a las personas y que las necesidades de las empresas sean las que las personas puedan realizar”, señaló Beatriz Slooten, coordinadora de Poeta en Costa Rica.

“En este momento hemos logrado colocar a 10 personas en el mercado laboral y al menos 15 se encuentran en proceso de selección”, añadió Slooten.

Este programa cuenta con el apoyo de una serie de empresas vinculadas a la llamada Red de Empresas Inclusivas de Costa Rica, las cuales reconocen el valor de las contribuciones que la población con dispacidad puede realizar.

Además, consideran que el emplearlos es parte de su responsabilidad social.

Algunas de las empresas que han contratado a personas con discapacidad son Grupo Roble, Logosoft, TBSA Taco Bell, Electromática, Banco Nacional, ITS, Scotiabank, Holcim y Bac San José.

El programa Poeta se inició en Costa Rica en el año 2008 y cuenta con seis laboratorios distribuidos en San José, Cartago, Guanacaste y Limón (en Siquirres).

Si los interesados desean obtener más información sobre este programa y saber cómo participar en él, pueden comunicarse al teléfono 2272-3954.