Archivo

Renunció ministro Arce

También dimitió viceministro de Gobernación

En forma intempestiva y en medio de fuertes cuestionamientos de la Contraloría General de la República, renunció ayer a su cargo de titular de Seguridad, Gobernación y Policía, Bernardo Arce Gutiérrez, el ministro más cercano al presidente de la República, José María Figueres Olsen.

A su dimisión se unió la del viceministro de Gobernación y Policía, Douglas Loría Coto, también cuestionado por el órgano contralor en un informe enviado al Ministerio Público el jueves pasado.

Las renuncias las dio a conocer el propio Figueres en un escueto comunicado de siete líneas que llegó a este diario, vía fax, a las 11:06 a.m., precisamente cuando él se encontraba en Managua, en una entrevista con el presidente electo, Arnoldo Alemán.

De acuerdo con el documento, en las primeras horas de ayer se reunió con Arce y Loría "para conversar" sobre el informe de la Contraloría. "Luego de eso, les he aceptado sus renuncias", señaló el gobernante.

Lo determinado

El dictamen de la Contraloría estableció que Arce -de 44 años- habría violado la Ley de Enriquecimiento Ilícito de los Servidores Públicos, cuando aparentemente gestionó -mientras fue ministro de Obras Públicas y Transportes- un permiso ante el Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE) para la explotación del tajo Don Jaime, en San Miguel de Sarapiquí, Alajuela.

Aunque adujo que el material que se extraería se iba a utilizar en la reparación de caminos vecinales, al final se destinó a la construcción de la represa del proyecto hidroélectrico Don Pedro, que desarrolla, en esa misma zona, la compañía Energía Global de Costa Rica S.A., en la que Arce y miembros de la familia Figueres participaron como directivos.

Además, el ente contralor cuestionó las gestiones que hizo Douglas Loría, en nombre del MOPT, con el fin de obtener el permiso de explotación del tajo, principalmente porque no era funcionario público en ese momento -se había desempeñado como asesor de Arce cuando este era titular del MOPT-. La Contraloría concluyó también que Loría tuvo intereses económicos en las tres empresas a las que pertenecía Arce.

El ahora exministro es además epicentro de otros conflictos que recientemente han sacudido al Gobierno. Las irregularidades ocurridas en la Dirección General de Aviación Civil durante su gestión en el MOPT, su participación en la compra millonaria de armas a la Industria Militar de Israel y el supuesto pago que hiciera a su favor la Constructora El Pedregal de tiquetes y reservaciones en un hotel de Las Vegas, son algunos de los escándalos que ensombrecieron su gestión.

Guardó silencio

La Nación ubicó ayer al ministro Arce en su casa de habitación, en San Francisco de Dos Ríos. A través del portón de hierro de la vivienda -mientras despedía a dos visitantes- se le consultó sobre los motivos de su renuncia. Sin embargo, declinó referirse al tema. "Disculpe, hoy no voy a dar declaraciones", dijo en tres oportunidades.

Ayer también se intentó localizar a Loría para conocer su versión. Se llamó al número de teléfono que aparece registrado a su nombre en la Guía Telefónica, pero nadie contestó. Tampoco fue posible localizar su casa de habitación en los alrededores de la Clínica Católica, en San Antonio de Calle Blancos, Goicoechea, donde compañeros suyos del Ministerio de Seguridad aseguraron que reside.

En su carta de renuncia, con fecha de ayer, Arce Gutiérrez reitera que las menciones de su nombre en relación con hechos supuestamente anómalos, no tienen fundamento. "Sin embargo, es un hecho que su repetida divulgación puede ocasionarle un daño injustificado al Gobierno", concluye.

Douglas Loría argumentó en su nota de dimisión que, con su salida, pretende no distraer más al Gobierno en una "discusión política estéril". "He preferido defender mi gestión en la función pública desde la posición de un ciudadano común."

Un equipo de La Nación intentó entrevistar a Figueres en la Base Aérea del Ministerio de Seguridad Pública -en el aeropuerto Juan Santamaría- adonde llegó procedente de Nicaragua; sin embargo, no fue posible contactarlo.

