David Delgado C.. 1 julio, 2011

Follow @dfdcabana San José (redacción). Hace 30 años, la líder del grupo La Familia fue asesinada. Doce balazos de una subametralladora, a manos de un policía de la Primera Comisaría de San José, acabaron con la activista Viviana Gallardo Camacho, de escasos 18 años.

Las dudas, el silencio y los recuerdos dolorosos han acompañado a los protagonistas de dos hechos históricos: la muerte de tres policías y un taxista atribuidos al grupo La Familia, el 12 de junio de 1981; y el homicidio de Gallardo en una celda policial, el 1.° de julio del mismo año.

La Nación preparó un reportaje especial 30 años después de la muerte de Gallardo. Su publicación saldrá mañana.

La abogada Vilma Camacho, madre de Gallardo, habló. Tras una seria reunión familiar para valorar si le abrían la puerta a este medio, finalmente, mañana se conocerán sus declaraciones con respecto a la muerte de su hija. La madre desenterró secretos y alumbró sentimientos tras el asesinato de su “muñeca”, como le dice.

El cabo Bolaños, responsable de dar muerte a Gallardo, aún calla. De él, solo saldrán las declaraciones que se plasman en el expediente judicial, catalogado como histórico, previo a su condena de 18 años por homicidio.

De Viviana solo hay fotos. Ella fue sepultada en el cemeterio de Obreros, ahora está en Camposanto Montesacro, más cerca de donde vive su familia, en Curridabat.

“Hay tantas cosas en esta historia tan extrañas. Nosotros nos hemos querido mantener al margen. Yo sólo tengo el recuerdo de mi chiquita, de mi muñeca. Al cabo Bolaños, lo perdono”, manifestó Vilma Camacho.