4 septiembre, 2011
‘En los ambientes extremos uno descubre de qué está hecho’ - 1
‘En los ambientes extremos uno descubre de qué está hecho’ - 1

Melania Guerra Carrillo es una tica muy curiosa e hiperactiva que sonríe hasta con los ojos. A sus 33 años es ingeniera mecánica, doctora en Oceanografía y está reclutada por la organización Astronauts4Hire para entrenarse como astronauta comercial.

Ella ha centrado la mayor parte de sus estudios a entender cómo afecta el ruido de las embarcaciones las ballenas de Groenlandia –en el Ártico–, así como las grises a lo largo de la costa de California, y cachalotes y jorobadas en Alaska.

No llegó allí por casualidad. Su amor por la ciencia y los ambientes extremos la llevaron a trabajar para Franklin Chang en un laboratorio de NASA en el 2002, a bucear, escalar y correr. Ese cúmulo de habilidades le han abierto muchas puertas. Este es un extracto de una charla con ella.

¿Cómo terminó una ingeniera mecánica de la UCR estudiando ballenas en el Ártico?

Siempre he sido curiosa y la tecnología y la acústica son lo mío. Lo que siempre quise es diseñar aparatos y en el Instituto Scripps (en San Diego, California), tuve la oportunidad de involucrarme con el diseño de equipo para estudiar acústica en el mar.

¿Usted eligió las ballenas?

No. Fue una oportunidad que se presentó y la tomé. Quizás las ballenas me escogieron a mí.

¿Qué busca esa investigación?

Se trata de cuantificar el ruido submarino de actividades humanas en áreas poco profundas del mar y su efecto sobre diversas especies de mamíferos marinos. A partir de las mediciones una construye escenarios para ver cómo puede estarse alterando la ecología y qué implicaciones tiene para sus cantos.

Pero, ¿por qué es tan importante el canto de las ballenas?

Las ballenas necesitan su canto para sobrevivir. Así como nosotros los humanos usamos la vista para monitorear dónde hay comida o el lugar hacia donde vamos, ellas utilizan el sonido. Ellas emiten cantos para ver dónde chocan y, según reboten, ellos pueden ‘ver’ a qué distancia están otras ballenas, comida, un barco o una playa. Cuando las actividades humanas meten ruido ambiental al mar, ellas se enfrentan a muchas dificultades para comunicarse o navegar.

¿Como cuáles?

Se pierden y hasta pueden encallar porque no lograron ‘ver’ dónde estaba la playa para alejarse y no morir. Además, si no logran encontrar y comunicarse con una pareja no hay reproducción, y entonces la especie tendría un serio problema.

”El canto de las ballenas cumple un papel hasta en el equilibrio ecológico. Hay ballenas tan grandes de ciertas especies que no deberían compartir un mismo espacio del océano porque el ecosistema no daría abasto para alimentar a ambas. Mediante sus cantos, naturalmente, ellas se mantienen en contacto, a pesar de la distancia”.

¿No pueden variar sus cantos?

Lo hacen, varían sus cantos a un registro diferente del ruido que les ‘estorba’ (más grave o agudo). Sin embargo, conforme el ruido aumenta ellas siguen teniendo dificultades para escucharse.

”Los cambios que han ocurrido en el Ártico han sido muy rápidos. Ellas podrían adaptarse si les diéramos millones de años, pero: ¿cómo se adapta una especie a un cambio en 15 o 30 años? Antes en el Ártico no había interferencia humana y ahora, con el deshielo, cada vez hay más barcos. ¿Cómo se las ingenian? Trato de contribuir desde la ciencia pero urgen regulaciones legales”.

Hablemos del espacio. ¿Cómo es que pasará de estudiar ballenas a ser astronauta comercial?

Siempre me ha gustado el espacio, pero resulta que en lo que he hecho hasta ahora en el Ártico recibí entrenamientos de sobrevivencia polar y de escape de helicópteros que también serían útiles para los astronautas. Fui seleccionada por Astronauts4Hire porque tengo ya esos entrenamientos.

¿Qué significa eso? ¿Va a ser la próxima Franklin Chang?

Siempre me gusta aclarar que es un concepto de astronauta diferente al que fue don Franklin. Astronauts4Hire va a prepararnos para un mercado comercial de exploración de la órbita terrestre baja (donde están los satélites) y hacer cosas como las de esos aviones que llevan a turistas a experimentar la ingravidez. Allí habrá varias áreas comerciales en el futuro como estudios médicos, de materiales y de comunicaciones, así como otro tipo de pruebas y experimentos.

¿Ya empezó a entrenar?

Ya tenía algunos entrenamientos, pero haré otros, como la centrífuga y los vuelos parabólicos el otro año. Por ahora, trabajaré mi licencia de piloto, que necesito.

¿Por qué eligió hablar en TEDx de ambientes extremos?

En los momentos de adversidad y condiciones extremas es cuando uno descubre de qué está hecho y que si actúa inteligentemente, siempre tiene las herramientas necesarias para sobrevivir. En la NASA, cuando le preguntaba a los expertos qué se necesitaba para convertirse en astronauta, siempre me dijeron que para eso no se estudia. Es gente sobresaliente en sus disciplinas, pero que, sobre todo, tiene la capacidad de usar su inteligencia para sobreponerse en momentos críticos pues su sobrevivencia depende de eso.

¿Qué esperamos de Melania en los próximos años?

Los próximos tres años estaré investigando la ecología acústica en el mar de Chukchi, por el estrecho de Bering, en el Ártico, y completando entrenamientos de A4H. No voy a tener tiempo para aburrirme. En el futuro me gustaría hacer investigación de ballenas en Costa Rica.