Archivo

Edith Piaf: De la calle a la eternidad

 Pese a sus humildes orígenes, la cantante francesa Edith Piaf logró abrirse un campo en el firmamento de las grandes estrellas. Sus alegrías y tristezas son contadas en el filme La vida en rosa . Por Gerardo González V.

Hay veces que la vida pinta color de hormiga, pero si se cuenta con un gran talento todo puede cambiar a tonos rosa.

También hay personas a quienes la tragedia las persigue y deben levantarse una y otra vez. Así fue la vida de Edith Piaf, que se retrata con gran detalle en La vida en rosa .

El filme se estrena hoy en nuestro país y viene precedida de gran fama, gracias a los premios obtenidos por su protagonista femenina, Marion Cotillard, ganadora del Oscar.

Desde su atribulada niñez, viviendo de un pariente a otro, cantando en la calle, hasta llegar a su ascenso a la fama y su ocaso, el filme presenta la vida de la intérprete conocida por su tono de voz y fuertes letras.

Criada prácticamente en las calles, la cantante llegó a triunfar en todo el mundo y hasta la mítica actriz Marlene Dietrich se refirió a ella como el “alma de Francia”.

La película tiene de todo un poco: hay mucho drama, mucha música y algo de risas, pero sobre todo destaca la gran actuación de Cotillard, quien encarna a Piaf.

Ícono. La cantante de Non, je ne regrette rien ha sido catalogada como la principal intérprete de música popular de su país.

Nacida en 1915 en Belleville, Francia –un pueblo repleto de inmigrantes– con el nombre de Edith Giovanna Gassion.

Louis Leplée, dueño de un club nocturno en París se convirtió en su descubridor y la bautizó con el nombre de Piaf (gorrión en francés) por su dulce sonido y pequeño tamaño.

La sangre artística le venía de ambos lados de la familia, pero la pobreza parecía tener las de ganar hasta que un cambio de suerte le transformó la existencia.

No obstante, la tragedia se convertiría en su compañera de por vida.

Las enfermedades la persiguieron desde niña, también las adicciones y el amor tendió a escapar de su lado.

Con 1,47 metros de estatura, Piaf fue enorme en el escenario gracias a un talento que no le cabía en su cuerpo y que la cambiaba por completo.

De cantar en las calles de la capital francesa pasó a tomar champaña en las grandes urbes como Nueva York.

Como cantante, se caracterizó por cantar temas cuyas letras reflejaban sus difíciles inicios. Llegó a presentarse con gran éxito en varios países de Europa, además de los Estados Unidos y Suramérica.

Murió de cáncer de hígado en 1963 en la riviera francesa.

Relato. La vida de la cantante ya ha sido contada antes, por ejemplo en el filme de 1983 llamado Edith y Marcel y en varios montajes, incluido uno ganador del premio Tony.

En esta ocasión, el director Olivier Dahan optó por un formato acrónico que salta a otro de los muchos intensos momentos de la vida de la legendaria intérprete.

Para el filme, el realizador decidió utilizar las grabaciones originales de Piaf para casi todas las canciones ya que consideró que era imposible duplicarlas y quería mantener el sonido lo más auténtico posible.

Aparte del Oscar a la mejor actriz para Cotillard, el filme también se impuso en la categoría de mejor maquillaje y estuvo nominado por su diseño de vestuario.

Gracias a los responsables de ambos apartados, la joven actriz logra revivir los años mozos de Piaf y también su ocaso.

La película se estrenó el año pasado en la Berlinale en Alemania y ha recibido buenas críticas por parte de los expertos. De igual forma, ha logrado recaudar más de $70 millones en Estados Unidos, lo cual es una cifra nada despreciable, sobre todo si se considera que está hablado en francés.

Para la ceremonia de los premios Cesar, equivalente francés del Oscar, la producción estuvo nominada en 11 categorías, incluidas mejor película y mejor director, aunque solo ganó el premio a la mejor actriz

Brillo propio. Precisamente, gran parte del peso de la película cae sobre los hombros de Marion Cotillard, joven actriz francesa, que se mete en la piel de Piaf con precisión.

Con 32 años e hija de un matrimonio de artistas, Cotillard ha recogido múltiples premios por su rol en este filme de Olivier Dahan.

No solo se ganó el Cesar en su país natal, también se convirtió en la primera francesa en ganar el premio Bafta británico y la segunda en ganar el Oscar de la Academia.

La primera fue Simone Signoret en 1959 por Un amor en Florencia . Eso sí, Cotillard fue la primera en dejarse el premio por un papel hablado en francés en su totalidad.

Además, también brilla en su colección el Globo de Oro a la mejor actriz en un musical o comedia por esta misma película.

Entre sus futuros largometrajes resalta el trabajo que realiza junto a Johnny Depp y Christian Bale en Public Enemies que tiene programado su estreno para el próximo año.

También trabaja bajo la dirección de Rob Marshall en la película Nine junto a Javier Bardem, Penélope Cruz y la italiana, Sophia Loren.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.