15 abril, 2012
Pantalla completa Reproducir
1 de 4

La foto que muestra al rey Juan Carlos de España –con una escopeta en mano– posando delante de un elefante muerto en Botsuana, África, causó revuelo ayer en los medios de comunicación y en las redes sociales, donde las críticas no se hicieron esperar.

La imagen en la que este monarca de 74 años y Jeff Rann, dueño de Rann Safaris, aparecen en el campamento de caza fue subida al sitio web www.rannsafaris.com. Sin embargo, este fue deshabilitado luego de que la noticia se esparciera rápidamente y el rey y su familia fueran centro de gran cantidad de comentarios negativos.

En redes sociales como Twitter llovieron las críticas hechas por defensores de los derechos de los animales, personas que hablan de la racha de mala suerte que atraviesa la monarquía española, gente que se cuestiona de dónde provino el dinero que el monarca utilizó para pagar el tour de caza y de personas que critican el hecho de que don Juan Carlos gaste tanto dinero mientras la crisis económica golpea a España.

Jeff Ramsay, vocero del gobierno de Botsuana, dijo ayer a The Associated Press que el soberano estaba en una visita privada en el área de Okavango. “ Iba a cazar elefantes. Tiene un permiso, precisó el portavoz”, según cita la agencia AP a Ramsay.

“En Rann Safaris, donde presumen de tener al rey como cliente, un safari de 14 días con un elefante como objetivo cuesta, tasas incluidas, 45.250 euros (unos ¢28 millones), informa el sitio web de el diario español El Mundo.

La casa real española no se refirió al asunto por tratarse de un “viaje privado”.

Gran tropiezo. El rey Juan Carlos –quien según el sitio de la WWF España, es presidente honorario de dicha organización,– no solo fue noticia por haber ido de cacería, sino también porque sufrió una quebradura de cadera por la que debió ser operado ayer en la madrugada.

El soberano fue trasladado en un avión privado a Madrid en un viaje que duró unas 10 horas. Villamor precisó que, durante el trayecto de Botsuana a España, el monarca español viajó sentado y recibió analgésicos que le evitaron el dolor, según informó EFE.

“Don Juan Carlos ha sido intervenido de una fractura femoral en su cadera derecha, para remediar una fractura en tres fragmentos, asociada a artrosis de dicha articulación. La fractura se produjo en la madrugada del viernes, tras un tropiezo casual que provocó su caída”, detalla un comunicado que aparece en el sitio www.casareal.es.

Ayer en la tarde (hora de Costa Rica) dicho sitio informaba que el rey ya había sido llevado a piso, luego de ocho horas de observación en UCI. “En las últimas horas ha empezado a mover la pierna con amplitud y sin dolor. Hoy mismo (ayer) iniciará el protocolo de fisioterapia y se espera que empiece a caminar con la ayuda de muletas”, añade la información.

Según EFE, el monarca permanecerá “cuatro o cinco días” en el hospital. Además, añade que él tendrá la capacidad de realizar todo tipo de actividad física en “uno o dos meses”.

En la mira. La monarquía española últimamente ha sido tema recurrente en los medios.

Meses atrás, la familia real fue centro de atención debido a que a Iñaki Urdangarín, esposo de la infanta Cristina, se le abrió una investigación por supuesta desviación de dinero público.

Además, la semana pasada, el nieto mayor de los reyes, Felipe Juan Froilán, de 13 años, también dio de qué hablar luego de que resultó herido tras dispararse accidentalmente en el pie derecho mientras practicaba con una escopeta de pequeño calibre junto a su padre, Jaime Marichalar, informó la agencia AFP.