25 abril, 2010

Santiago, Chile (AP). El arzobispo capitalino, cardenal Francisco Javier Errázuriz, reconoció haber suspendido la investigación canónica por la denuncia hace cinco años de abusos sexuales de un sacerdote, pero argumentó que necesitaba obtener mayores antecedentes.

Después de una primera investigación, y de encauzar las cosas de manera adecuada, dejé en suspenso la causa, esperando nuevos antecedentes, profundizando los ya obtenidos y haciendo nuevas consultas a peritos en materia jurídica canónica, expresó el prelado en una carta pastoral leída el domingo en todas las parroquias capitalinas.

El escándalo por los supuestos abusos cometidos hace 20 años por el ahora retirado párroco Fernando Karadima, de 80 años, estalló a mediados de semana, un día después de que el presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, monseñor Alejandro Goic, pidiera perdón por los casos que involucran a 20 religiosos, cinco de los cuales ya están condenados por la justicia.

Errázuriz lamentó en la carta pastoral las denuncias de abusos procedentes de Europa y afirmó que en el caso de Chile las noticias de abusos nos han golpeado y conmocionado. Agregó que por ello decidió dirigirse a los fieles de su arquidiócesis de Santiago.

Aseguró que el proceso a Karadina se encuentra bastante avanzado, luego de entregarse el último año a un nuevo promotor de la justicia canónica.

Casos de esta naturaleza son tan excepcionales, que consideramos necesario consultar a peritos de la Santa Sede en este campo, señaló. Aseguró que el proceso se ha efectuado con rigor y responsabilidad.

El cardenal informó que desde mayo de 2005 se comenzaron a recibir denuncias sobre los abusos que se le imputan a Karadima, quien era párroco de la iglesia capitalina del Sagrado Corazón. Es un sacerdote que ha trabajado fecunda y generosamente casi toda su vida.

Sin embargo, insistió en los lineamientos vertidos por la Conferencia Episcopal: No hay lugar en el sacerdocio para quienes abusan de menores, y no hay pretexto alguno que pueda justificar este delito

También pidió perdón a las personas y comunidades afectadas.

Es total nuestro compromiso de velar incesantemente porque estos gravísimos delitos no se repitan, reiteró el cardenal.

El caso de Karadima también es objeto de una investigación penal.

El abogado Juan Pablo Hermosilla, defensor de cuatro denunciantes de Karadima, reconoció que el caso podría estar prescrito porque han transcurrido más de 10 años de registrados los supuestos abusos.

Señaló que el sacerdote habría tocado en forma indebida y besado a jóvenes de 17 años. Informó que se investigan otros casos más recientes, que podrían dejar sin efecto la prescripción. Los hechos se habrían prolongado por años.

Uno de los denunciantes del ex párroco es un médico actualmente de 44 años. El otro de los denunciantes identificados es un profesional que vive en Estados Unidos.

El presidente Sebastián Piñera dijo este domingo, sin referirse expresamente a la carta pastoral del cardenal, pero sí a los abusos sexuales que nuestro gobierno va a ser implacable en defender a nuestros niños y nuestras mujeres.