Funcionarios de la Sección Aérea negaron que el mandatario llegara ahí, por lo cual se le esperó frente a la entrada norte de la Base. Su vehículo, un Range Rover verde, estaba estacionado en un punto cercano y, a eso de la 1:10 p.m. fue movilizado hacia la pista del aeropuerto y salió del sitio por un punto en que no fuera detectado.

Arce y el presidente José María Figueres son amigos desde la infancia y socios desde hace varios años. Además, en 1974 viajaron juntos a estudiar ingeniería en la academia militar estadounidense West Point, en Estados Unidos.

Incluso por encima de Mariano Figueres, hermano del Presidente, Bernardo Arce ocupó los más altos cargos direcivos en las empresas del Grupo San Cristóbal, perteneciente a la familia Figueres.

  • Oportuno retiro
Miembros de la Asamblea Legislativa, representantes del sector empresarial y del Gobierno coincidieron ayer en que la renuncia del Ministro de Seguridad, Bernardo Arce, quien ocupó anteriormente la cartera de Obras Públicas y Transportes, fue una medida oportuna.

Luis F. Vargas, Contralor General de la República.

"El informe que se envió al Ministerio Público es el mismo que se le envió al Presidente y contiene aspectos de valoración por parte de las autoridades judiciales, como los relacionados con la dualidad de funciones que, según determinamos, se dieron en el caso de Arce, en su calidad de ministro e integrante de juntas directivas.

"Al Presidente le corresponde valorar si funcionarios que tienen esa dualidad, según la Ley de Enriquecimiento Ilícito, deben ser removidos. Entiendo que al renunciar Arce queda liberado el Presidente de considerar el caso; pero sí se mantienen el resto de las recomendaciones de la Contraloría."

Marco Vinicio Ruiz, presidente de la Cámara de Industrias.

"Creo que don Bernardo Arce tomó la decisión adecuada. Sabemos de la cercanía que tiene con el presidente de la República, José María Figueres, y creo que permanecer en el puesto, con los cuestionamientos, podía afectar la credibilidad del Presidente.

"Tendrá libertad para, de acuerdo con la legislación, ir a los tribunales."

Franklin León, diputado del Partido Liberación Nacional (PLN), miembro de la comisión que investiga Aviación Civil y el Ministerio de Obras Públicas.

"Me parece que la salida de Arce fue el resultado de la solicitud de la Contraloría de indagar, en el Ministerio Público, la relación del exministro con el tajo Don Jaime.

"Es sano que los servidores públicos de alto nivel, que sean cuestionados, procuren separarse de sus cargos para no afectar al Presidente ni el trabajo de la administración."

Leonardo Garnier, ministro de Planificación.

"Este es un asunto personal de Bernardo y que él tal vez consideró que era lo conveniente en el Gabinete. Es un gran compañero y estas cosas son difíciles, pero espero que sea la mejor decisión.

"Estas cosas --las renuncias-- siempre son una posibilidad cuando uno es ministro y más si se tienen críticas. Tiene la posibilidad de hacer su defensa en lo personal y no el Gobierno. Sabemos que nuestra gestión es temporal y que las renuncias nunca son una sorpresa absoluta."

Rodolfo Méndez Mata, jefe de campaña del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC).

"Creo que el pronunciamiento de la Contraloría General de la República era de acato obligatorio y no queda más que la separación de su cargo. La impresión que tengo es que fue una destitución pues el Presidente dice que se reunió con su colaborador para discutir el informe del ente contralor, y así lo que estaba haciendo era quitándolo.

"El Presidente ni siquiera esperó el dictamen que él mismo pidió a la Procuraduría General de la República. Creo que la Contraloría terminó destituyendo a Arce."

Rodrigo Gutiérrez, diputado independiente

"El señor Presidente le hace honor a uno de sus compromisos públicos: combatir la corrupción hasta las últimas consecuencias; aun así le tomó mucho tiempo cumplir con uno de los deberes que le impone el mandato popular.

"Los costarricenses están asqueados de tanta anomalía en los negocios de los políticos-empresarios. La investigación tiene que continuar y la renuncia demuestra que lo ocurrido es apenas la punta del iceberg."