5 abril, 2006

Caracas, 5 abr (EFE).- El Gobierno venezolano indicó hoy que tiene prácticamente resuelto el asesinato del empresario Filippo Sindoni y que resolverá en breve el caso de tres hermanos y su chófer secuestrados y asesinados el pasado fin de semana.

También ofreció resolver el asesinato del fotógrafo de prensa Jorge Aguirre gracias a la foto que éste sacó de su agresor poco después de ser hoy mortalmente herido.

La posición del Gobierno fue expresada por el ministro de Interior y Justicia, Jesse Chacón, en cadena nacional de radio y televisión.

"En las próximas horas presentaremos ante la justicia al grupo de diez personas implicadas en el secuestro y asesinato del industrial Filippo Sindoni", dijo Chacón.

El ministro reveló que el presunto autor material es un empresario de origen portugués, cuya identidad no reveló, que está detenido al igual que otros dos cómplices.

Afirmó que en el grupo de diez implicados figura un "oficial medio" de la policía del estado Aragua, que facilitó los uniformes y los equipos que usaron los secuestradores para levantar el falso control policial utilizado para secuestrar a Sindoni.

El empresario, de 74 años, de origen siciliano y propietario de un matutino y una emisora local de televisión, además de varias compañías, fue secuestrado el 28 de marzo y asesinado pocas horas después.

En cuanto al crimen hoy del fotógrafo Jorge Aguirre, Chacón desmintió que la moto utilizada por los asesinos fuese de un modelo adscrito a la policía y dijo que la muerte del periodista se produjo "en extrañas circunstancias".

Aguirre sacaba fotos de una manifestación estudiantil contra el asesinato de los hermanos Faddoul y fue tiroteado por dos individuos en moto que vestían ropa oscura y ocultaban sus caras con cascos y lentes negros.

Indicó, sin embargo, que la foto sacada por Aguirre desde el suelo tras ser alcanzado por las balas, servirá para "llegar hasta quien hizo los disparos y quien conducía la moto".

Reiteró la "indignación de todo el pueblo venezolano" por el crimen de los hermanos Jhon, Kevin y Jeason Faddoul, de 17, 13 y 12 años, respectivamente, y del chófer de la familia Miguel Rivas, de 30 años, que fueron encontrados el martes, tiroteados, en Yare, 60 kilómetros al sur de Caracas.

Expresó su "profundo pesar" a la familia Faddoul y afirmó que asumía "sin tapujos" su responsabilidad, al tiempo que ratificó que "todos los esfuerzos están destinados a buscar y capturar a quienes planificaron y perpetraron este abominable hecho".

"Vamos a llegar hasta quienes mataron a los Faddoul y esperamos que el poder judicial actúe para que no haya impunidad", dijo Chacón.

El fiscal general Isaías Rodríguez señaló hoy que "los ciudadanos están alarmados, indignados y aterrados y quieren soluciones para estos hechos", y respaldó las manifestaciones públicas de duelo siempre que no sean desviadas hacia objetivos políticos.

En varias partes de Caracas hubo manifestaciones de repudio a estos crímenes y en algunos sectores se registraron cortes en las vías de comunicación que finalmente fueron despejadas por la Guardia Nacional. EFE

rr/lgo