25 octubre, 1997

La vida del exsaprissista Douglas Sequeira ha dado giros de 180 grados, y, en todos ellos, el joven de 20 años ha caído de pie. Hace pocas semanas, Douglas contrajo matrimonio con Paola Jiménez y, simultáneamente, se abrió paso en el futbol holandés alcanzando, en menos de un mes, la titularidad en las filas del Excelsior, equipo sucursal de su actual dueño, el Feyenoord de Rotterdam.

Douglas Sequeira pertenece al Feyenoord de Holanda, y actualmente juega con el Excelsior en la Segunda División del futbol tulipán.
Douglas Sequeira pertenece al Feyenoord de Holanda, y actualmente juega con el Excelsior en la Segunda División del futbol tulipán.

Instalado en su apartamento, Sequeira dialogó ayer con La Nación sobre su nueva vida, "llena de alegrías y trabajo".

"¿Cómo está todo por mi Costa Rica?", fueron sus primeras palabras a través de la línea telefónica.

Y continuó, emocionado: "Por acá todo marcha pura vida; gracias a Dios, me consolido en mi nuevo club, el Excelsior.

Desde su arribo a Holanda, hace dos meses, Sequeira se mantenía entrenando con el primer equipo del Feyenoord; no obstante, hace cuatro semanas sus jerarcas lo trasladaron al Excelsior, donde participa con buen suceso en la Segunda División.

"Sin duda, el traspaso me favoreció porque he logrado mi objetivo: ser titular en un equipo competitivo", explicó.

Su debut fue el pasado18 de octubre ante el Emen, con marcador final de empate a cero.

"Mi bautizo con la camiseta rojinegra número 17 no pudo ser mejor.

Al menos no perdimos como visitantes. Espero que mañana (hoy) pueda saborear el triunfo cuando, a las 7:30 p.m., nos enfrentemos al Gagles."

El tibaseño afirma no tener problemas de entendimiento con su actual técnico holandés, John Metcok, pues el estratega habla "perfectamente español", debido a que en las temporadas de 1982 a 1984, militó en las filas del Real Madrid de España como defensor.

A pesar de ello, Douglas no se "atiene"; para él, aprender el holandés es tan importante como ser titular por lo que todos los lunes y viernes, de 3 a 6 de la tarde, acude a las aulas.

"Espero estar pronto en Costa Rica, para colaborar con la Selección Olímpica.

Si Dios quiere llegaré a finales de mes y me pondré a las órdenes de Rolando Villalobos para pelear por un puesto en el equipo y, de ser posible, contribuir a que Costa Rica gane la medalla de oro en los Juegos Centroamericanos de San Pedro Sula, Honduras", finalizó.