Archivo

El rapado de la voz hiper...activa

Paco Jiménez dejó Ragga by Roots y ahora se lanza como solista

Hablar con Francisco Jiménez García es presenciar una tromba de palabras que fluyen de su figura morena, rapada y explosiva.

Paco es locutor, actor, mimo, imitador, compositor, cantante, productor, guitarrista y no puede ocultar que es hiperactivo.

Ahora anuncia que ha dejado el grupo Ragga by Roots --del cual fue miembro fundador-- y en las próximas semanas estará promocionando su primer sencillo como solista: La zafra amarga.

"Mis canciones estarán en un género que no se ha hecho en Costa Rica", vaticina Paco, quien, a sus 27 años, explica que no cantará exclusivamente rap o reggae.

"Es una mezcla de Café Tacuba, Molotov y folclor costarricense", dice este cantante quien nació y creció en Ciudad Neilly.

Y es que sus canciones estarán salpimentadas con rap, hip hop, blues, reggae roots y música tropical.

Paco escribe sus canciones con tinta realista, y su caligrafía musical sirve para denunciar situaciones que, según él, vivimos los ticos, como la venta de playas, la inversión extranjera, la globalización y el servilismo ante las potencias.

Y él mismo, como joven, dice lo que siente sin ambages: "Tenemos que despertar porque en este país nos estamos bajando muy fácil los pantaloncitos!"

Descarnado, crítico y reflexivo, la primera canción del Paco solista --La zafra amarga-- hunde su mirada y ausculta el tema de la inmigración nicaragüense.

¡Pero mira cómo vienen los paisas por el río!/ ¡pero mira cómo vienen por ver un buen destino!/ vienen y vienen y vuelven a venir / por un mejor futuro que quieren conseguir...

Este es el estribillo que retoma la melodía de un conocido villancico que Paco ha teñido con el colorido --en una sola canción-- del rap, el sax y la marimba, con una base de música disco.

El talento

Hijo de una familia residente en la zona sur del país, Paco era muy solicitado desde pequeño.

Sus compañeros de escuela y colegio siempre reventaban a risas cuando, haciéndole ronda, lo escuchaban contar chistes o imitar a los profesores.

Viajó hasta la capital hace diez años y en San José agigantó su nombre en las radioemisoras y agencias de publicidad.

él es la voz de las viejas identificaciones de Radio Uno, de los cubitos de hielo del anuncio de Coca-Cola, de los sonidos de animales en comerciales de Kimby-Pipasa, y de jingles como Kodak, Dos Pinos y Pozuelo.

Año con año su versatilidad en la publicidad le ha cotizado su valía.

La gran oportunidad para darse a conocer masivamente llegó cuando lo llamaron para cantar con el grupo Baby Rasta.

Y tiempo después conoció a Roba, Huba y Mr. G, tres jóvenes con los que dio forma al proyecto de Ragga by Roots.

Jump to the sound (Salto al sonido) fue el gran tema que los zambulló --a los cuatro jóvenes de Ragga-- en un mar de elogios.

¿Por qué entonces dejó el grupo? Paco contesta que quiere hacer algo diferente que no solo sea la línea a la que anteriormente se dedicó.

Con una energía que se le nota en cada frase, cada gesto y cada risa, sostiene que su gran sueño sería tener un grupo de compañeros como el Cuarteto Esporádico (Kin Rivera, Manuel Obregón, Carlos Domínguez y Jaime Gamboa).

En todo caso, ahora está concentrado en la grabación de su primer disco compacto, del cual ya tiene siete temas listos.

Para el primer paso, Paco ha recibido el apoyo de Bernardo Quesada --en los arreglos--, Fidel Gamboa --en las mezclas-- y Checko Dávila --en el sax.

¿Quién será su público meta? "Desde los adolescentes más jóvenes hasta la gente de más de 40 años, pues espero que mi música agrade a un público muy variado", concluye Paco.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.