1 agosto, 2012
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

Nueva Deli. AFP y EFE. Un gigantesco apagón sin precedentes se produjo ayer en India y afectó a la mitad de sus 1.200 millones de habitantes, tras una falla casi simultánea de las redes que suministran electricidad a unos 20 estados del norte, este y noreste.

El lunes, otro corte ya había dejado a oscuras a unos 370 millones de habitantes en el norte.

Alrededor de 200 mineros quienes ayer permanecieron bloqueados durante seis horas en minas de carbón en el estado de Bengala Occidental, por la ausencia de electricidad que impedía la utilización de los ascensores, pudieron regresar a la superficie.

El metro de Nueva Deli estuvo inmovilizado temporalmente con 400 trenes paralizados y el caos reinó en las grandes ciudades.

Más allá de límite. El ministro de Energía de India, Sushilkumar Shinde, dijo a la prensa que el gigantesco apagón, que se produjo alrededor de las 1:00 p. m. locales, fue provocado porque varios estados indios utilizaron energía eléctrica “más allá de los límites permitidos”, lo cual disparó un efecto dominó.

Una zona que se extiende desde la frontera pakistaní a los confines del noreste, cerca de China, se vio afectada, incluyendo Nueva Deli, Calcuta y Lucknow. En total, 20 estados de los 29 del país sufrieron el apagón, según un cálculo de la agencia AFP.

“La mitad del país está sin corriente eléctrica. Es una situación totalmente sin precedentes”, comentó Vivek Pandit, un experto en energía en la Federación India de las Cámaras de Comercio e Industria.

Hubo que esperar cinco horas para restablecer la red del noreste de India, mientras que la que alimenta el este y el norte del país operaban respectivamente al 35% y 45% de sus capacidades a las 6:00 p. m., indicó el ministro de Energía, promovido este mismo día a la cartera de Interior tras un oportuno recambio ministerial.

Naresh Kumar, portavoz de la Powergrid Corporation of India Ltd., había prometido un regreso a la normalidad a las 7:00 p. m.

Por su parte, el ministro de Energía de Bengala Occidental, Manish Gupta, reconoció que se trata de “la crisis energética más grave en la región”.

“Estábamos suministrando electricidad a la red del norte y esto provocó la caída de nuestra propia red”, explicó Gupta.

Lo mismo parece haber sucedido con la red noreste.

El lunes, la red de distribución norte colapsó y dejó de funcionar durante seis horas, lo cual provocó un caos en estaciones de trenes y causó enormes trastornos en nueve estados, incluyendo la capital, Nueva Deli, el mayor apagón que conoce India desde el 2001.

El conjunto de la red eléctrica del norte del país cayó poco después de las 2:00 a. m. en la madrugada del lunes y recién fue restablecida al terminar el lunes.

Este apagón perturbó la circulación ferroviaria, así como el metro de Nueva Deli y produjo inmensos embotellamientos en horas pico de la mañana. Numerosos habitantes se quedaron sin agua.

La energía retornaba ayer, momentáneamente, en las principales ciudades varias horas después de lo peor de la crisis, pero las autoridades admitían que el sistema no estará completamente restaurado antes del final del martes.

Los principales hospitales y aeropuertos de la región lograron mantener el funcionamiento con generadores de emergencia, pero al dejar de operar los semáforos el tránsito de vehículos en las ciudades se tornó caótico.

Fuertes críticas. Los principales núcleos empresariales criticaron ásperamente la incapacidad del Gobierno de actuar ante el creciente problema con el abastecimiento de energía eléctrica.

“El creciente foso entre la oferta de energía y la demanda ha sido una constante fuente de preocupación”, dijo Chandrajit Banerjee, director general de la Confederación India de la Industria.

Pese a su creciente industrialización, India arrastra un déficit eléctrico que es superior al 10%, de acuerdo con datos oficiales, y una parte importante de la población, sobre todo en zonas rurales, sigue teniendo un acceso muy deficiente a la red.

La avería, que ocurrió en medio del bochornoso verano indio, tiene de hecho un impacto mayor entre las clases menos favorecidas puesto que las más privilegiadas suelen disponer de generadores para combatir los frecuentes cortes de luz en el país.

India logró su independencia del Imperio británico en 1947.